Octavio Paz. Centenario de su nacimiento.

paz

(31 de marzo de 1914- 19 de abril de 1998)

“Un pensamiento que renuncia a la crítica, especialmente a la crítica de sí mismo, no es pensamiento. Sin crítica, es decir, sin rigor y sin experimentación, no hay ciencia; sin ella tampoco hay arte ni literatura. Inclusive diría que no hay sociedad sana”. Octavio Paz

Estrategias de escritura con el libro de texto

images-7

Estrategias  de  escritura con el libro de texto

Las  estrategias para escribir  pueden ser divididas en dos grupos:

  • PRIMER GRUPO DE ESTRATEGIAS: las estrategias que maneja quien escribe para expresarse por escrito, que se conocen con el nombre de estrategias de aprendizaje o cognoscitivas, y
  • SEGUNDO GRUPO DE ESTRATEGIAS: las estrategias utilizadas por el docente a fin de lograr sus objetivos de aprendizaje, denominadas estrategias de enseñanza .

Escribir implica que el alumno será capaz de hacerlo en forma autónoma y autorregulada, esto es, relativamente independiente de la situación de enseñanza.

Partiendo de que escribir es un proceso cognitivo complejo, el cual involucra tres subprocesos: planeación, redacción o textualización y revisión, ( o bien : preescritura, escritura  y postescritura) se puede establecer una clasificación de estrategias de la  escritura.

Flower (1989) propone diversas estrategias para trabajar el proceso global de escritura:

- Analizar la situación de comunicación. El alumno debe interrogarse sobre el sentido del escrito que se quiere producir: ¿Quién lo leerá? ¿Qué se quiere conseguir? ¿Qué se sabe del tema?

- Generar ideas. Una técnica útil, el torbellino de ideas que consiste en concentrarse durante unos pocos minutos en un tema y apuntar todo lo que se nos ocurra, hacerse preguntas sobre el tema, dibujar, etc.

- Organizar ideas ( fichas de trabajo de cita textual, de resumen, de paráfrasis, mapas conceptuales, esquemas, etc.)

- Valorar técnicas. Leer el borrador en voz alta, releerlo críticamente, hacer relecturas selectivas con especial atención en aspectos parciales.

Cassany, Luna y Sanz (2000: 268), establecen una clasificación extensa de estrategias para la expresión escrita que tienen finalidades didácticas. Estas estrategias se presentan en función de los subprocesos implicados en la producción de textos escritos: planificación ( preescritura), redacción ( escritura) y revisión( postescritura).

Estrategias de planificación o preescritura:

- Formular con palabras el objetivo de texto por escribir: ¿qué se espera conseguir?

- Consultar fuentes impresas o electrónicas de información: enciclopedias, diccionarios, etc.

- Aplicar técnicas diversas de organización de ideas (esquemas, palabras clave, etc.).

- Determinar cómo será el texto (extensión, tono, presentación, etc.)

- Elaborar borradores

Estrategias de redacción o escritura:

- Proceder a plasmar sobre el papel las ideas.

- Concentrarse  en diversos aspectos del texto.

- Manejar el lenguaje para lograr el efecto deseado.

- Utilizar la sintaxis adecuada y seleccionar vocabulario.

Estrategias de revisión o postescritura:

- Comparar el texto producido con los planes previos.

- Concentrarse en distintos aspectos: contenido (ideas, estructura, etc.) y forma (gramática, puntuación, ortografía, etc.).

- Dominar diversas formas de rehacer o retocar un texto: eliminar o añadir palabras o frases, utilizar sinónimos, reformulación global.

Finalmente, la presentación formal de texto producido.

Mientras mayor sea el conocimiento de lo que sabemos, del porqué de nuestros aciertos o desaciertos, tendremos más posibilidades de aprender, consolidar éxitos, superar deficiencias y disminuir la dependencia del azar o suerte.

 Estrategias metacognitivas sugeridas :

 1.    Antes de escribir (preescritura):

- Explicar el objetivo que se tiene cuando se escribe.

- Construir ideas a partir de los conocimientos previos.

- Tomar conciencia sobre: ¿Para quién estoy escribiendo?, ¿Qué tipo de texto quiero escribir?, ¿Por qué escribo?

2.    Durante la escritura:

- Identificar las dificultades que impiden expresar las ideas.

- Utilizar palabras, oraciones y párrafos para comunicarse.

- Asegurar la coherencia y cohesión del texto.

- Seleccionar ideas principales y secundarias.

3.    Después de la escritura (postescritura):

- Analizar la calidad del contenido: amplitud, riqueza, profundidad y precisión de las ideas.

- Revisar la organización y presentación del contenido.   

- Confirmar o rechazar el estilo de la escritura: adecuación a la audiencia y a la finalidad.

- Corregir aspectos  sintácticos, léxico, ortografía.

Una clasificación sobre las estrategias utilizadas en las actividades de escritura en grupos, es la presentada por Barriga y Hernández (1998):

-Coescritura. En esta estrategia, los miembros de un grupo de iguales comparten la autoría de composición de un texto y colaboran activamente durante toda la actividad en los procesos de planificación, textualización, y revisión.

- Copublicación. Los miembros del grupo trabajan juntos para desarrollar un documento colectivo, pero éste se compone de textos realizados individualmente por cada uno de los miembros.

Bibliografía

Barriga, F. y Hernández, G. (1998). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo. México: McGraw-Hill.

Cassany, D. (1993). Reparar la escritura. Barcelona: Graó.

Cassany, D.; Luna, M.; Sanz, G. (2000). Enseñar lengua. Barcelona: Graó.

Camps, A. (1993). “Didáctica de la lengua: la emergencia de un campo científico específico”. Infancia y Aprendizaje 62-63. 209-217.

Collins, A. y Gentner, D. (1980). A framework for cognitive theory of writing. Cognitive processes in Writing. Hillsdale: Lawrence EarlbaumAssociate.

Díaz, A. (1999). Aproximación al texto escrito. Colombia: Universidad de Antioquia.

Echeverri, C. y Romero, R. (1996). La escritura como proceso. Los procesos de la escritura. Hacia la producción interactiva de los sentidos. Colombia: Mesa Redonda.

Graves, D. (1996). Didáctica de la escritura. Madrid: Morata.

images-3

405770_479685242103133_1465765357_n

Fundéu

0

¿Qué es la Fundéu? *

Fundéu BBVA corresponde a la siglas de la Fundación del Español Urgente,  una institución sin ánimo de lucro que tiene como principal objetivo impulsar el buen uso del español en los medios de comunicación. Nacida en el año 2005, es  fruto de un acuerdo entre la Agencia Efe y el banco BBVA, trabaja asesorada por la Real Academia Española.

Mediante recomendaciones diarias y respuestas a las consultas, pretende ser una herramienta que ayude a todos aquellos que utilizan el idioma en su trabajo diario.

El equipo de la Fundéu BBVA está formado por periodistas, lingüistas, lexicógrafos, ortotipógrafos, correctores y traductores.

Si Usted desea recibir recomendaciones de Fundéu  escriba a : http://www.fundeu.es/

y envíe su dirección electrónica.

Veamos un ejemplo  de recomendaciones que envía la Fundéu.

  • Un wasap y wasapear, adaptaciones adecuadas al español

    El sustantivo wasap (‘mensaje gratuito enviado por la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp’), así como su verbo derivado wasapear (‘intercambiar mensajes por WhatsApp’), son adaptaciones adecuadas al español, de acuerdo con los criterios de la Ortografía de la lengua española.

    Esta obra señala que la letra w es apropiada para representar la secuencia /gu/, entre otras,  en palabras extranjeras adaptadas al español (waterpolo y web, por ejemplo), criterio por tanto aplicable a wasap como españolización del nombre que se da a los mensajes enviados por WhatsApp, cuya denominación comercial conviene respetar: «Facebook compra WhatsApp por más de 13 800 millones de euros».

    Así pues, frases como «Su  hijo también le manda wasaps desde París, donde está cursando un máster» o «¿Quieres promocionar tu negocio con una aplicación para wasapear?» pueden considerarse correctas, sin necesidad de cursivas ni comillas.  El plural de wasap es wasaps, sin tilde, pese a acabar en s, dado que se trata de una palabra aguda terminada en grupo consonántico.Por otra parte, aunque también pueden resultar admisibles las adaptaciones guasap, plural guasaps, y guasapear, al perderse la referencia a la marca original y percibirse como más coloquiales, se prefieren las formas con w.

*http://www.fundeu.es/

quienes-somos

 

 images-3

1184931_513034372114015_1431763746_n

 

Verbos que utilizamos incorrectamente en español

Humor-empapelar

Verbos que utilizamos incorrectamente en español

Por Héctor G. Barnés*

Nos equivocamos a la hora de utilizar determinados verbos que con frecuencia empleamos con un sentido diferente al que realmente tienen.

Lo que ocurre en muchos casos es que nos vence la desgana, y empleamos verbos comodín como “hacer”, “tener” o “haber” en lugar de esforzarnos por encontrar el término que mejor encajaría.

A muchas personas sorprenderán algunos de los verbos que presentamos a continuación, puesto que su uso es habitual en televisión o en los periódicos pero, al menos hasta que la Real Academia de la Lengua (RAE) y otras organizaciones como la Fundación del español urgente (Fundéu)** tomen cartas en el asunto, quizá deberíamos revisar el uso que hacemos de ellos.

  • Aplicar. Uno de los anglicismos más extendidos, que proviene del inglés “to apply”, y que en dicho idioma sí significa “solicitar” o “pedir”. Por el contrario, en castellano, no se debe decir nunca que se “aplica a una entrevista de trabajo”, sino que uno se “presenta” o “solicita” algo. Lo mismo ocurre con el sustantivo “aplicación”, que no puede utilizarse para referirse a un “formulario de ingreso”.
  • Resaltar. Aunque pueda sorprender a algunos, “resaltar” tiene su origen como verbo intransitivo, es decir, que no puede ir acompañado de un complemento directo. Tan sólo en su cuarta acepción se aclara que en algunas ocasiones puede ser empleado como transitivo. Fundéu recomienda emplear el verbo “destacar” en lugar de “resaltar” en frases como “el profesor resaltó las capacidades comunicativas del alumno”.
  • Abatir. Si bien es cierto que dicho verbo significa “derribar” o “derrocar”, Fundéu advierte que no debemos emplear dicho término como sinónimo de “matar”, “asesinar”, “disparar” o “tirotear”.
  • Adolecer. Uno de los verbos en los que solemos equivocarnos con más frecuencia, por dos razones diferentes. La primera es que suele emplearse como sinónimo de “carecer de” en sentido positivo, cuando realmente significa “padecer algún mal” o “tener algún defecto”, con un matiz negativo; en ese sentido, “adolecer de una gran riqueza” sería incorrecto, puesto que “una gran riqueza” no es un mal o un defecto. En segundo lugar, debemos recordar que “adolecer” va seguido de la preposición “de”, por lo que decir que alguien “adolece cáncer” es incorrecto.
  • Colapsar. ¿Cuántas veces escuchamos hablar del “colapso de las Torres Gemelas” y cuántas del “derrumbe”? El término es correcto, pero quizá se abusó demasiado de él. Por eso mismo, muchos lingüistas han denunciado la sobreutilización de dicho término. La Fundéu aconseja huir de esta palabra, a la que definen como “excesivamente técnica”, y buscar sinónimos como “destruir”, “paralizar”, “bloquear”, “derrumbar”, etc.
  • Acceder. La Fundéu lanza una advertencia sobre el abuso de este verbo, que está comenzando a utilizarse con demasiada frecuencia como sinónimo de “entrar”. Aunque no sea completamente incorrecto, es preferible decir que alguien “entra” a un edificio que señalar que “accede” a él.

*http://www.elconfidencial.com

** ¿Qué es la Fundéu? Hablaremos sobre la Fundéu en la próxima “Entrada”. ¡No se la pierda!

images-3

 el-verbo

“Construir un sueño” : Rafael Rangel Sostmann

alcierre

Rafel Rangel Sostmann participa en los Foros de consulta

para la revisión del modelo educativo

La Secretaría de Educación Pública (SEP) ha puesto en marcha los FOROS DE CONSULTA NACIONAL PARA LA REVISIÓN DEL MODELO EDUCATIVO. Los Foros iniciaron en el mes de febrero y terminarán en junio del 2014 . Le recomiendo conocer las ponencias de  los participantes en la página: 

http://www.modeloeducativo.sep.gob.mx/

Todas y cada una de las participaciones representan realidades del complejo entarimado que forma el   sistema  educativo de nuestro país. 

Dedicamos este espacio a una de tantas participaciones : El pasado 25 de febrero del 2014  participó el doctor  Rafael Rangel Sostmann, quien en 27 minutos resumió lo que aprendió en 27 años como rector  del Sistema Tecnológico de Monterrey ( ITESM).  El exrector expuso que los elementos básicos de un alumno  son la preparación académica; los elementos de ciudadanía; las competencias para la vida y el trabajo; la orientación, motivación y aspiración. Los elementos básicos de un profesor, añadió, son los conocimientos en su especialidad académica y el uso de técnicas didácticas avanzadas; la capacidad de ser un gran orientador y motivado. Los elementos básicos de un directivo son la capacidad de liderazgo, la gestión académica y la capacidad para evaluar. ¿Centrar la enseñanza en el maestro o centrarla en el alumno?, es una de las preguntas cruciales que plantea el doctor Rangel.

images-3

 

NOTA.- Iniciamos a partir de esta “Entrada” la sección “Gramática y Ortografía”. Pretendemos añadir al final de cada “Entrada” una “cápsula” como la siguiente:

ortografia001

Sylvia Schmelkels es entrevistava por Manuel Gil Anton

GIL-SCHMELKES.UNO_

 Quienes  descalifican la evaluación magisterial argumentan que será utilizada para despedir maestros y quienes la aclaman afirman que debe aplicarse de inmediato y debe tener consecuencias.

 En esta conversación, Sylvia Schmelkes del Valle, actual presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), y Manuel Gil Antón, investigador de El Colegio de México, desentrañan lo que debe ser el futuro de la evaluación, al tiempo que envían al desván a varios fantasmas chocarreros. 

Enseguida la transcripción de esta entrevista.

Manuel Gil: Uno de los componentes de la reforma educativa fue la creación del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación como entidad autónoma. Muchas personas desean saber para qué sirve este INEE. Voy por la calle y escucho: es que ahora el INEE va a evaluar a los profesores  y va a decidir  quién se queda en el trabajo y quién no ¿Qué podemos esperar los ciudadanos de un instituto que ha despertado tantas expectativas?

Sylvia Schmelkes: La razón por la cual se crea el INEE autónomo como parte de la reforma educativa, tiene que ver con la necesidad de que las políticas educativas dependan de la evidencia, de nuestro conocimiento de la realidad y de la comprensión de la realidad educativa. Hemos estado acostumbrados en nuestra historia a que las políticas educativas vayan y vengan según llegan o se van las administraciones. Llega una administración nueva y se quitan las políticas educativas anteriores, se inician nuevas sin que medie ningún tipo de evidencia que sostenga decisiones de esta naturaleza. Ahora hay la convicción de que los cambios educativos son lentos, que  se necesita una política educativa de largo plazo y que es necesario, en todo caso, fundamentar las razones por las cuales una política educativa se tiene que cambiar. ¿Cómo podemos transitar en el país hacia una política educativa basada en el conocimiento y la comprensión de nuestra realidad? Eso es lo que este INEE quisiera aportar. El INEE va a hacer evaluaciones pero también va a hacer investigación. La evaluación tiene la capacidad de ordenar lo que antes estaba desordenado, puede poner las cosas en su lugar, dimensionar los problemas, cuantificar las brechas, conocer las condiciones que no permiten que se logren objetivos.

MG: El  INEE tiene, para decirlo en los términos que se usan hoy, dientes; es decir, tiene poder. Sin embargo, la ley también establece que van  a ser las autoridades educativas federales y estatales las que van a ejecutar, por ejemplo, los criterios para evaluar profesores y eso ya no queda tan claro.

SS: Al INEE se le dan estas dos facultades: Establecer los lineamientos sobre las evaluaciones educativas -y en ese sentido el INEE es la máxima autoridad en evaluación educativa en el país-, y ahí  hay dientes muy claros porque son lineamientos vinculantes para todas las autoridades educativas, federales y estatales, en el siguiente sentido: lo que nosotros digamos acerca de qué hacer en evaluación, cómo hacerlas, qué solidez técnica darle a los instrumentos, etcétera, todo eso es vinculante: las autoridades educativas tienen que obedecerlos. Por otro lado están las directrices, que son justamente eso, recomendaciones que se derivan de estas evaluaciones y de las investigaciones que las rodean. Esto es, para mí, de las cosas más importantes de la reforma: que esas directrices, basadas en el conocimiento y comprensión de la realidad educativa, se tienen que hacer públicas y tienen que ser respondidas públicamente. Nosotros hacemos una recomendación a la autoridad educativa correspondiente y esta tiene un plazo para decir: “sí podemos o sí podemos pero no ahora, o podemos parcialmente y las razones son estas” y eso se hace público y entonces la sociedad entra a jugar como un actor en este proceso.

MG: Vamos a hablar también, más adelante, de lo que hará el INEE con respecto a los alumnos,  los programas de estudio y la  infraestructura educativa, pero abundemos un poco más sobre los profesores, en quienes se ha puesto más el acento tanto en medios de comunicación como en la discusión pública y porque es donde ha causado más inquietud. Te lo planteo en estos términos: ¿Quién va a evaluar la evaluación?

SS: La división del trabajo es muy clara. La evaluación que tiene repercusiones sobre individuos la hacen las autoridades educativas y la evaluación que no tiene repercusiones sobre individuos, pero que nos ayuda a comprender la realidad educativa porque está basada fundamentalmente en muestras, la hace el INEE.  Entonces, hacemos evaluación también nosotros pero las características de nuestra evaluación son distintas.

MG: Es decir, ustedes hacen una evaluación y nos informan a nosotros como ciudadanos: “El magisterio mexicano está compuesto de tal y tal manera, tiene estas grandes fortalezas, tiene estas deficiencias, sugerimos directrices”, pero, para que nos quede claro, la evaluación que aplicará la SEP en términos de conservación o no del empleo, sus lineamientos, ¿son también responsabilidad del INEE?, ¿también van a evaluar que esos lineamientos se sigan?

SS: Le corresponde al INEE emitir los lineamientos y supervisar su aplicación, desde luego.

MG: ¿Podríamos decir, entonces, que tenemos en el INEE a un representante crucial de la ciudadanía, de la sociedad?

SS: Justamente así quisiera imaginar al INEE. Un poco como la formalización de una vigilancia ciudadana sobre el quehacer de la autoridad educativa. Así lo quiero imaginar y ojalá así se pueda tomar.

MG: Tú sabes que en la política siempre hay tensiones y, bueno, no le voy a enseñar el abecedario a la maestra, pero creo que el INEE enfrentará una disyuntiva: puede ser el mejor aliado de la sociedad para que la autoridad educativa se centre en lo educativo o que el INEE, digamos, sea el que legitime la acción de la autoridad sin poder parar eventuales abusos o sin poder supervisarla. Ojalá se vea al INEE, y en efecto sea, el responsable de tutelar el máximo interés en esta materia que es el aprendizaje de los niños.

SS: Por eso dijimos que nuestra carta de navegación era el derecho a la educación, es decir, los aprendizajes de los niños, los jóvenes, los adultos -porque también nos corresponden los adultos en educación obligatoria-, son el interés fundamental del INEE. Pero el derecho a la educación es responsabilidad del gobierno. De ese modo, lo que vamos a hacer es tratar de que se cumpla la aspiración de la sociedad por la vigencia plena del derecho a la educación, y por derecho a la educación entendemos que la gente acceda; que no existan barreras, expulsiones, o exclusiones; que se pueda adaptar la educación a las condiciones específicas del contexto en un mundo diverso y que la educación que se imparta sea útil, aceptable, amena,  agradable, con sentido y significado para quien la reciba. Eso es el derecho a la educación. ¿Qué vamos a hacer? Pues vigilar que eso se vaya cumpliendo cada vez mejor y por ahora estamos muy lejos de su cabal cumplimiento. Por eso consideramos que estamos de lado de la sociedad.

MG: A mí me gustaría decirlo en términos que no sé si son muy acertados para los expertos pero que al menos para mí tienen sentido. Me imagino que ese INEE al que aspiras y al que yo creo que aspiramos nosotros como ciudadanos, es una institución del Estado mexicano y es el Estado el que garantiza el derecho a la educación. Entonces esta institución autónoma estará revisando, asegurando o reportando el incumplimiento o cumplimiento de la acción de cada gobierno en materia educativa.

SS: …Y orientando las decisiones de política educativa hacia un mejor cumplimiento de ese derecho a la educación; las dos cosas creo yo.

MG: Muy bien.  Ahora, si quieres, hablemos de evaluar programas. Hay maestros que me han dicho: “Profe, cómo le voy a hacer si por un lado en matemáticas me dan permiso de que haga yo mis planeaciones, pero tengo un programa muy largo. Si hago mi planeación a lo mejor no cumplo más que la mitad, ¿por qué? porque voy al ritmo del grupo ¿no? Sin embargo, el examen que se va aplicar a mis muchachos es sobre todo el programa”. ¿Cómo hacer, Sylvia, para que el profesor tenga más capacidad para conducir el proceso de enseñanza-aprendizaje?

SS: Creo que tiene dos aspectos la pregunta que me estás haciendo, es decir, por un lado hay que evaluar programas, y por programas entendemos, a la vez, el curriculum pero también programas específicos como los compensatorios, el de Escuelas de Calidad y cualquier otro que surja como ahora el de media superior para evitar el abandono. Esos son los programas que, desde luego, nos interesa muchísimo evaluar. El Programa Sectorial de Educación está lleno de nuevos programas y va a ser muy importante darles seguimiento, porque me parece que todos ellos son necesarios. Dicho esto, hay que considerar que el curriculum está sobrecargado, los maestros no tienen tiempo para hacer las adaptaciones y las adecuaciones, no les da tiempo de cubrir los programas, etcétera. Esos problemas tienen que surgir al evaluar un programa y los resultados se tienen que hacer públicos y de ahí derivar recomendaciones. Por otro lado, tenemos el propósito de que lo que entendemos por cultura de la evaluación sea algo que verdaderamente llegue al aula.  Es decir, que el maestro pueda hacer esas evaluaciones por él mismo y decir, por ejemplo, “bueno este programa está demasiado grande y verdaderamente no lo voy a poder cubrir, y de este otro programa voy a tomar tal y tal decisión de cómo cumplirlo”. Entonces, que esa capacidad de hacer evaluación respecto del propio contexto de los alumnos  y de sus capacidades, pues también quede cada vez más en las manos de los docentes. Eso es un propósito de largo plazo: Fortalecer la cultura de la evaluación pues lo que más importa  es que esté en el aula y en la escuela.

MG: Sí, porque si sólo se publica en el periódico el lugar en el que estamos en PISA pues…

SS: Exacto, no trasciende.

MG: Sobre programas, alumnos, profesores, etcétera, compartimos la certidumbre  de la frase de Robert Birnbaum que dice: “Si no podemos medir lo que es valioso terminaremos por valorar nada más lo que es medible”, y como a mi juicio durante todos estos años la evaluación no ha sido comprendida como una acción que aspira a ver también lo que no es medible, sino que se ha reducido a la examinación que a su vez se ha limitado a examen de opción múltiple y este a una regla de tres para decir ¡reprobaron tantos! ¿No? Así, con toda esta cosa terrible que vacía a la evaluación de su contenido (y otra vez estoy enseñando el abc a la profesora) ¿cómo hacer para que, por ejemplo, en la actividad docente, que es una actividad tan compleja y fundamental en el aprendizaje, sepamos la sociedad y los profesores mismos qué es aquello que no es tan fácil de medir pero que es crucial: liderazgo, creatividad, imaginación, autonomía?

SS: Creo que es muy importante hacer la distinción entre medición y evaluación, entendiendo que la medición es lo que se puede hacer con un instrumento relativamente estandarizado, fácil de calificar y que se puede aplicar masivamente. Pero también entendemos que eso es sumamente parcial ¿verdad?, pero en muchas ocasiones es necesario y lo tienes que utilizar. Por ejemplo, me parece que es muy claro que los maestros tienen que conocer la materia que enseñan y la mejor manera de saber si la dominan o no es a través de un examen. Habrá que examinarlos, pues. Lo que sería un terrible error es hacer depender a la evaluación solamente de un instrumento que mide ¿no? Lo que realmente queremos es evaluar una actividad muy compleja con un aparato complejo de evaluación, pues es la única manera de responder ante una realidad tan diversa. Entonces hay que imaginarse la evaluación del desempeño docente como una evaluación que toma en cuenta muchas cosas, evidentemente el conocimiento y dominio de su materia y el dominio de conocimientos pedagógicos y didácticos propiamente dichos. Si un maestro no sabe matemáticas es imposible que los niños aprendan matemáticas, por tanto eso es lo primero que tiene que saber, pero, desde luego, ahí no termina la labor del maestro. Además, una persona que sabe matemáticas puede ser un pésimo maestro ¿verdad? Nosotros planteamos que la evaluación tiene que ser muy compleja, basada en múltiples instrumentos, que implique visitas a las escuelas para conocer el contexto en el que están trabajando los docentes, las características específicas de la escuela, sus condiciones de trabajo, infraestructura, número de alumnos que tiene, si  cuenta o no con materiales didácticos, etcétera. Una evaluación donde podamos observar las clases: este es un reclamo de los maestros en todos lados, que dicen “si me van a evaluar vengan a verme, vengan a ver dónde estoy trabajando y vengan a ver cómo trabajo, porque finalmente lo que están evaluando es a mí como docente y yo me desempeño como docente en la práctica, en el aula, entonces vengan a verme”. Así, es necesario saber si el maestro sabe planear y entonces habrá que recoger sus planeaciones; será muy importante saber cómo evalúa a los alumnos y cómo incorpora las evaluaciones en sus propias planeaciones y, bueno, las opiniones que sobre él tienen sus pares, su director, las que tienen los padres de familia. Va a ser muy importante recoger todas las opiniones. Por tanto, nosotros sí nos imaginamos una evaluación que toma en cuenta la escuela-comunidad, que evalúa tanto a la escuela y su funcionamiento, como las condiciones de su desempeño y que también, obviamente, emite recomendaciones. Y no lo hará un sólo evaluador sino cuando menos dos, los que de alguna manera habrán de coincidir en sus percepciones y que cuando no coincidan deberán tener la posibilidad de acceder a una tercera persona, probablemente externa, que pueda dirimir aquello en lo que hay discrepancia y que ayude a documentar el proceso. Pero además la evaluación es un proceso; no es algo que se pueda hacer de una sola vez. La primera evaluación de un docente por ejemplo, permite su ubicación y el estado de su desempeño docente; después, las evaluaciones siguientes lo que medirán es si el maestro fue capaz de mejorar entre una y otra evaluación, pero, entre una evaluación y la siguiente tienen que pasar muchas cosas, tiene que haber formación, acompañamiento, apoyo y mejoría de las condiciones de trabajo cuando estas no cumplan con el mínimo indispensable ¿no? De modo que si vemos la evaluación como proceso, entonces ya estamos hablando no de medición sino de algo bastante más amplio y complejo.

MG: Ahora, Sylvia, te preguntaría como profesor ¿es posible una evaluación así de compleja, holística, con los recursos que ahora tenemos?

SS: Bueno, me parece que es posible si nos imaginamos que no va a partir todo de un sólo centro y que desde este centro se va a hacer absolutamente  toda la evaluación. Es decir, son 32 entidades federativas y cada una de ellas puede jugar en esto un papel muy importante. Se puede pensar inclusive en que las zonas escolares tengan algo que ver en los procesos de evaluación. Cuando se empiece a desmenuzar la realidad se verá, quizá, que sí es posible, es decir, que el pastel se pueda dividir en pedacitos ¿no? Luego, si nos imaginamos que la evaluación no se hace en un sólo momento sino en un periodo largo de alrededor de tres o cuatro años, tendremos que todos los maestros habrán pasado por un proceso de evaluación, aunque no pasarán todos en el primer año. Esto es todavía un poco complicado porque Carrera Magisterial -que va a terminar en 2015, según dice la legislación-, tiene que ser sustituida por otra figura que tendrá que valer para todos.

MG: Me quedo con mucho optimismo, aunque creo que necesitamos la colaboración no solo de los interesados en la educación, sino de toda la sociedad interesada en el futuro del país.

SS: La evaluación tiene como finalidad mejorar y la evaluación debe ser formativa y no punitiva. Debe servir para que las personas crezcan como alumnos o maestros, y para que se desempeñen mejor como maestros o directivos. El propósito central de la evaluación es que todos crezcan en términos profesionales. Si podemos cumplir esto, vamos a tener credibilidad.

MG: Claro, porque hay personas que esperan que para que el INEE sea creíble, deben ser despedidos 10 mil o 15 mil profesores.

SS: Ah bueno, yo digo que si salen dos o tres maestros va a ser creíble el INEE (risas). Lo que te quiero decir es que incluso he llegado a pensar que la evaluación es un derecho porque eso es lo que te da la posibilidad efectivamente de mejorar, y tendríamos que verlo así, como un instrumento que me ayuda y me da insumos para crecer profesionalmente.

MG: ¿Un derecho para el evaluado?

SS: Un derecho para el evaluado.

MG: ¡Ah, qué bien!

SS: Todo el mundo tendría que tener derecho a ser evaluado porque es lo que te permite tener retroalimentación y visión desde fuera para que puedas dar el estirón y crezcas, con apoyo.

MG: Es decir, una condición de posibilidad en mi mejoría en vez de ser la ocasión para que el Big Brother vea si me corre o no, o si soy bueno o malo como profesor.

SS: Eso me encantaría. Que esta idea, la evaluación como un derecho, se fuera quedando como sedimento de lo que el INEE quiere que se entienda por evaluación.

MG: Me parece que va a ser muy importante que el INEE, en esa lógica de credibilidad de la que hablas, sea cada vez más conocido y reconocido. Lo que yo veo es que si la patas de la reforma educativa eran, hasta ahora, la evaluación con el INEE, el Servicio Profesional Docente y la nueva ley general de Educación, es necesario conseguir que sea el INNE el espacio en que como sociedad podamos confiar, en el sentido de que lo que sucede en el sistema es algo valioso y mejorable, y no nada más que todo está mal, que una y otra vez estamos en el último lugar en PISA. Creo, entonces, que hay dos retos: uno, que la sociedad tome la palabra al INEE en cuanto la evaluación como un derecho y, dos, que el Instituto se abra a la sociedad para que a través de él podamos saber lo que está pasando.

SS: Y asumir el reto de demostrar a la sociedad que efectivamente la evaluación sirve para mejorar.

- See more at: http://www.educacionfutura.org/la-evaluacion-como-derecho-sylvia-schmelkes-y-manuel-gil-una-conversacion/#sthash.dUGrJd8o.dpuf

Sexta sesión ordinaria de los Consejos Técnicos Escolares

guias_cte-quinta-sesion_opt

Sexta sesión ordinaria de los Consejos Técnicos Escolares

La Subsecretaría de Educación Básica (SEB) presentó la Guía de actividades cuya intención es brindar orientaciones para el desarrollo de la sexta sesión ordinaria del Consejo Técnico Escolar (CTE).

La Guía se compone (como es costumbre) de tres momentos de trabajo que dan continuidad a las acciones que han llevado a cabo en la Ruta de mejora del colectivo escolar.

Además, esta  Guía incluye una importante Información Complementaria:

Perfiles, parámetros e indicadores de la práctica docente

La SEP da a conocer los Perfiles, parámetros e indicadores de la práctica docente, que están diseñados para ser un referente de mejora de las prácticas profesionales en los salones de clase.

NOTA.- Si Usted desea conocer esta importante información complementaria puede encontrarla en nuestra “Entrada” titulada Perfiles, parámetros e indicadores  docentes publicada en este Blog con fecha de 6 de marzo 2014.

cq5dam.thumbnail.624.351-1

Maestros legitimarán el perfil docente:  Alba Martínez Olivé

Supervisores-Alba-300x153

La función del supervisor de los centros escolares que contempla el Sistema Educativo Nacional (SEN), será sustancial para la aplicación de la Reforma Educativa, que busca mejorar la calidad de los aprendizajes de los más de 20 millones de alumnos que participan en él.

Lo anterior porque las autoridades educativas “no pueden estar presentes en todos los centros escolares, pero los supervisores sí”, aseguró la Subsecretaria de Educación Básica, Alba Martínez Olivé, en la inauguración del Cuarto Taller Nacional con Supervisores, celebrado en la Ciudad de México.

Alba Martínez Olivé solicitó a los supervisores que fueran los portavoces de la consulta que se hará a partir de marzo y hasta el próximo mes de mayo o  junio, donde se pedirá la opinión de los maestros sobre los perfiles, parámetros e indicadores del Servicio Profesional Docente.

Es necesaria, se subrayó,  una supervisión escolar fuerte. Si solamente son los maestros y directores los que se hacen cargo del centro escolar, “no se va a poder avanzar sustancialmente”, por lo que se requiere una “supervisión escolar fuerte, con capacidad para avanzar en el acompañamiento cotidiano a la escuela”, aseguró la encargada del ramo, Alba  Martínez Olivé.

Anteriormente, los supervisores no realizaban acompañamientos técnico pedagógicos, toda vez que sus funciones se restringían a una labor administrativa, señaló la Subsecretaria de Educación Básica.

Los perfiles, parámetros e indicadores del Servicio Profesional Docente, entran en un proceso de legitimación por parte de los maestros en servicio, a través de una consulta, donde se les pedirá a los mentores, su opinión sobre estos perfiles elaborados por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y avalados por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

Ante cientos de supervisores, en el evento, Martínez Olivé, aseguró que “los maestros deben conocer desde ahora cuales son los rasgos que se evaluarán y caracterizarán a la educación de calidad”, pero queremos saber que opinan los maestros de estos rasgos;  si consideran que son el reflejo fiel de un desempeño que puede dar resultados.

Lo anterior, a consideración de la funcionaria federal, toda vez que, sólo  los profesores que se enfrentan todos los días al trabajo educativo en el aula, son quienes pueden decir si estos parámetros responden a un camino que pueda hacer realidad la calidad educativa.

http://www.educacionfutura.org/maestros-legitimaran-el-perfil-docente-martinez-olive/

Foros de Consulta Nacional para la Revisión del Modelo Educativo

823864-N

El titular de la Secretaría  de Educación Pública (SEP), Emilio Chuayffet Chemor, instaló el Consejo Asesor de los 18 foros regionales y tres nacionales de la Consulta Nacional para la Revisión del Modelo Educativo, que se celebrarán del 7 de febrero al 16 de junio en diversas entidades del país.

El consejo se integra por 15 expertos en educación, que participan a título personal y sin remuneración; sus miembros tendrán facultades para elaborar las conclusiones de la Consulta, con base en las ponencias recibidas en cada una de las plenarias y mesas de trabajo durante todos los foros.

El titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP) enfatizó que las conclusiones de cada foro recogerán los principales planteamientos de cada participación.

Foros de Consulta Nacional .

Para conocer las ponencias de viva voz de los participantes, le recomiendo consultar :

http://www.modeloeducativo.sep.gob.mx/videos.html

foros

POSDATA.-

sepnl130613e

Entrena la SEP a 15 mil supervisores para que controlen y vigilen a maestros en aulas.

Cuaderno del Supervisor

Con el fin de garantizar el cumplimiento de la reforma educativa y sus leyes secundarias, cerca de 15 mil supervisores escolares deberán cumplir una nueva misión en todo el país, que incluye definir mecanismos de control y vigilancia de las funciones docentes, del mejoramiento de los ambientes escolares y de la vinculación con la comunidad.

La Secretaría de Educación Pública (SEP) señala que el supervisor deberá visitar, observar y registrar lo que ocurra en la escuela. Actuar de forma preventiva, pero si fuera necesario, correctiva, para evitar que cualquier problema en la gestión del aula o del plantel se convierta en malos resultados de aprendizaje.

Planeación semanal

Como parte de la estrategia nacional para la formación de supervisores escolares, en la que participan cerca de 4 mil 500 trabajadores de la educación, se establece que las tareas que deberán asumir incluyen: asegurar que cada profesor, por grupo y asignatura, realice la planeación semanal de sus clases, atendiendo las horas marcadas en el plan de estudios, y verificar que el tiempo total de la jornada escolar se destine a actividades para el aprendizaje y se cerciore de que no haya acciones cuya única finalidad sea pasar el tiempo, entre otras.

Considerados como pieza clave para la aplicación de las modificaciones a los artículos tercero y 73 constitucionales, los supervisores no sólo deberán asegurar la calidad de la educación impartida y que los alumnos alcancen los aprendizajes esperados, también tendrán que ejercer su liderazgo con docentes, directivos y padres de familia.

De acuerdo con los contenidos del denominado Cuaderno del Supervisor, distribuido en el diplomado, una supervisión efectiva para la mejora del aprendizaje de nuestros alumnos, sus competencias incluyen verificar que las prácticas de enseñanza sean relevantes y útiles.

Asimismo, que la gestión escolar y sus prácticas conduzcan a ambientes adecuados para una formación integral y a generar relaciones enfocadas en el logro de aprendizajes.

Durante sus visitas a las escuelas y los grupos deberán confirmar que el maestro se dedique a enseñar los contenidos previstos en su planeación, que use los libros de texto gratuitos, las bibliotecas de aulas, así como los materiales educativos provistos por la SEP.

Los propósitos de la supervisión implican tres objetivos: mejorar las prácticas de enseñanza de los profesores, su desarrollo profesional como colectivo docente y mejorar las relaciones y ambientes de la escuela.

Por ello, se les demandará ser los responsables de cerciorarse de que cada alumno, en cada grupo, esté aprendiendo lo que debe aprender, a tiempo, con la profundidad debida y en un ambiente adecuado.

Fuente La Jornada

http://educacionenmovimiento.org/index.php?option=com_content&view=article&id=76%3Aentrena-la-sep-a-15-mil-supervisores-para-que-controlen-y-vigilen-a-maestros-en-aulas&catid=12%3Anoticias&Itemid=105