Mnemonista recomienda claves para pasar un examen

agencia-unp

Mnemonista recomienda claves para pasar un examen*

Mnemonista, según  la Real Academia Española, significa : “Que tiene buena memoria”. Dominic O’Brien, reconocido mnemonista británico, ocho veces campeón de memoria, es autor de varios libros con técnicas de recordación.

La última de sus obras habla precisamente de los estudios, con un titular más que llamativo: “Cómo aprobar los exámenes”. En una entrevista con el diario español ABC, explica algunas de las técnicas de estudio.ffcadfb9b2360ac1d1881e.L._V341353783_SL290_

En primer lugar, hace una distinción entre los tipos de estudiantes que hacen apuntes, según su forma. Están “los reporteros”, aquellos que intentan anotar cada detalle y palabra emitida por el profesor, cosa de evitar perder cual dato.

También está el “frenético”, es “el que se recrea en dibujar un laberinto de flechas y más flechas que apuntan a todas partes. No es la clase de persona que te gustaría tener como controlador aéreo mientras el avión en el que viajas se dispone a tomar tierra”, bromea O’Brien.

Otro que se suma a este tipo de estudiantes con sus anotaciones, es el “dibujante consciente”. “También recurre a los organigramas de flechas y cajetines, pero con más orden, procurando que todos los lados sean de la misma longitud, y que los triángulos y rombos aparezcan perfectamente trazados. Pero el afán de exactitud geométrica le hace olvidar las asociaciones relevantes y la jerarquía de los datos”, comenta.

Antes de dar el gran consejo, detalla que los apuntes lineales no son de su gusto, puesto que “uno tiene que funcionar a razón de una idea por vez“.

“Cuando has empezado una frase, hay que continuar hasta el final. Y en demasiadas ocasiones no se saca nada en limpio. Nuestros cerebros no funcionan de esa manera: son multidimensionales”, explica, por lo que de plano recomienda los mapas conceptuales.

mapa1

Para ello, aconseja “manifestar el asunto en forma de una imagen central”. Esto es: “los temas principales irradian de esa imagen dando una formación de árbol. Cada rama responde a una etiqueta, una forma y un color propio. De cada rama pueden irradiar otras ramas secundarias, identificadas por una imagen y/o una palabra clave. Después, las ramas principales o secundarias pueden interconectarse, en función de la intensidad de las asociaciones que existan entre ellas“.

El mapa conceptual, continúa, es algo que “ayuda a nuestro cerebro para que consiga representarse la información pertinente en su integridad. Es, de hecho, un método pedagógico en si mismo”.

Para hacerlo algo más fácil, el ocho veces campeón mundial de memoria entregó 5 claves para crear mapas conceptuales.

- Empieza con una imagen central: Es “el foco” que concentra la atención. Por ello, se recomienda dar con una hoja grande para poder disponer todos los temas que saldrán desde ese centro.

- Una sola palabra por línea: por la vieja manía, querrás poner más de una pero lo mejor hacerlo en una que pueda resumir y recordarte lo específico del tema.

- Imágenes simbólicas: Cuando sea posible, dibuja un elemento ya que esa imagen “no sólo crea impacto visual, sino que además ayuda muy eficazmente a recordar”.

- Varía con colores: “Los colores destacan. Los colores resaltan. Facilitan la coordinación y añaden carácter, amenidad”.

- Sé creativo: Juega un poco con las asociaciones entre palabras y otras. Una invitación a que tu mapa sea tuyo y de nadie más.

http://www.biobiochile.cl/2014/10/04/el-ocho-veces-campeon-mundial-de-memoria-entrega-las-claves-para-pasar-un-examen.shtml

images-3

10537041_10152574404359507_2345553815888513980_n

Corrección de textos elaborados por los alumnos

103319_net_1126513886

Corrección de textos elaborados por los alumnos

Por Daniel Cassany

¿Qué es la corrección?

El proceso de corrección consta de dos operaciones diferentes:

  1. Búsqueda de defectos, errores o imperfecciones.
  2. Revisión o reformulación de éstos.

Hay profesores que solo se encargan de la primera operación y que sea el mismo alumno-autor del texto el que se responsabilice de la segunda.

Debemos distinguir la evaluación de la corrección.

Los maestros leemos las redacciones escolares sabiendo que habrá errores y casi buscándolos. 

La alternativa procesal aspira a modificar los hábitos de la composición. Trabaja con los sujetos mismos, con los alumnos, y pretende formarles como autores.

La corrección procesal se parece más a la corrección entre compañeros. Cuando dejamos leer un texto propio a un compañero para que lo revise y sugiera mejoras, esperamos que se fije sobre todo en el contenido: que diga en qué está de acuerdo y en qué no, que nos indique los puntos poco claros, las ideas mal argumentadas, etc.

El maestro colabora  con el alumno y le ayuda a crecer como escritor. Esto quiere decir que se adapta a las necesidades del alumno-¡Y no al revés!: que analiza la forma que éste tiene de escribir, que decide cómo se puede potenciar su estilo, qué actividades pueden serle útiles, qué aspectos se tiene que corregir y cómo, etc.

Modelos de correcciones

¿Quién tiene que corregir?

La enseñanza no es un traspaso de información de profesor a alumno, sino un proceso colaborativo de desarrollo personal. Los alumnos aprenden del profesor pero también de sus compañeros, del conjunto de actividades que realizan entre sí, etc.

Los alumnos pueden aprender mucho corrigiendo.

Propuestas y técnicas de corrección entre alumnos:

  1. En parejas, al terminar un ejercicio de redacción, los alumnos se intercambian los textos que han escrito, los corrigen y después se explican las modificaciones que ellos harían. Cada uno es libre de aceptar o no los cambios propuestos por el compañero.
  2. Al terminar un ejercicio, cada alumno cuelga en la pared su trabajo (con chinchetas, cinta adhesiva …) Hay tiempo para que todos, maestro y alumnos, puedan circular libremente por el aula leyendo los textos de la pared anotando enmiendas y sugerencias. Estos comentarios también se pueden dirigir oralmente a los autores del texto.
  3. Por turnos, una pareja o un pequeño grupo de alumnos se responsabiliza durante una semana de corregir los textos del resto de la clase. Lo hacen en casa o en el aula. Es muy útil en un contexto de escuela activa donde cada alumno asume temporalmente algunas funciones en el aula o en la escuela.
  4. En clase, los alumnos se intercambian los textos y los leen. Cuando encuentran incorrecciones o aspectos que no les gustan, pegan una notita (va muy bien el post-it, las notitas amarillas que se pegan y despegan) en la hoja, comentándolo. Al final, el autor de cada texto lee todas las notas que le han puesto y rehace el texto.

Daniel Cassany : Reparar la escritura. Didáctica de la corrección de los escrito.108. Editorial Graó. Barcelona, 2000

apuntes1

images-3

10532361_10152547346954507_7128880578916759587_n

Escribir es reescribir

trabajo2

Escribir es reescribir

¿Por qué escribir debe ser reescribir?

“Escribir es reescribir” es una fómula que revela un aspecto difícil del aprendizaje de la escritura: volver sobre la primera versión del propio texto, revisarla varias veces para mejorarla y afinar la versión definitiva.*

¿Cómo escriben los que saben escribir?

Hay alumnos que revisan poco su texto y prestan sólo atención a problemas externos y superficiales del borrador, como por ejemplo, la ortografía. Agunos se imaginan que escribir es crear un texto bien elaborado a la primera. Estos alumnos, obviamente, tienen poca experiencia como escritores de textos.

Las clases de Español son oportunidades para aprender que la acción de escribir textos es un proceso laborioso, lleno de idas y venidas, a lo largo del cual el texto escrito es objeto de reescrituras constantes.

El texto escrito en su primera versión debe ser visto como un borrador, como el primer intento, como un punto de partida que permite ir más allá en la elaboración del pensamiento y en la precisión de la comunicación.

Enseñar a escribir a través de secuencias didácticas

La elaboración de textos como escritura y reescritura constituye uno de los principios fundamentales de nuestros libros de texto expresadas en las secuencias didácticas de cada proyecto.

La idea es preparar a los alumnos para hacer de su propio escrito un objeto de trabajo a fin de juzgarlo, analizarlo, transformarlo y mejorarlo, como si se tratara del texto de otra persona.

Se puede decir que los proyectos didácticos se ponen en marcha para hacer del primer texto realizado por los alumnos un mero borrador para mejorar la escritura del texto definitivo; en otras palabras, el reto de las secuencias didácticas es conseguir hacer, de un primer texto inicial, un medio y soporte para precisar el pensamiento, para afinar la imaginación y para desarrollar la claridad de la expresión.

El marco teórico se apoya en una concepción del aprendizaje de la escritura que busca procedimientos que contribuyen a la transformación de las capacidades iniciales de los alumnos.

Desde esta visión, las secuencias didácticas buscan desarrollar en los alumnos una relación consciente y voluntaria con sus textos escritos y permitirles elaborar una representación de la actividad de la escritura como el producto esperado del proyecto en cuestión.

Actividades para enseñar a escribir en el marco de una secuencia didáctica

La producción inicial, “borrador” o “primera versión”, pone a los alumnos en situación de redactar un texto que saben que hay que retomar, mejorar, transformar, o incluso reescribir completamente de otra forma.

ESQUEMA1

Cada secuencia didáctica permite a los alumnos volver sobre su texto inicial con el fin de mejorar su primer texto de manera consciente. La redacción de la producción final les permite aplicar sus aprendizajes. Trabajar sobre un texto ya existente contribuye a hacerles descubrir y aprender que un texto puede ser un punto de partida que se puede mejorar. Los alumnos aprenden así a considerar su propio texto como un objeto transformable y a contemplar la tarea de reescritura como una parte integrante de la escritura.

Revisión de textos redactados por parejas o en grupo

Una actividad de preparación a la reescritura, realizada frecuentemente en el marco de las secuencias didácticas, consiste en la lectura crítica de textos redactados por otras personas.

Bajo distintas formas, los textos producidos en clase, especialmente las primeras versiones, son objeto de un intercambio entre los alumnos y se discuten en grupo a partir de unos criterios concretos. Tales actividades contemplan varios objetivos vinculados a la reescritura:

  • Lograr que los alumnos consideren la escritura como una actividad social que pasa siempre por el examen minucioso de la lectura crítica de otras personas antes de hacerse público.
  • Leer los textos de otro, como medio interesante para detectar las imperfecciones de un texto realizando una lectura crítica para intentar mejorarlos. Esto se consigue más fácilmente sobre un texto ajeno, pues cada cual considera su texto como una proyección de sí mismo al exterior, por lo que resulta difícil distanciarse y criticarlo, mientras que el texto de otra persona es más fácil de evaluar, discutir, criticar y mejorar.
  • Desenfocarse del propio punto de vista. Al revisar un texto escrito por otra persona, el lector desempeña el papel de un primer destinatario, lo que facilita la descentración.
  • Mejora de textos escritos por otros. Al recibir un texto que plantea problemas y que es necesario mejorar, también se aprende.

Conclusión: La reescritura, como parte inherente a la escritura, es el producto de una construcción lenta que puede ejercerse durante toda la escolaridad, incluso desdeSimple_Feedback_02 edades muy tempranas. Aprender a reescribir un texto significa utilizar la escritura como medio para escribir, tomar el texto como punto de partida hacia otro texto siempre mejor, distanciarse en relación con su propia producción lingüística, considerar el propio texto como si se tratara del texto de otro, como un objeto externo y modificable.

Referencias

Cassany, D. (2000) Reparar la escritura. Didáctica de la corrección de la escritura. Editorial Graó. España.

Cassany, D. (2002). La cocina de la escritura. SEP y Fondo de Cultura Económica. México.

Díez, A. (Coord.) (2000). Aprendizaje de la lectoescritura desde una perspectiva constructivista. Vol, I y II. Editorial Graó. España.

Lerner, D. (2001). Leer y escribir en la escuela. SEP-Fondo de Cultura Económica (Biblioteca para la actualización del maestro), México.

* Joaquim Dolz y Bernard Schneuwly: La reescritura en las secuencias didácticas para la expresión escrita en

http://blog.educalab.es/leer.es/publicaciones/publicaciones.html

tarjetas_animadas

 

images-31450070_548646491886136_184224025_n copia

¿Qué es ser un buen maestro en el Siglo XXI?

dsc_0041_med

¿Qué es ser un buen maestro en el Siglo XXI?

El próximo Sábado 18 de Octubre, el Dr. Eduardo Andere estrenará un nuevo seminario, titulado “Las Reformas, Estudiantes y Maestros del Siglo XXI”.

Este seminario ejecutivo se presentará  en el Hotel Galería Plaza Reforma, ubicado en Hamburgo 195 Col. Juárez.

El Temario es el siguiente: 

Las reformas, estudiantes y maestros en el siglo XXI

1-   No es lo mismo “aprender haciendo” que “hago como que aprendo”

  1. ¿Es cierto que las competencias son el secreto curricular del siglo XXI?
  2. ¿Qué limita más el desarrollo educativo: la política pública, los políticos o los maestros?
  3. ¿Quién debe seguir a quién? ¿Los políticos a los maestros o los maestros a los políticos?

2-   Los estudiantes

  1. ¿Es cierto que los estudiantes de hoy son más complicados que los estudiantes del pasado?
  2. ¿Por qué los estudiantes desertan o se atrasan?
  3. Todos queremos buenos maestros; pero, ¿Qué es ser buen maestro en el siglo   XXI?
  4. ¿Cómo evaluar a los maestros?
  5. Problemas de conducta en mi escuela: ¿Qué hacer?
  6. Estrategias para prevenir el bullying
  7. Estrategias para enfrentar el bullying
  8. La mentalización (estados mentales) es a la mente como la plasticidad es al cerebro.

Contacto:

oficina@eduardoandere.net

11

images-3BANNER-ortografia

Confiar en los maestros, clave del éxito de Finlandia

krista-kiuru-ministra-de-educacic3b3n-de-finlandia

Confiar en los maestros, clave del éxito de Finlandia

El sistema educativo de Finlandia  confía en la capacitación que han obtenido los maestros a lo largo de su carrera y les brinda total libertad y autonomía para que desarrollen su trabajo, en esto radica la clave para el éxito que ha tenido Finlandia en la educación en el contexto internacional, aseguró Krista Kiuru, ministra de Educación y Comunicación de aquel país.

En el encuentro “Bienvenidos a la diversión del aprendizaje”, organizado por la embajada de Finlandia en México, Kiuru señaló que los maestros finlandeses deben tener por lo menos el grado de maestría para poder enseñar, pero después de esta formación, al maestro no se le vuelve a evaluar; son sus resultados los que hablan por sí mismos.

Eduardo Andere destacó como una de las principales diferencias entre el sistema educativo fines y el mexicano, la confianza que se le otorga a los docentes.

En México, hay mucho halago hacia el maestro en los discursos oficiales, pero en las políticas públicas, lo que se refleja es la desconfianza hacia ellos, aseguró Andere, quien enfatizó que no se puede copiar el modelo educativo finés, porque no se pueden copiar las culturas, dijo.

Una de las características que Andere ha identificado en la formación de los maestros en Finlandia, es que los docentes de este país nórdico aprenden muy bien que no pueden tener la atención de los estudiantes por más de dos o tres minutos, por lo que sus clases son diseñadas tomando en cuenta esta premisa, son dinámicas con el objetivo de tener siempre la atención del alumno.

Una de las fortalezas del sistema educativo finés es su equidad, “todos los alumnos reciben las mismas oportunidades, de tal forma que se podría decir que los alumnos más débiles de Finlandia obtienen niveles de aprendizaje más altos que en cualquier otra parte del mundo”, señaló la ministra Kiuru.

¿De dónde viene el aprecio por los maestros en Finlandia?

La sociedad finesa es predominantemente luterana desde el siglo XVII, por lo que, a partir del S XVII, la Iglesia Luterana, no permitía casarse a quién no sabía leer, entonces, “las personas que te enseñaban a leer se convirtieron en actores sociales importantes”, aseguró la embajadora Lammila.

educacionConfiar-en-los-maestros-clave-del-exito-de-Finlandia-8a5-1

images-3400767_304336409701852_1669880785_n