Con la mirada en los productos del lenguaje.

Con la mirada en los

PRODUCTOS PARCIALES Y FINALES.

Como es sabido, nuestra asignatura  identifica  aprendizajes esperados en  cada uno de los proyectos didácticos. 

¿Cómo se generan los  aprendizajes esperados que establece el Programa de Español 2011?

Trataré de argumentar que lo anterior se obtiene mediante la construcción de productos de lenguaje en condiciones de  eficiencia y participación.


Al participar en proyectos didácticos, los alumnos construyen productos de lenguaje: antologías, reglamentos, resúmenes, monografías, cuentos, debates, exposiciones, poemas, cartas, informes, etc. etc. Para construir tales productos de lenguaje, los alumnos leen y escriben muchos textos, además de consultar   temas de reflexión para resolver desafíos de lectura y escritura. En el Programa de Español 2011 se denominan PRODUCCIONES PARA EL DESARROLLO DEL PROYECTO. Tales producciones se traducen en el  aula como  productos parciales y  finales de lenguaje.

En el proceso de construcción de productos de lenguaje, los alumnos desarrollan competencias lingüísticas y comunicativas.

Las competencias lingüísticas son entendidas como las habilidades para utilizar el lenguaje, es decir, para expresar e interpretar conceptos, pensamientos, sentimientos, hechos,   interactuar lingüísticamente con los textos y con otras personas a partir de ellos .

Las competencias comunicativas  se refieren a los  conocimientos, habilidades, valores y actitudes que se interrelacionan y se apoyan mutuamente en el acto de la comunicación, usando el lenguaje como medio para interactuar en contextos sociales diversos y diferentes espacios de la vida social, académica, pública y profesional.

El trabajo con proyectos didácticos consiste en realizar  actividades orientadas a  la construcción de productos de lenguajeEl libro de texto propone líneas de acción, sugerencias, estrategias, procedimientos diversos,   para que los alumnos, con la orientación del maestro, participen en experiencias del lenguaje y avancen progresivamente en  su autonomía  como lectores y escritores competentes. 

 Los alumnos están en el centro del trabajo con los proyectos didácticos, con  un papel activo en su apropiación de las prácticas sociales del lenguaje.

¿Y el maestro? ¿Qué rol se espera del maestro en el trabajo con proyectos didácticos?

El rol del maestro es de alta importancia: los proyectos didácticos sitúan  al maestro en una posición de asesor inteligente,  guía sensible, facilitador  eficiente ( y, potencialmente, en “investigador del aprendizaje”) al seguir los procesos de aprendizaje de los alumnos.

Los proyectos didácticos de Español  están  diseñados para lograr aprendizajes esperados que de manera explícita destacan la construcción de productos de lenguaje. La producción de folletos, antologias, cuentos, noticias, poemas , reseñas, informes, artículos, biografías, comentarios…evidencian los aprendizajes esperados de los alumnos.

¿Por qué entonces, en algunos casos, la clase de Español oscila, a la manera de un péndulo en vaivén, entre la   frustración y el  aburrimiento?

He entrevistado a muchos alumnos  sobre sus percepciones de la clase. He obtenido testimonios como los siguientes:

  1. Me gustan los proyectos de Español”; responde la generalidad de los alumnos de secundaria, respuestas que interpreto de compromiso.
  2. No aprendo; No sé cómo hacer el producto final del proyecto”; respuestas de algunos, que traduzco como señales de frustración.
  3. No me interesa; “Me parece todo muy infantil”; respuestas de otros,  que interpreto como señales de  aburrimiento.

Creo que la frustración y  el aburrimiento son extremos de una misma falla:  suponer que los proyectos didácticos son tareas expositivas del maestro. Frustración y aburrimiento son extremos que  suelen generarse cuando los alumnos sienten que el proyecto no es suyo, cuando  “sienten” que el proyecto “es un rollo del maestro”. 

He comprobado  en muchas escuelas  que  los alumnos logran los aprendizajes esperados   cuando el maestro hace seguimiento a los productos parciales. De esta manera,  la suma de los productos parciales (preguntas de búsqueda, lista de materiales de consulta,  borradores preliminares, etc.) da por resultado un  producto final  en cada  proyecto. Si me permiten, podría decir que la ecuación de un proyecto didáctico puede expresarse de la siguiente manera: PD[Proyecto Didáctico]= PP+PP+PP+PP+PP=PF[productos parciales dan por resultado un producto final]

En este sentido, he visto que cuando se toma en cuenta al  libro de texto,  se tiende a  emprender   acciones  de creatividad, líneas de acción y de conocimientos en las cuales  los alumnos participan de experiencias del lenguaje y avanzan progresivamente en  su autonomía  como lectores y escritores competentes. Eficiencia y participación no son conceptos opuestos, son condiciones importantes para llevar a los alumnos a los aprendizajes esperados.




PRIMER GRADO

SEGUNDO GRADO

TERCER GRADO