Con los textos formales, rigor ortográfico; con el Messenger, Facebook o Twitter… como quieran.

Maestro/a de Español.

Estimado/a Compañero/a. 

 Con los textos  formales, rigor ortográfico;

con el Messenger, Facebook o Twitter… como quieran.

Los maestros de Español somos maestros de ortografía ante la mirada de la comunidad escolar . “¿Qué te enseñan en la clase de Español?”, algunos preguntan con intención acusadora cuando advierten “horrores ortográficos”. Pareciera que los maestros de Historia, de Ciencias, de Matemáticas, se consideran libres de “toda culpa” por los errores ortográficos en que incurren los alumnos y, en algunos  casos, exentos de obligaciones para atender la ortografía de los textos que los alumnos escriben con motivo de sus asignaturas.

 Creo que se ha logrado un consenso en los maestros de Español: Mientras más lee y escribe un   alumno, más oportunidades tiene de avanzar en sus competencias ortográficas. Los procesos de adquisición de la ortografía son complejos y están en estrecha relación con la lectura frecuente y con las múltiples y variadas ocasiones de aprendizaje.  

¿Debemos ser rigurosos con la ortografía de todos   los  textos que escriben los alumnos?

En mi opinión, depende del tipo de texto. Si consideramos la escritura como un acto comunicativo, no cabe duda que aquellos textos que van a ser publicados o leídos por otros, requieren ser corregidos con rigor. No obstante, es importante considerar que durante la producción de un texto, por lo general, los alumnos no ponen atención a la ortografía para no “perder el hilo” de su expresión; sin embargo, durante la reescritura, deben rectificar los errores, especialmente cuando saben que serán leídos por sus pares o por otros destinatarios

En este sentido,  el rigor  de la ortografía debe exigirse en   los textos formales, como es el caso de   los productos finales de lenguaje que escriben los alumnos como resultado de sus proyectos didácticos, pero esto no tiene porque aplicar en los textos “borrador”que se escriben como preliminares al texto final.

El rigor ortográfico tiende a ser flexible en muchos ámbitos sociales del lenguaje. El ámbito de la comunicación formal exige una lengua escrita acorde con las normas  ortográficas;  en cambio, en el ámbito de la comunicación coloquial, empleamos la lengua hablada de manera informal y permisiva.

Sobre este particular, la periodista española Maite Gutiérrez se “rasga las vestiduras”: Facebook pone al descubierto que el nivel de escritura ha descendido*. Su argumento  es que  las  redes sociales han puesto al descubierto que los millones de usuarios, la mayoría adolescentes y jóvenes, escriben sus mensajes con faltas de ortografía.

“Haber si coincidimos mañana”, “sí, aver”. Esta breve conversación entre jóvenes suele aparecer  en Facebook. La confusión a la hora de escribir la expresión a ver es una constante. Pero abundan muchos otros errores de distinta índole y gravedad. Antes de internet, la correspondencia gozaba de una privacidad mayor. Facebook o Twitter, en cambio, han llevado al universo público las comunicaciones interpersonales, textos que de otra manera nunca hubieran estado a la vista de tal cantidad de personas, o que tan siquiera hubiesen llegado a producirse. Sorprende el  reguero de faltas vertidas en ellos . En opinión de algunos, las faltas que Facebook ha hecho públicas no son más que una muestra del deterioro que se observa en el aula.

“Los estudiantes de ahora tienen menos cuidado para la ortografía que en otras épocas y escriben de manera más descuidada y apresurada”, dicen algunos maestros.

Sin embargo, algunos lingüistas ponen en duda que el nivel de ortografía y expresión escrita empeore. El filólogo Daniel Cassany señala que no existe constancia de que antes se escribiera mejor que ahora. “Hace unas décadas sólo sabía escribir una parte de la sociedad, una élite que se tenía como referencia”, explica. Cassany añade que la educación de masas ha hecho que el alumnado sea más heterogéneo y que en las clases se mezclen distintos niveles.

Algunos  profesores  discrepan con Cassany: “Es cierto que el alumnado es más heterogéneo, pero también que el nivel ha bajado, los que estamos en las aulas  lo sabemos, ha empeorado de una década a esta parte”.

El punto es que deseamos que los alumnos escriban con ortografía y hoy día se considera que es preferible dejar escribir a los alumnos  sin corregir  las  faltas ortográficas en sus escritos preliminares a las versiones finales.

La ortografía  no debe funcionar como  inhibitoria: Si un alumno no escribe porque tiene miedo de cometer un error de ortografía, es preferible  que escriba como le sea posible.

Si vemos la ortografía  como una práctica de lenguaje y nos instalamos en el siglo XXI, entonces debemos considerar que  con las nuevas tecnologías están pasando cosas muy interesantes.

En la  pantalla  de la computadora tenemos una tecnología instalada que me sugiere “escribe y mándalo rápido. No revises”. Me refiero al correo electrónico y a la práctica extendida de escribir mail para contestar de inmediato. El medio suscita la rapidez y la no revisión. Ahí aparece cualquier cantidad de errores de ortografía y ni hablemos del chat porque en el chat se produce además ortografía desviante a propósito. Ahora, en la misma pantalla y con  el mismo teclado, entramos a “word” y ahí tenemos  un corrector ortográfico que lo podemos  activar y nos  alerta. Entonces  en algunos casos ocurre que la computadora me dice “ni te ocupes de la ortografía” y en otros me dice  “ocúpate o yo me ocupo por ti. Yo estoy alerta, tú sigue, pero luego revisa porque yo te estoy diciendo aquí pasa algo”. ¿Qué es lo que pasa? Los jóvenes  lo están haciendo sin problemas.

Asumamos que la comunicación por Internet está instalando una tolerancia ortográfica que era desconocida. Cualquiera ha recibido mensajes en donde alguien muy cuidadoso de sus mensajes comete errores de ortografía que jamás cometería si fuera en papel.

Uno  no empieza diciendo “te fijaste el error de ortografía”. ¿Por qué lo toleramos? Porque sabemos  que en la mensajería electrónica lo importante es el contenido más que la forma.

La ortografía es importante para mantener la intercomunicabilidad entre hablantes hispanos que pronunciamos de maneras muy diferentes las cosas, pero como dice Emilia Ferreiro: “No es un pecado capital cometer un error de ortografía”.

La ortografía  no debe funcionar como  inhibitoria: Si un alumno no escribe porque tiene miedo de cometer un error de ortografía, es preferible  que escriba como le sea posible.

La cultura audiovisual y los todavía bajos índices de lectura son algunas de las causas que señalan los docentes para explicar esta pérdida de buena ortografía. Messenger, Facebook o Twitter, herramientas muy extendidas entre los adolescentes, tampoco ayudan a mejorar la escritura. “Es cierto que hoy en día se lee y se escribe más que nunca gracias a internet, pero ¿de qué manera? ¿Qué calidad tienen esos textos?”, se preguntan muchos maestros.

Y Usted…¿qué opina?

 *http://www.lavanguardia.es/vida

Saludos cordiales de Humberto Cueva.

Posdata.- En la próxima entrega:

Proyecto 14 de Tercer Grado.

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Con los textos formales, rigor ortográfico; con el Messenger, Facebook o Twitter… como quieran.

  1. Deyanira dijo:

    La verdad, no lo sé, se supone que en la clase de Español se habla de contextos formales e informales para comunicarnos y se le enseña al muchacho a identificarlos y a usar el lenguaje en función, de entre otros factores, de ello.

    Ahora que leo su articulo me queda la duda: ¿qué hacer siendo maestros con los alumnos con mala ortografía considerando que también somos usuarios de las redes sociales?, ¿dejarlos ser?, ¿corregir sus errores en línea? Cada decisión trae consecuencias: si los dejamos ser, no se dan cuenta de su error; por otro lado, si los corregimos en cada intervención, también corremos el riesgo de que inhiban su participación en las redes sociales con nosotros.

    Yo lo que hago es hacerles ver la diferencia entre los contextos y les digo que el facebook, twitter, chat, etc. se usan en función del contexto de comunicación. Es decir, si vas a escribirle a alguien de autoridad o con quien no tienes confianza, hay que hacerlo formalmente.En cambio, si hablas con un amigo de algo muy íntimo y es alguien con quien tienes confianza, lo ideal será usar la comunicación informal.

    Su comentario me ha llevado a una controversia, pues hasta hace poco pensaba que lo escrito en los párrafos anteriores era suficiente. ¿Cómo hacer de la ortografía una materia amigable para el alumno? Antes se pensaba que con hacer varias veces la lista de palabras era suficiente. Luego se dijo que con jueguitos ortográficos que, aunque ayudan, no son la solución definitiva al problema. Posteriormente, preguntándoles a las personas con buena competencia ortográfica ellos declararon que ellos se fijaban en los textos que leían y eso los hacía ver semejanzas y diferencias, y de ahí entonces se pensó en dos ideas, la de promover la lectura (siendo la ortografía una ventaja más) y la de hacerlos deducir la regla ortográfica, no tanto decírselas. Y hasta ahorita lo último junto con contextualizar el aprendizaje (donde entra lo de los contextos) es lo más aceptado.

    Siga con estos artículos tan interesantes y que nos ponen a pensar. Todavía sigo buscando respuestas. Saludos.

    Deyanira Gutiérrez

    Me gusta

    • Estimada Deyanira.
      Me comentas que a tus alumnos les haces ver las diferencias “entre los contextos y les digo que el facebook, twitter, chat, etc. se usan en función del contexto de comunicación”. Correcto. Hablamos y escribimos de acuerdo al contexto comunicativo.
      Preguntas:”¿Cómo hacer de la ortografía una materia amigable para el alumno?”
      Creo que la ortografía no es una materia en el sentido de asignatura, sino un recurso de las personas que se apropian de la lengua escrita.
      Saludos cordiales. H.C.

      Me gusta

  2. ANN dijo:

    Así como en el pasado ciertos grupos de la élite eran quienes tenían acceso a la lengua escrita, ahora creo que el tner buena ortografía o no, puede ser un parámetro que pone en evidencia el nivel sociocultural de las personas y todo es un círculo vicioso, como dice Laura Frade: “no leo porque no entiendo, no entiendo porque no leo”… ¿por qué es tan difícil que algunos sectores de la población se interesen por estos temas?, ¿por qué prefieren ver el programa de Laura, las telenovelas o los chismes de facebook y tw, antes que leer un libro o preocuparse por mejorara su ortografía?…

    Por otra parte el autor Daniel Cassany en su libro. “Para ser letrados”, nos da un punto de vista con respecto a la escritura en los medios electrónicos, fundamentadas desde el paradigma sociocultural.Yo era de las personas que se molestaban demasiado al ver estos errores, pero el leer este libro de Cassany, me dió otra perspectiva.

    Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s