Educación mal entendida

Estimado/a   Maestro/a:

Le cometo que  la doctora Josefina Leroux me ha autorizado la reproducción de uno de sus artículos  que me ha llamado mucho la atención como  profesor. Espero   también que  a Usted le resulte interesante. 


EDUCACIÓN MAL ENTENDIDA

Josefina Leroux

3 Nov. 11 “El Norte”*

Si la escuela no cultiva el potencial de sus alumnos, los condena al fracaso o a la depresión. Por eso es preocupante el reportaje sobre el riesgo de sufrir ansiedad y depresión de pequeños diagnosticados con problemas de aprendizaje.

 Continúan ignorándose los factores de la enseñanza que obstaculizan el aprendizaje, y persiste la idea de ser un “problema” del niño o la niña, no la consecuencia de un sistema que termina representando una metodología de la violencia.

“Sabemos que un niño con problemas de aprendizaje, dada su situación, que batalla en la escuela, que se frustra porque intenta e intenta, nos da una señal de que quizás no nada más le está impactando en lo académico, sino en lo social y emocional”, señaló una de las investigadoras de la UDEM que realizó el estudio.( UDEM y la UCLA, en la sección Vida! de EL NORTE)

“Se frustra porque intenta e intenta”. Qué buena forma de ilustrar la desesperación de un chiquillo por cumplir las expectativas de quienes lo rodean. Qué buen ejemplo para ver cómo la etiqueta a un alumno impide ver otros talentos que la escuela desprecia.

Algunos padres se sienten impotentes ante los problemas escolares de sus hijos y la postura de la escuela para zafarse cuando, en la mayoría de los casos, los niños diagnosticados son capaces y creativos fuera del aula. Y cuando crecen y acuden a terapia, comparten la violencia escolarizada que tuvieron que vencer en la infancia para reconocerse y revalorarse.

El educador inglés Ken Robinson toca el punto en su libro “El Elemento” al señalar la importancia de encontrar el talento de cada uno y buscar el lugar más adecuado para desarrollarlo. En su defecto es muy difícil autorrealizarse, destacar y convertirse en alguien especial.

Robinson da testimonios como el de Matt Groening, creador de Los Simpsons, quien tuvo problemas en su escuela, de la cual fue expulsado porque en lugar de prestarle atención a la maestra se dedicaba a dibujar.

Otra historia reveladora incluida en el libro es la de la bailarina y coreógrafa Gillian Lynne, quien de niña fue diagnosticada con supuesto déficit de atención e hiperactividad que le generaba problemas de aprendizaje.

En aras de ser tratada, un médico observó que no dejaba de mover sus pies al ritmo de la música, y al final le dijo a su madre que su hija no tenía problemas de aprendizaje, sino que su hija era una bailarina.

A Lynne se le conoce por sus coreografías, como “El Fantasma de la Ópera”. ¿Qué hubiera sido de su vida si su médico no tiene la visión y le medica, reaccionando ante un supuesto problema de aprendizaje?

Robinson las llama “historias de epifanía”, ya que envuelven una revelación. No deberían serlo, pues si antes se intuyeron, ahora se conocen a través de la ciencia las múltiples inteligencias, diversidad de talentos, distintas formas de aprender.

Se sabe que hay personas visuales, auditivas o kinestésicas, estas últimas que aprenden a través de sensaciones corporales y movimiento, pero son realidades poco contempladas en el sistema educativo mexicano, desentendido de la innovación.

¿Por qué no se revoluciona la forma de promover el aprendizaje?

¿Qué pueden medir los diagnósticos de déficit de atención, problemas de aprendizaje o hiperactividad? En incontables casos, el desinterés por temas aburridos y metodologías de enseñanza que exigen obediencia y la pasividad del alumnado, pero violentan el autoconcepto y autoestima de quienes pretenden educar.

¿No habrá muchos genios en las escuelas como Groening o Lynne, frustrados y depresivos porque nadie descubre sus talentos y nadie los valora? Yo conozco varios.

 josefina.leroux@gmail.com

*http://www.elnorte.com/editoriales/nacional/657/1312266/default.shtm

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Educación mal entendida

  1. José Angel Perez rodriguez dijo:

    Excelente el articulo de Josefina L.
    Gracias por compartirlo. Interesante como todas las ideas que comparte el compañero Humberto
    Enhorabuena

    Me gusta

  2. Armando Ledesma Salgado dijo:

    Maestro Humberto, como siempre me sorprende con temas tan interesantes como éste, ya que de manera cotidiana vivimos este problema en las escuelas y desafortunadamente no todos los profesores logramos comprenderlos, atendiéndolos de manera adecuada y a tiempo, lo que hace que se pierdan grandes talentos, por mi parte trataré de socializarlo con mis compañeros para tener más cuidado y atención con estos niños.
    Gracias y felicidades por su ardua labor.

    Me gusta

  3. Blanca Monica dijo:

    gracias maestro por este articulo y sobre todo por compartirlos con nosotros, estaremos al pendiente de esos niños y los tomaremos en cuenta. mil gracias

    Me gusta

  4. Profr. Humberto, muchas gracias por compartirnos la reproducción del artículo de la Dra. Josefina Leroux, llegan a nuestra escuela alumnos con grandes talentos que no sabemos canalizar y por lo tanto pierden el interes, bajo autoestima y conductas inadecuadas. En primer voy a imprimir el artículo y reproducirlo en tre mis compañeros. Reciba un saludo.

    Me gusta

  5. Eric Barquera Huerta dijo:

    exelente articulo humberto, es como siempre un placer leer este tipo de informacion. me pregunto que pasaria si en una escuela x le dieramos el total apoyo a ese alumno dejando fuera los programas… se imagina uuuufff. tal vez un dia me arme de valor y lo haga. saludos desde Hidalgo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s