ESCRIBIR EN LA SECUNDARIA

ESCRIBIR EN LA SECUNDARIA

 LOS PRODUCTOS DE LENGUAJE 

 DE LOS PROYECTOS DIDÁCTICOS DE ESPAÑOL

La clase  de Español no puede existir sin la  escritura de textos. Tenemos 14 proyectos didácticos por grado y, por consecuencia, 14  productos finales que  tienen que ver con la escritura . No hay proyecto didáctico que no conlleve la producción de textos escritos.

La palabra  escritura es una constante del Programa de Español 2011 y forma parte  de la agenda  de  todos los maestros de la asignatura, pero eso no significa que todos veamos de la misma manera su puesta en práctica. He  observado  muchos casos sorprendentes de  grupos  convertidos en  comunidades de escritores  gracias a la guía de sus maestros, pero,  en otros  casos,   la  escritura tiene  extrañas  aplicaciones didácticas.

 ¿Qué significa  la palabra escritura? La escritura es una palabra que tiene  varias  acepciones,  según el Diccionario de la Real  Academia Española,  la palabra puede significar :

 1Acción y efecto de escribir.                                                                                                                                                                                                              

2.  Sistema de signos utilizado para escribir.                                                 

3.  Arte de escribir.

4.  Carta, documento o cualquier papel escrito.

5.  Documento público del cual da fe el notario.

 6. Obra escrita.

¿Qué connotaciones tiene la palabra escritura en algunas escuelas? Algunos maestros ponen en práctica  extrañas  actividades que suponen la  “escritura” de textos. Por ejemplo :

  • Dictado de temas                                                                                                                                    
  • Copia de páginas del libro de texto
  • Cuestionarios estandarizados
  • En ocasiones, copiar “x” número de  veces una frase como castigo por mala conducta

A los  maestros que aplican estas prácticas les recomiendo que revisen su concepto de escritura consultando el Programa de Español 2011. El Programa especifica propósitos  a fin de que los   alumnos :

  •  “Interpreten y produzcan textos para responder a las demandas de la vida social, empleando diversas modalidades de lectura y escritura en función de sus propósitos.
  • Amplíen su conocimiento de las características del lenguaje oral y escrito en sus aspectos sintácticos, semánticos y gráficos, y lo utilicen para comprender y producir textos.”

Como es sabido, el Programa establece cuatro competencias comunes para los proyectos didácticos. La segunda, especialmente relacionada con la escritura:  

Identificar las propiedades del lenguaje en diversas situaciones comunicativas.

Comprende el conocimiento de las características y el significado de los textos, atendiendo a su tipo, contexto en el que se emplean y destinatario. Se refiere también al empleo de las diferentes modalidades de lectura, en función del propósito del texto, las características de éste y las particularidades del lector para lograr una construcción de significado, así como a la producción de textos escritos que consideren el contexto, el destinatario y los propósitos que busca empleando estrategias de producción diversas”. (p.22)

 Podemos advertir que, desde la perspectiva del Programa,  la lectura y la escritura son como dos caras de la misma moneda: el lenguaje oral y escrito, las modalidades de lectura y la  producción de textos escritos.

Pasemos revista a los productos finales de los proyectos didácticos que se localizan en   la tercera columna de los siguientes recuadros.

 Podemos advertir que los productos finales esperados de los catorce proyectos didácticos de cada grado,  se refieren a  textos escritos.

Lo anterior nos lleva a enfocar nuestras prácticas en cuanto a escritura se refiere, es decir, a la producción de textos por parte de los alumnos.

Hace años, los maestros  poníamos   mucho énfasis en el trazo, en  la letra legible. Teníamos  obsesión por el trazo. Pero hoy día, la investigación va por otros derroteros y demuestra que, si bien es importante que la letra sea legible, lo es más la fluidez con la que el alumno consigue realizar los trazos. Esto tiene consecuencias interesantes, porque si un alumno tiene que dedicar todo su tiempo al trazo y toda la escuela insiste en esto, al final las ideas que se tienen para poder expresarse a través de la escritura se van de la memoria, ya que todo el esfuerzo cognitivo y la capacidad mental están concentrados en la forma.

Si pensamos  en  el ambiente tecnológico que  los alumnos vivirán como individuos alfabetizados dentro de cinco   o  diez años, debemos preguntarnos qué será más importante para ellos: el dominio del teclado de la computadora o  el trazo manuscrito en el papel.

Si  evaluamos solamente la parte caligráfica de la escritura, esa será  la única información que vamos a obtener ( “¡Hay que mejorar esa letra!”). Lo mismo ocurre con la ortografía: si sólo evaluamos ortografía, esa será la única información que obtendremos (“¡ Los alumnos cometen errores de ortografía!”).

Desde otra perspectiva:¿Qué relación tiene la escritura y la lectura? Nos formamos en la idea de que hay que leer mucho para escribir bien. Siempre ha existido la creencia de que cuanto más  se lee, mejor se escribe. Hoy día  esta creencia está siendo sometida a duda. En muchos casos, es  la práctica de la escritura la que ayuda a mejorar la lectura, por raro que pueda parecer. Un alumno puede tener mucho hábito de lectura y al mismo tiempo escribir sin coherencia, además de  cometer muchos errores de ortografía. En cambio, la tesis que cada día gana más aceptación, es que  la práctica de la escritura ayuda al alumno a desarrollar  su capacidad lectora. Lo anterior no está reñido con el fomento a la lectura, lo que pretende es distinguir las caras de la misma moneda.

Está claro que el Programa de Español exige  prácticas de lectura y  escritura en todos sus proyectos didácticos.

Debemos atender la lectura, pero no debemos descuidar la práctica de la producción de textos. Aprender a leer es decisivo,  aprender a escribir también lo es .

Al igual que la lectura, (cito al Programa)  escribir supone un esfuerzo intelectual y un proceso amplio, por lo que los avances en la producción de textos escritos estarán significativamente relacionados con las actividades didácticas que los docentes propongan a sus alumnos. Era habitual que en el aula se hicieran pocas actividades de escritura con propósitos comunicativos, pues preferían el dictado y la copia para luego centrarse en los aspectos ortográficos… se evaluaba sólo atendiendo aspectos periféricos (linealidad, caligrafía, limpieza) y ortográficos de la escritura. La presentación y la ortografía son importantes, sin embargo; conviene resaltar otros aspectos centrales del texto:

  • El proceso mismo de la escritura de un texto; es decir, la planeación, realización y evaluación de lo escrito.
  • La coherencia y cohesión en la manera de abordar el tema central del texto.
  • La organización del texto recurriendo a la puntuación y la selección de las diferen- 
tes oraciones, frases, palabras y elaboración de párrafos.
  • Secciones ordenadas del texto, paginación, ilustración, uso de recuadros y otros 
recursos”.


El Programa de Español pretende que los alumnos sean productores competentes de textos; que empleen la lengua escrita para satisfacer sus necesidades, transmitan por escrito sus ideas y logren los efectos deseados en el lector.


 Escribir es reescribir. Antes de elaborar un escrito, quien lo escribe suele  reflexionar acerca de lo que quiere comunicar y cómo hacerlo; después escribe una primera versión, que al releer podrá corregir hasta que logre el texto deseado. La producción de un texto constituye un aprendizaje complejo que debe respetarse, porque implica  afrontar problemas, evaluar y corregir. Se espera que los alumnos aprendan a producir textos, lo cual supone la revisión y elaboración de diversas versiones mientras no se considere que la producción satisface los fines para los que se realizó.

Las siguientes actividades conforman el proceso de escritura:

  • Planear los textos antes de comenzar a escribirlos. Establecer para qué se escribe, a quién se dirige, qué se quiere decir y qué forma tendrá (organización). (La lectura y el análisis de textos semejantes al que se tiene en mente constituye una fuente importante de información para planear un texto y tomar decisiones)
  • Escribir una primera versión, atendiendo, en la medida de lo posible, la planeación.
  • Releer el texto producido para verificar que cumpla con los propósitos establecidos y tenga suficiente claridad. En esta actividad los alumnos se pueden apoyar en algún compañero 
que evalúe su borrador.
  • Corregir el texto atendiendo los diferentes niveles textuales: el nivel del significado (¿cumple con lo que quiere decirse?, ¿es claro?, ¿la secuencia de ideas es adecuada?, ¿es coherente?), y el de las oraciones y las palabras empleadas (¿las oraciones están completas?, ¿la relación entre las oraciones y párrafos es lógica?)
  • Compartir el texto con el o los destinatarios y comprobar si tuvo el efecto deseado.

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Bienvenida, Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ESCRIBIR EN LA SECUNDARIA

  1. María Antonia Torres dijo:

    Maestro Cueva:
    Sin duda alguna que la tecnología ha impuesto modos versátiles de percibir la escritura y que los alumnos podrían en un momento definido, usar los mismos textos producidos, independientemente si se escribieron en la computadora o en forma manuscrita, pero…refiriendo al hecho de que si el trazo de las letras es o no importante; considero que sí, puesto que se dedica casi un año escolar (primer grado de primaria) al aprendizaje del mismo y si se requiere hasta dos años. También es imprescindible que el alumno realice los productos parciales, incluso el producto final por medio de borradores y si no son legibles, cómo podría motivar a la corrección, sobre todo grupal. Estoy de acuerdo que no hay que fijar ni exclusivamente evaluar el trazo,pero no está de más sugerir por lo menos legibilidad en los mismos.
    María Antonia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s