Flores de todos colores=TALENTOS DE LA COMUNICACIÓN

Porque no queremos que  los niños

se vean obligados a 

 dibujar solamente

flores rojas 

con tallo verde,

 el poema “El niño” de  Helen E. Buckley,

nos inspiró a elaborar  la serie

TALENTOS DE LA COMUNICACIÓN.

Libro y Cuaderno de Español.

El texto “El niño” de de Helen E. Buckley nos llevó a pensar que el arte de la enseñanza  es acompañar, colaborar y ayudar a los alumnos de Primaria  a descubrir sus talentos .

Para cumplir con su delicada misión, el maestro de Primaria necesita  contar con un  material de apoyo  debidamente sustentado en los  Programas de Español para la Educación Primaria.

TALENTOS DE LA COMUNICACIÓN. Libro y Cuaderno de Español es un material cuidadosamente fundamentado  en la Reforma Integral de la Educación Básica (RIEB), pero  antes que nada,  es un material   inspirado en el poema   “El niño” de de Helen E. Buckley.

Un niño

 de

Helen E. Buckley*

Una vez un niño fue a la escuela.

Era un niño muy pequeño

Y  la escuela era muy grande

Pero cuando el niño descubrió

Que su clase estaba justo delante de la entrada

Se puso contento

Y  la escuela dejó de parecerle tan grande.

Una mañana

La maestra dijo:

“-Hoy vamos a  hacer un dibujo.”

“-¡Bien!,-”  pensó el niño.

Le encantaba dibujar.

Sabía hacer todo tipo de dibujos:

Leones y tigres,

Trenes y barcos…

Y sacó su caja de lápices de colores

Y  comenzó a dibujar

Pero la maestra exclamó:  “-¡Esperen!

Aún no es hora de empezar”.

Y la maestra esperó hasta que todos estuvieron preparados

-“Ahora”-, dijo la maestra

“Vamos a dibujar flores”.

“¡Bien!”-, pensó el niño

Le encantaba dibujar flores

Y empezó a dibujar una flor preciosa

Con sus  lápices de colores rosa, naranja y azul.

Pero la maestra dijo “-¡Esperen!”

“-Yo les  enseñaré cómo se hace”.

Y dibujó una flor roja, con el tallo verde.

 

-“Así”,- dijo la maestra.

“-Ahora ya pueden empezar”.

El niño miró la flor de la maestra

Y luego miró la suya.

A él le gustaba más  su flor que la de la maestra.

Pero no dijo nada.

Le dio la vuelta al papel

E hizo una flor como la de la maestra.

Era roja, con el tallo verde. 

Otro día

La maestra dijo:

-“Hoy vamos a trabajar con plastilina”.

“-¡Bien !”-, pensó el niño

Le gustaba la plastilina.

Sabía hacer todo tipo de cosas con plastilina:

Serpientes y muñecos de nieve

Elefantes y ratones

Coches y camiones.

Así que empezó a estirar y amasar

Las barras  de plastilina.

Pero la maestra dijo: “-¡Esperen!,

-“¡No es hora de comenzar!”

Y esperó hasta que todos estuvieron preparados.

“-Ahora”-, dijo la maestra

“-Vamos a hacer un plato”.

-“¡Bien !,-”pensó el niño

“Me gustan las platos”.

Así que empezó a modelar unos cuantos

De todos los tamaños y formas.

Pero la maestra dijo:  -“¡Esperen!”

“-Les enseñaré cómo es:”

Y les enseñó a todos a hacer un plato hondo.

“-Así”-, dijo la maestra.

“Ahora ya pueden  empezar”

El niño  miró el plato de la maestra

Y después miró los suyos.

Le gustaban más sus platos,

Pero no dijo nada.

Volvió a amontonar su plastilina para hacer una bola.

E hizo un plato hondo. 

Con el paso del tiempo

El niño  aprendió a esperar,

Y a observar,

Y a hacer las cosas justo igual que la maestra.

Y  dejó de hacer las cosas a su manera. 

Luego, sucedió que la familia del niño

Se mudó a otra ciudad

Y el niño tuvo que ir a otra escuela,

Y su clase no estaba en frente de la entrada

Y tenía que subir unas escaleras altas

Y cruzar un largo pasillo

Hasta llegar a su clase.

Allí estaba él el primer día,

Y la maestra dijo:

“-Hoy vamos a hacer un dibujo”

“-¡Bien!”-, pensó el niño

Y esperó a que la maestra le dijera cómo .

Pero la maestra no decía nada.

Sólo caminaba por el aula

hasta que llegó  donde estaba el niño.

“-¿Es que no quieres dibujar?”,-le dijo la maestra

“-Sí”,- dijo el niño.

“-Pero, ¿qué vamos a dibujar?”

“-Yo no lo sé, haz lo que   a ti te guste”,

-dijo la maestra.

 “-¿Y cómo lo hago?”,-preguntó el niño

“-Pues como tú quieras”,- contestó la maestra.

“-¿Con cualquier color?,-”preguntó el niño.

“-Cualquier color”,- contestó la maestra.

“-Si todo el mundo hiciera el mismo dibujo,

Y usaran los mismos colores,

¿Cómo sabríamos quién hizo qué

Y cuál sería de quién ?”

“-Pues no lo sé,”- dijo el niño .

Entonces el niño comenzó a dibujar.

Comenzó a dibujar una flor roja,

con el tallo verde.

http://home.bresnan.net/~cabreras/theboy.htm

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Flores de todos colores=TALENTOS DE LA COMUNICACIÓN

  1. Tere Ruiz dijo:

    Hermoso. Maestro no es el que enseña sino el que acompaña y descubre las maravillas que hay en el otro mostrándole el camino a seguir para lograr lo propuesto y por qué no, se vale crecer con los alumnos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s