¿Por qué nunca alcanza el tiempo? La hora-clase de Español

 

¿Por qué nunca alcanza el tiempo?

La hora-clase de Español

“¡ No hay tiempo para  trabajar todos los proyectos de Español!

¡El bimestre fue muy corto!”

¿Alguna vez Usted ha escuchado o expresado frases como las anteriores?

¿Se trata simplemente de respetar los horarios de clase? ¿Qué cada quién haga lo que tiene qué hacer en el tiempo programado para ello? ¿Qué los prefectos cumplan con sus funciones?

Usted me dirá  qué le parecen las siguientes reflexiones.

1. ¿Cómo se utiliza  el tiempo destinado a la clase?

Imaginemos que Usted es invisible y entra a un salón de clases. Toma asiento al final y  centra su atención en lo que ocurre.  Usted quiere saber:

  • ¿Cuánto tiempo real de la hora-clase es  dedicado  a situaciones  de  enseñanza?;
  • ¿Cuáles son los factores asociados a la forma en que se organiza el  tiempo    con  intencionalidad pedagógica?

El tiempo es un recurso inasible que no puede ser almacenado para usarse después y los esfuerzos por detenerlo resultan inútiles pues es inevitable que el tiempo transcurra; el tiempo acontece para todos -sin excepción- y puede ser medido con días, horas, minutos, segundos.

La planificación y gestión de la educación se hace desde la perspectiva física del tiempo. La realidad de los resultados de la misma “ … no podrían ser entendidos si no vemos al tiempo de la educación como vivencia.” (Sacristán, 2008, p.11)

El tiempo de la clase no  es  el transcurrir del tiempo sino lo que transcurre durante ese tiempo. El tiempo de clase posee una  dimensión lógica y vivencial, en donde ocurren  experiencias de aprendizaje que conforman los quehaceres cotidianos.

Una vez aclarado lo anterior, podemos  reconocer  que para entender  el tiempo en la vida escolar no podemos alejarnos de su doble dimensión: “el tiempo  físico y el tiempo vivencial”. El tiempo físico es el tiempo del reloj; el tiempo vivencial es el tiempo de las situaciones de aprendizaje.

Pero nos quedamos en que Usted permanece como observador invisible dentro del salón de clases. Deberá esperar a que suene el timbre para poder salirse. Usted puede ver que en la clase de Español el maestro  plantea situaciones al grupo.  Una  situación es un proceso en el que el docente  plantea a sus alumnos un problema que asemeje situaciones de la vida real, dicho problema lo lleva a explorar  conocimientos previos, y generar, además, la construcción de productos de lenguaje. Una  situación así tiene intención didáctica porque  comprende el proceso en el cual el maestro  proporciona pistas y procedimientos para que los alumnos construyan  conocimientos.

2. ¿Cuáles son los factores asociados a la forma en que los profesores organizamos y distribuimos el tiempo de las actividades de los proyectos didácticos? 

Usted puede observar que :

  •  El maestro construye interacciones con  sus alumnos. 
  • El tiempo escolar no se encuentra en su dimensión cronológica sino en su potencial como medio para generar oportunidades o situaciones  de aprendizaje.

Pero también descubre otros tiempos:  tiempos  disciplinarios,  tiempos  de  instrucción,  tiempos  de  socialización,  tiempos  de  evaluación,  tiempos  administrativos  e incluso, tiempos sin ocupación específica; pero ante estos tiempos, Usted desea  identificar  aquéllos que se asocian con  los aprendizajes esperados. El problema consiste en que durante  el tiempo de la clase  confluyen muchos otros tiempos de dudosa justificación.

¿Qué razones   limitan  y  restringen  los  tiempos  de la clase en la escuela?

  • el ausentismo docente,
  •  la suspensión de clases por festividades o concursos,
  • los retardos,
  •  la falta  de  material  didáctico  que  impiden  el  desarrollo  de actividades didácticas.

Todo lo anterior es cierto, pero Usted insiste en la pregunta:  ¿Cuánto tiempo real  es dedicado a actividades  relacionadas con los contenidos de los  Programas? 

Veamos esta reflexión:

“…  al paso del tiempo, tal vez porque el sistema (educativo) ha adquirido dimensiones gigantescas  y  se  ha  hecho  cada  vez  más  complejo,  otras  tareas  han  desplazado  a  la enseñanza y el trabajo sistemático para conseguir los propósitos educativos básicos y, lo más grave,  en  muchos  casos  la  han  convertido  en  una  labor  secundaria.  El  indicador  más importante para sustentar esta afirmación es el tiempo que el profesor de grupo invierte en actividades  distintas  del  trabajo  sistemático  frente  a  grupo:  el  reporte  de  información administrativa,  la  participación  en  múltiples  programas  o  actividades  “especiales”  promovidas en los niveles federal, estatal, regional, de y zona, e incluso por instancias externas al sistema educativo- y la elaboración de los informes correspondientes, así como la atención  de  múltiples  actividades  ligadas  a  tradiciones  escolares  con  débil  significado educativo  (preparación y realización de ceremonias  cívicas,  festividades  de todo tipo  y concursos escolares con diversos temas). Es importante  tomar medidas para garantizar que ninguna actividad reste tiempo a la enseñanza, y que durante el tiempo que los alumnos permanecen en la escuela participen en actividades educativas interesantes, relacionadas con los propósitos educativos básicos.” (Hargreaves  y  Fullan (1999 , p.3)

Estará de acuerdo en que el  tiempo escolar real consiste en oportunidades de aprendizaje, no solamente a la  duración minutos reloj de la clase, o  al número de clases en el bimestre.

Quizás estamos descubriendo “el hilo negro”: La  administración del  tiempo  en  la  escuela  proviene  de  su  uso  y  aprovechamiento para lograr aprendizajes. En otras palabras, la relevancia del tiempo escolar no se encuentra en su dimensión cronológica medible por el reloj, sino en su potencial como medio para generar oportunidades de aprendizaje.

CONCLUSIONES

1.La organización del tiempo de la clase puede ser un medio  muy eficaz  para mejorar  el logro educativo,  siempre y cuando sea destinado de manera efectiva hacia las oportunidades de aprendizaje de los alumnos.

2.El profesor tiene responsabilidad sobre las oportunidades que tienen los alumnos de aprender, pues es el profesor quien administra y organiza los tiempos y actividades que se realizan dentro del aula, para lo cual puede :

  • Estimar  cuántas sesiones-clase implicará el trabajo con  las actividades y temas de reflexión tomando en cuenta los días disponibles que establece el Calendario Escolar.
  •  Explorar con los alumnos las actividades  en las páginas del libro de texto y estimar con ellos  cuántas sesiones se requieren, para lo cual los alumnos pueden tomar acuerdos que se traducen en compromisos.
  • Propiciar un consenso con el grupo para acordar una agenda del proyecto y en consecuencia organizar al grupo en equipos formales.

3. Hay preguntas cuyo sólo planteamiento sistemático  es una manera de optimizar el uso del tiempo de la hora-clase:

  • ¿Cuál es el tiempo real disponible  del contexto de la escuela?
  • ¿Qué  uso hacemos del tiempo?
  • ¿Qué factores están  asociados a su efectividad?

Enseguida una propuesta de escala para evaluar el tiempo de la clase de Español, con la intención de que funcione como punto de partida para que Usted diseñe un formato más adecuado.

 

EVALUAR EL  TIEMPO DE  LA CLASE DE ESPAÑOL

Diez situaciones didácticas que implican uso del tiempo

Indicadores

Puntaje

¿Los alumnos resuelven problemas en equipo?  
¿ El maestro circula por los equipos para asesorarlos?  
¿ El maestro observa y comenta su trabajo?  
¿ El maestro plantea preguntas ?  
¿ Los alumnos responden  individualmente ?  
¿ El grupo escucha cada respuesta?

 

¿Leen  textos en silencio y en voz alta?

 

¿Los alumnos comentan los textos que se leen ?

 

¿La dinámica del grupo está basada en el trabajo colaborativo?

 

¿Los alumnos coevalúan sus productos escritos?

 

Resultado

 

Referencias bibliográficas

Cohen,  Louis  y  Lawrence  Manion  (1990),  Métodos  de  Investigación  Educativa,  Ed.  La Muralla, España.

Dean, Joan (1993),  La organización del aprendizaje en la educación primaria, Ed. Paidos,

Hargreaves, Andy  y Michael Fullan (1999), La escuela que queremos. Los objetivos por los que  vale  la  pena luchar,  Biblioteca  para  la  actualización  del  maestro, Secretaría  de Educación Pública, México.

Sacristán, Gimeno J. (2008), El valor del tiempo en educación, Ed. Morata, España.

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Por qué nunca alcanza el tiempo? La hora-clase de Español

  1. Mtra. Betty. dijo:

    Hola!!!! Maestro Humberto déjeme confesarle que yo me encuentro en esta situación, ya sea por tareas administrativas o por eventos culturales y deportivos, es que me he visto en la necesidad de recortar tiempos, claro, no sin antes negociarlo con los alumnos y sin perder de vista los aprendizajes esperados. Existen algunas situaciones que pueden agilizarse para optimizar el tiempo, desde que se planea el proyecto con los estudiantes se fijan tiempos, productos, espacios para trabajar propuestos por los propios alumnos que asumen el compromiso de cumplir; es en este momento donde aprovecho para planterles la necesidad de reducir tiempos en algunas actividades (no eliminarlas), tambièn acordamos qué tareas escolares se pueden realizar en casa para avanzar un poco más rápido.
    ¡Gracias!

    Me gusta

    • Estimada Betty:
      Me parece muy interesante tu diálogo con los alumnos a fin de optimizar el tiempo. Las actividades, como bien dices, no se deben suprimir, pues forman parte de una secuencia didáctica que culmina en la construcción de productos de lenguaje.
      Gracias por compartir tu experiencia. Saludos cordiales. H.C.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s