Diez maneras eficaces de arruinar los proyectos didácticos de Español garantizando bajos resultados.

Diez maneras eficaces de arruinar los proyectos didácticos de Español  garantizando bajos resultados.

ANTES DE INICIAR EL PROYECTO:

1: No contribuya a que los alumnos  entiendan  la Meta  del Proyecto.

Limite tu intervención  a exigir  a  sus alumnos que   copien   los aprendizajes esperados cinco o más veces en sus libretas. Entre más copien, más se les quedará. No permita preguntas ni proporcione explicaciones. Nadie recordará sus respuestas, salvo las malas; por otra parte, entre más  difuso y confuso empiece un proyecto, mayores posibilidades  tendrá de que sus alumnos dependan de  sus indicaciones en cada  clase; así, Usted se volverá imprescindible.

2: No interrogue a sus alumnos respecto a sus predicciones sobre el proyecto. Hacer predicciones equivale a perder tiempo, además, Usted trabaja con un grupo numeroso  y la disciplina es primero.3: No plantee  preguntas para explorar sus conocimientos previos.

Dialogar con los alumnos en la clase puede ser causa de muchos  problemas.  Usted sabe que vienen muy mal de la escuela primaria; muchos no saben leer bien, no saben prácticamente nada

AL COMENZAR EL PROYECTO:

4: No induzca   lecturas exploratorias del proyecto en el libro de texto.

No planee actividades ni calendarice; de preferencia, déjese llevar por la inspiración del día. No pierda tiempo, Usted sólo cubra el Programa, si ellos no aprenden, no es problema suyo. Subestime el libro de texto (que el libro se guarde en casa, preferentemente). La presencia del libro de texto es tendenciosa:  proporciona a los alumnos estrategias  para  leer y escribir; además, con el libro, los proyectos se vuelven  trayectos predecibles, es preferible optar por  la “libertad  de cátedra”.

5: No pierda tiempo intentando calendarizar las sesiones del proyecto con los alumnos.

Corre el riesgo de que sus alumnos sean cada vez más autónomos y protagonistas de su propio aprendizaje,  creando un clima de participación y colaboración, gestionando los conflictos por su cuenta. Por otra parte, tenga la seguridad que el tiempo nunca será suficiente y , además, Usted sabe que si deja que las cosas marchen a su ritmo, irán mal, si interviene, irán peor.

6:  No pretenda organizar al grupo en equipos formales de trabajo.

Descalifique todo intento de los alumnos para ponerse de acuerdo en  una agenda de trabajo  ( trivialidades como quién va a hacer qué, cómo, cuándo y con quién), son   intentos que  debilitan su protagonismo como docente. Los alumnos no tienen capacidad para trabajar en equipos. 

7 : No vincule  Temas de Reflexión  con las  actividades del proyecto.

Omita los temas de reflexión. Si alguien pregunta al respecto,  diga que tales temas  son opcionales. Aplicar los  Temas de Reflexión a textos empeora lo poco que pueden entender. Lo más práctico es un cuestionario con preguntas y respuestas . Centralice las explicaciones y el uso de la palabra; desconfíe de  preguntas, comentarios y discusiones  con los alumnos; podrían  tergiversar lo que a  Usted tanto le cuesta  trasmitir.

8 : No aplique estrategias de coevaluación.

¿Coevaluación? ¡No saben revisarse ni a sí mismos! Los alumnos no son confiables, además,   siempre están dispuestos para dar por terminados trabajos a medias. Tampoco supervise la elaboración de productos escritos ni permita retroalimentación al respecto,  de cualquier modo  los alumnos  seguirán  escribiendo como siempre lo han hecho.

 AL CONCLUIR EL PROYECTO:

9: No tome en cuenta indicadores para evaluar los productos parciales y el producto final.

Aplique todas las pruebas que lleguen a sus manos. Use las pruebas para fortalecer su control, como medio para mantener al grupo desconcertado.  Tome reactivos de aquí y de allá y aplique todas las pruebas que le sean posible, preferentemente aquéllas  orientadas a la información literal de textos. Prefiera preguntas que midan la capacidad de memorización. Privilegie ejercicios de reforzamiento, dicte resúmenes y cuestionarios con preguntas y respuestas precisas, aplique pruebas bimestrales para medir la capacidad memorística de definiciones, exija planas de copia, listas de palabras de diferente dificultad ortográfica. Evite aplicar reactivos de las pruebas ENLACE  porque dichos reactivos son muy complicados. Centralice las explicaciones y el uso de la palabra. Para calificar el bimestre , tome en cuenta libretas bien encuadernadas, forradas, sin tachaduras ni enmendaduras. Proteja su facultad exclusiva para evaluar, revisar y calificar, no tolere participaciones  de autoevaluación  ni de coevaluación, pues  su autoridad podría ponerse en tela de duda.

 10. No socialice los productos finales de los proyectos.

Nunca pregunte a un alumno si colaboró con su equipo para elaborar  el producto final. La respuesta siempre será la misma. Preferentemente no reconozca el producto final.

Por encima de todo, no lo olvide esta idea: Los fracasos son de ellos, no de Usted.

CONCLUSIÓN:

No olvide lo relevante: Su clase debe basarse en la enseñanza de nociones gramaticales, ortográficas y literarias. Imponga su autoridad, que sus alumnos se acostumbren a trabajar  con base a  dictados, en listas de palabras de dificultad ortográfica, en   la copia de textos  y    exámenes centrados en la memorización de conceptos.

¡ Siga estas recomendaciones   y presencie el derrumbe de la clase de Español!

Cuando el proyecto  haya empeorado tanto que ya no es posible que salga peor,  repita este ciclo en el siguiente proyecto.

 url-4

 

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Diez maneras eficaces de arruinar los proyectos didácticos de Español garantizando bajos resultados.

  1. Victor H dijo:

    En el texto final dice: que sus alumnos se acostunbren a trabajar en base a dictados. comentario: ACOSTUMBREN y CON BASE A…
    SALUDOS!

    Me gusta

    • Estimado Víctor H. :
      Mil gracias por hacerme ver este “horror” de dedo.¡Cuanto te agradecería que me sigas señalando mis “horrores” para corregirlos de inmediato!
      Saludos con afecto. H.C.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s