Sin preguntas no hay clase de Español

socialmedia

Sin preguntas no hay clase de Español.

El libro de texto como  proveedor de preguntas abiertas.

La clase de Español se mantiene viva con las preguntas del maestro. Preguntas para las sesiones–clase y preguntas para las pruebas parciales.

Como es sabido, hay  preguntas cerradas, por ejemplo, las de “falso/verdadero” o las   de opción múltiple;  preguntas que llevan a un “SI” o a un “NO”. También  hay  preguntas abiertas, que  exigen al estudiante expresar y justificar su respuesta. Las preguntas abiertas  evalúan preferentemente capacidades de orden superior.

Usted necesita de un repertorio amplio de preguntas. Sin preguntas, Usted  estaría desarmado como docente.

El libro de texto es un buen proveedor de preguntas  para atender los aprendizajes esperados que señala el Programa de Español. Si Usted se apoya y guía por el libro de texto, está cumpliendo fielmente con el Programa de Español vigente : El Programa de la asignatura y el libro de texto no son cosas distintas.

Las preguntas se elaboran a partir de la lectura de textos, con los textos y acerca de ellos.

¿Qué se puede hacer antes, durante y después de la lectura de un texto?

ESTRATEGIAS ANTES DE LA LECTURA:

  • ¿Qué puedo predecir a juzgar por el título de este texto?
  • ¿Qué puedo comprender al explorar su contenido?
  • ¿Qué me interesa conocer de este texto?
  • ¿Qué preguntas  puedo contestar con mi lectura?

ESTRATEGIAS DURANTE  LA LECTURA:

  • ¿Cómo responderé  las preguntas que me propongo responder?
  • ¿De qué procedimientos me puedo valer para identificar los personajes  o las ideas cruciales?
  • ¿Qué puedo hacer al enfrentarme a palabras desconocidas?
  • ¿Qué pasajes o párrafos se relacionan con mis experiencias?
  • ¿Con qué otros textos se relaciona lo que estoy leyendo?
  • ¿Cómo y dónde voy a registrar mis observaciones?

ESTRATEGIAS DESPUÉS DE  LA LECTURA:

  • ¿Con quién o quiénes comentaré mis experiencias de lectura?
  • ¿Cómo podría resumir el texto ?
  • ¿Qué texto podría escribir para plasmar mis experiencias de lectura de este texto?

Las estrategias mencionadas pueden aplicarse a textos literarios,  expositivos, o de otro tipo.

Obviamente que la pregunta: ¿Cómo podría resumir el texto?, tendrá que ajustarse al tipo de texto en cuestión. Resumir un texto expositivo o argumentativo implica abordar ideas y/o conceptos; en cambio, resumir un texto narrativo (cuento…novela…) implica otro tipo de componentes a sintetizar:  la historia narrativa  o secuencia de acciones.

Las preguntas  mencionadas aplican a los textos que están incluidos en el libro de texto( poemas, cuentos, noticias, crónicas, editoriales, etcétera) , pero igual aplican a los libros de las bibliotecas escolar y de aula, a textos de periódicos y revistas, impresos o electrónicos, con todas las flexibilidades requeridas en cada caso.

Lo importante es que el maestro formule buenas preguntas,  NO que proporcione respuestas, pues se trata de que los alumnos las construyan como consecuencia de preguntas inteligentes. El maestro, entre muchas otras muchas virtudes, debe ser un buen preguntador.

CONCLUSIONES

cropped-cropped-portada-ok51.jpg

Cada proyecto del  libro de texto de Español 1, 2, y 3,  conlleva  lecturas graduadas  para  cada nivel y curso escolar, de tal manera que le permiten al estudiante entrar en contacto con la maravillosa aventura del pensamiento humano.

Las lecturas de cada proyecto son momentos estelares de lectura. Ante un texto determinado, puede recomendarse que  primero se efectúe una lectura en silencio y, después, una lectura compartida en voz alta dentro del aula. La lectura en voz alta puede empezarla el maestro y luego pedirle a varios alumnos que la continúen. Otra estrategia consiste en realizar dos lecturas: la primera rápida, de corrido,(también llamada lectura exploratoria) y, la segunda, más detenida, para analizar el texto en profundidad. En la primera lectura se realizan hipótesis y se identifican componentes; en la segunda, se identifican elementos como oraciones temáticas y conceptos.

No se trata de dedicar 15 o 20 minutos de cada día a leer textos breves o largos, se trata de leer con sentido durante todas las clases. El número de minutos dependerá de la  extensión del texto. Los textos extensos pueden implicar una lectura que empiece en el aula y continúe fuera de ella.

Para  realizar con éxito esta estrategia es preciso que cada estudiante disponga de su libro de  texto, de tal modo que, cuando se trate de lectura en voz alta,  puedan participar no solo oyendo a quien lee, sino siguiendo el ritmo lector a través del texto.

Quizás la estrategia más relevante por parte del maestro consista en plantear preguntas inteligentes. Un tal Sócrates,  aplicaba esta estrategia  hace más de 2,000 años.

En nuestros libros de texto, si algo ha requerido nuestra atención,  es la formulación de preguntas analíticas que lleven al alumno a la reflexión. (Véase en nuestros libros de texto la sección : “Para entender mejor”)

No se trata entonces de leer, leer  y leer… se trata de leer y responder preguntas, leer y reflexionar, leer y comentar  acerca de lo leído.

Veamos algunos ejemplos de preguntas.

¿De qué se habla en el texto?

Si el texto es narrativo: ¿cómo empieza la historia?, ¿qué problema se presenta?, ¿cómo se resuelve el problema?, ¿en qué termina la historia?

Si el texto es expositivo: ¿qué se explica?, ¿qué se dice acerca de X?, ¿dónde vive? , ¿qué come?

Si el texto es argumentativo: ¿cuál es el asunto  del texto?, ¿qué opinión tiene el autor?, ¿qué circunstancias o hechos, que el autor menciona, dieron origen a su opinión?, ¿con qué razones o argumentos defiende su punto de vista o su opinión?

Para relacionar el contenido del texto con otras experiencias o con otra información:

¿Qué, de lo mencionado en el texto, ya conocías?

¿Qué cosas habías leído en otros textos?

¿Qué cosas nuevas aprendiste?

Para ver si identifica la función del texto y su contexto de uso y producción:

¿Quién escribiría este texto? (Un niño, un especialista, un maestro, una persona adulta y un joven, entre otros.)

¿Para qué lo escribiría? (Para dar a conocer; para convencernos acerca de; para aprender cómo se hace, cómo es.)

¿Quiénes pueden usar textos como éste y para qué se utilizan?, por ejemplo: para saber hacer un guiso, lo usan las personas que quieren aprender a cocinar; para saber cómo viven losanimales; los usan los niños en la escuela, los adultos que quieren saber más, etcétera.

Para valorar la estructura del texto y su contenido:

¿Cómo empieza el texto? (Por ejemplo, lleva un título; tiene una frase como “Había una vez”.)

¿Qué se menciona en primer lugar, en segundo lugar y al final?

¿Cuántas partes tiene el texto y cómo las identificaste?

¿Tiene el texto imágenes (fotos, dibujos, mapas, etcétera)?

¿Para qué sirven las imágenes?

Para hacer una valoración personal del texto:

¿Qué te gustó del texto?, por ejemplo: algún personaje, las descripciones de los lugares, las imágenes, lo que se explica o se opina ¿por qué razones?; ¿qué no te gustó?, ¿por qué razones?

Luego de leer el texto, ¿qué consideras que has aprendido y que puedas aplicar en tu vida?

¿Con cuáles de las opiniones que da el autor sobre el tema te identificas? ¿Cuáles opiniones no te parecen apropiadas?, ¿por qué razones?

Solo leyendo y conversando sobre lo que hemos leído podremos ayudar a los estudiantes a convertirse en seres independientes, en ciudadanos capaces de buscar por sí mismos las respuestas a los cuestionamientos que irán surgiendo a lo largo de sus vidas, cuando ya nadie esté a su lado para resolverlos.

conocimiento-colaborativo_2

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sin preguntas no hay clase de Español

  1. ROSALINDA SANCHEZ JUAREZ dijo:

    Es correcto, sin preguntas no hay conocimiento, preguntar es conocer, es entablar una conversaciòn causa- efecto. Me gustò mucho el artìculo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s