Una mente brillante… y un maestro sin igual

MARLENE

PALOMA

Paloma Marlene Noyola Bueno

Por Daniel de la Fuente*

Cd. de México  (19 octubre 2013).-  En septiembre del 2012, Paloma Marlene Noyola Bueno, una estudiante de sexto grado de una primaria ubicada en una zona marginal y colindante a basureros en Matamoros, Tamaulipas, obtuvo el primer lugar en matemáticas a nivel nacional en la prueba Enlace.

Ahora, la revista Wired trae en su portada una foto de cuerpo entero de la estudiante y un título categórico: “La próxima Steve Jobs”.

Wired, especializada en tecnología, hace un retrato de esta niña, hoy de 12 años y en secundaria, que pese a su pobreza ha desarrollado capacidades brillantes.

Esto lo logró gracias a un modelo de educación “radical” implementado por Sergio Juárez Correa, maestro de sexto de primaria que entre carencias aplica técnicas de innovación, creatividad, pensamiento independiente y libre contacto con computadoras.

La historia de Paloma, marcada por detalles de su vida excesivamente limitada, conmovía ayer a las redes sociales.

La revista da a conocer, por ejemplo, que la niña triunfó en Enlace meses después de la muerte de su padre, un pepenador que todas las noches se sentaba a escuchar lo que la menor de sus ocho hijos aprendía en clases.

Paloma dijo  sentir bonito que la comparen con el padre de Apple.“Sé quién fue porque estoy leyendo su libro”, aseguró la niña, que lamentó que los apoyos oficiales por su logro en Enlace le fueron suspendidos tras cuatro meses.

http://www.elnorte.com/nacional/articulo/769/1537765/

Marlene

Maestro

Una mente brillante… y un maestro sin igual

Por Daniel de la Fuente*

La revista Wired cuenta que el maestro  Sergio Juárez Correa llegó un día al salón de Paloma Marlene Noyola y, hastiado del sistema educativo “abrumadoramente aburrido”, pidió a los niños sentarse en grupos.

Sergio, hoy de 31 años y que también creció junto a los vertederos de basura en los que Paloma y su familia viven, se sentó con ellos y les comenzó a explicar que había “niños en otras partes del mundo que podían memorizar el pi hasta cientos de puntos decimales. Que podían escribir sinfonías y construir robots y aviones.

“La mayoría de la gente no pensaría que los estudiantes de la Escuela José Urbina López  podrían hacer ese tipo de cosas”, cita a Sergio el autor del reportaje, Joshua Davis.

“Los niños al otro lado de la frontera de Brownsville, Texas, tienen portátiles, internet de alta velocidad y tutoría, mientras que en Matamoros los estudiantes tienen la electricidad intermitente, pocas computadoras, internet limitada y a veces no lo suficiente para comer. Pero ustedes tienen una cosa que los hace iguales que cualquier niño en el mundo”, les dijo Juárez Correa.

Paloma, cuenta Wired, se quedó silenciosa esperando que le dijeran qué hacer. Nueve meses después, sin embargo, aquella experiencia innovadora que aplica la lógica de la era digital a las aulas, buscando en grupos lo que quieran saber, dio por resultado que la niña y algunos de sus compañeros llegaran a la cima de los rankings de matemáticas y de lenguaje en México.

Juárez Correa se dio cuenta de inmediato que Paloma era una mente brillante.  La niña respondía rápidamente y de manera acertada a ejercicios cada vez más complejos.

En Enlace, Paloma obtuvo una puntuación de 921 puntos en matemáticas, ubicándola con la mayor calificación nacional. Además en español obtuvo 800 puntos, lo que la ubicó en el tercer lugar.

La menor a la que la autoridad no le sostuvo el apoyo para hacerle la vida más fácil (el internet inalámbrico le duró un solo día) tiene un récord de calificaciones de 10 en toda su instrucción primaria.

El resto de sus compañeros no se quedó atrás, afirma Davis. Los padres de Carlos Rodríguez Lamas lo premiaron con tres tacos de carne. Era su primera vez en un restaurante. Francisco Rodríguez consiguió 10 pesos de sus padres y compró una bolsa de Cheetos. Los niños estaban emocionados. Hablaban de ser médicos, maestros, políticos.

El reportaje de Wired enfatiza la dura realidad de la Escuela José Urbina López y de Matamoros en general: basureros, drogas, violencia. De hecho, el plantel era conocido como “sitio de castigo”.

La familia de Paloma, cuenta Davis, se trasladó hace 25 años a la frontera proveniente del centro del País. Ahí, el padre se la pasaba hurgando entre chatarra, lo que le provocaba frecuentes hemorragias nasales. El cáncer de pulmón que le arrebató la vida podría estar relacionado con su contacto permanente con los gases provenientes de la basura.

Pese a sus duras jornadas, el pepenador solía llegar a casa y escuchar lo aprendido por su hija en clases. Antes de morir, el hombre le dijo: “Eres una chica inteligente. Estudia y haz que me sienta orgulloso”. Y Paloma así lo hizo.

http://busquedas.gruporeforma.com/elnorte/Documentos/DocumentoImpresa.aspx

800x2b2

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una mente brillante… y un maestro sin igual

  1. Magnífico ejemplo de trajo en equipo, cada uno aportando lo que está dentro de sus posibilidades y además, algo en común el deseo y el interés de salir adelante, sin importar las carencias, las dificultades u obstáculos sobre todo para la niña, quien es el pilar de ésta historia y la vocación del maestro quien se merece también un reconocimiento por su labor y por ser un motivador y creer que con esfuerzo y dedicación se puede lograr mucho a pesar de nadar contra corriente .Saludos!!! profe. Humberto C.

    Me gusta

    • Humberto Cueva dijo:

      Estimada María Elena Mendoza:
      Plenamente de acuerdo con tu opinión. El maestro de Paloma Marlene Noyola, SERGIO JUÁREZ CORREA, merece un reconocimiento por su entrega y creatividad.
      Gracias por tu mensaje. Saludos con afecto de siempre. H.C.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s