“–¡No olviden la tarea! ¡Su tarea bien hecha, sin errores!”

estudipobla

“–¡No olviden la tarea! ¡Su tarea bien hecha, sin errores!” 

Estrategias para que tres alumnos se coevalúen.

 Las tareas que se encargan a los alumnos para hacer en casa suelen generar problemas.

Una madre, muy molesta,  reclamaba que el maestro de Español le encargó  a su hija de Primero de secundaria la  tarea de elaborar una  ficha de trabajo de cita textual, otra de resumen y una más de paráfrasis: “—¿Para qué tantas  fichas.”

Otra más, comentaba que los maestros no quieren explicar los temas de su clase,  decía que algunos, como por ejemplo, la maestra de Español, encargaba a sus alumnos que consultaran diferentes libros para buscar  información.“–¿Por qué la maestra no explica los temas?

Hay reacciones  “para todos los gustos”: hay padres molestos porque  la escuela encarga poca tarea; otros, se quejan de tener que ayudar a sus hijos en  tareas excesivas  al volver a casa después de su jornada de trabajo.

También hay diferentes estilos docentes: Maestros que se irritan con aquellos  alumnos que  hacen las tareas con “errores”. Dichos  maestros exigen, comúnmente, tareas “bien hechas, sin errores“.

No falta quien encargue de tarea la copia de páginas del libro de texto; otros, ordenan listas de palabras agudas, graves y esdrújulas, para que “aprendan bien la ortografía”.

Conocí a una maestra que me decía : “—Hoy me toca revisar tareas”-, lo cual significaba que no le “tocaba” dar “clase nueva”. La maestra formaba a los alumnos, cada uno con libreta en mano, “haciendo cola” en torno a su escritorio. Luego se dedicaba a revisar, detenida y escrupulosamente, a alumno por alumno. La “cola” avanzaba muy lentamente, hasta que el timbre vibraba sonoro para el cambio de clase. La maestra, en los últimos instantes, encargaba la tarea para la siguiente clase. Sus clases básicamente  consistían en  revisar tareas. Clase=tareas; tareas=clase; una sucesión infinita de tareas  para revisar tareas; las  tareas como objeto y función suprema de la clase. Obviamente, eso no es trabajar  con proyectos didácticos.

Ahora bien, los proyectos didácticos si conllevan tareas y las tareas hay  que  revisarlas.

En los libros de texto se sugieren estrategias de coevaluación para revisar tareas a fin de que los alumnos aprendan entre sí y además que la revisión no consuma todo el tiempo de la clase. 

 Hay maestros y maestras  que tienen muy claro que las tareas deben tener un sentido para los alumnos, y, para ello, sus tareas son actividades incentivadoras del aprendizaje, por ejemplo:

  • Formular  preguntas en función de búsqueda, lectura o interpretación de temas.
  • Registrar información en esquemas diversos (cuadros sinópticos, mapas, tablas, gráficas o diagramas)
  • Presentar versiones preliminares de productos parciales de lenguaje.

En el aula o fuera de ella.

Parece sencillo, pero no es fácil ponerse de acuerdo sobre si las tareas deben ser un trabajo para resolver en el aula o fuera de ella. Para muchos maestros y maestras, los productos esperados de los  proyectos didácticos de Español, son  tareas que pueden  realizarse en el tiempo de la sesión-clase. Las actividades de los proyectos, columna vertebral de los mismos, son tareas, y las tareas son actividades.

¿Por qué conviene hacer las tareas en la clase de Español?

En la asignatura de Español, las tareas consisten en productos parciales del lenguaje que los alumnos producen de manera colaborativa. De este modo, revisamos tareas para valorar los avances que logran los alumnos en sus proyectos didácticos.

Al ordenar y revisar tareas, buscamos mejorar el proceso de lo que está siendo objeto de aprendizaje. En tanto que las tareas de Español consisten en versiones preliminares de un producto final de lenguaje, no podemos esperar que estén “bien hechas”, “sin errores”. No es raro encontrar errores en las tareas auténticas; se trata entonces de detectar los tipos de errores más relevantes, para enmendarlos a lo largo de un  proceso de evaluación. Evaluar el proceso permite hacer modificaciones a tiempo en lugar de esperar hasta el final del proyecto cuando ya es poco lo que se puede corregir.

Mediante escalas estimativas, listas de cotejo o rúbricas, los propios alumnos pueden aplicar la   autoevaluación y la coevaluación. La autoevaluación se produce cuando el propio alumno evalúa su trabajo. La coevaluación consta de una evaluación en conjunto: tú me evalúas, yo te evalúo.

El desafío de todo maestro es lograr la participación resposable del grupo de alumnos. Una buena manera de resolver el desafío es fomentando el trabajo colaborativo, en el cual todos los miembros del proyecto participan y se ayudan para la realización de los productos parciales y finales de lenguaje. La auto y coevaluación son buenas estrategias cuando de revisar tareas se trata, además, porque representan un ahorro considerable del tiempo de la sesión-clase.

Un voto de confianza a los alumnos: la autoevaluación y la coevaluación.

Que el alumno haga sus tareas de forma autónoma es, fundamentalmente, reconocerlo como persona inteligente, independiente, capaz y responsable. Que lo haga en equipo, lo enriquece aún más. Que se autoevalúe y, en reunión de equipo, coevalúe sus tareas, representa un avance notable.

Estrategias para que tres alumnos se coevalúen.

Coevaluar tareas entre tres.

Las estrategias de autoevaluación y coevaluación conllevan muchas ventajas en el aprendizaje de los alumnos, además de un valor agregado que hemos enfatizado: ahorran mucho tiempo al maestro para dedicarse a acciones relevantes y significativas para el aprendizaje.

Lo invitamos a considerar las siguientes propuestas con sus alumnos.

ADVERTENCIA.- Sus alumnos pueden usar en clase estas fichas de coevaluación, pero  conviene que Usted organice previamente una lectura comentada ante el grupo  sobre los INDICADORES. Igualmente, es importante que las INSTRUCCIONES queden claramente explicadas antes de coevaluar una tarea.

llave

formato-coevaluacin

llave

coevaluacic3b3n-de-comprensic3b3n-lectora-entre-tres-alumnos

 

 

P1000945

 

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a “–¡No olviden la tarea! ¡Su tarea bien hecha, sin errores!”

  1. javier dijo:

    profe buen día, me podria ayudar con lo de comprensión lectora ya que en la escuela dónde labora su servidor no hemos podido dar en el clavo, ni coordinador, ni sub, ni director y también los maestros de español siento que no tenemos estandarizado esta parte y cada quién lo hace diferente. he trabajado en diferentes escuelas y la misma problematica, es inventar datos, Los parametros no tengo problema, la cuestión es: si el alumno tiene que leer un texto o varios textos y explicarlo o cómo y qué evaluar? GRACIAS POR SU APOYO PROFE.

    Me gusta

    • Estimado Javier:
      Lo primero es crear un consenso sobre qué entendemos por comprensión lectora. Justamente para empezar por el principio a partir de esta semana publicaré unas pláticas de Isabel Solé. Los parámetros deben estar centrados en las tres preguntas que nos marca el REPORTE DE EVALUACIÓN.
      Para responder a tu pregunta : “…si el alumno tiene que leer un texto o varios textos y explicarlo o cómo y qué evaluar?” A fines de semana te responderé publicando un texto titulado “Rúbrica para evaluar competencias lectoras”
      Saludos cordiales. Humberto Cueva

      Me gusta

  2. Maricela jaime dijo:

    Necesito material para que el docente mantenga la calma ante faltas de conducta graves, favor de orientarme. Gracias

    Me gusta

    • Estimada Maricela Jaime:
      Me escribes: cómo mantener “… la calma ante faltas de conducta graves…” Si son “graves” las conductas de tus alumnos lo más prudente es recurrir
      con las autoridades de tu escuela. Atte. Humberto Cueva

      Me gusta

  3. Miralba Castillo Pelayo dijo:

    , GRACIAS MAESTRO LA VERDAD IMPARTIR LA MATERIA DE ESPAÑOL ES UN GRAN RETO, ES UN MUNDO DE TRABAJO Y TODO SE TIENE QUE REVISAR. MIL GRACIAS POR SUS APORTACIONES

    Me gusta

  4. María Martínez Briseño dijo:

    Gracias maestro por compartir con nosotros este material tan valioso, le reitero mi admiración y respeto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s