¿Reprobar alumnos?

descarga1_7

¿Reprobar alumnos?

Responda catorce preguntas antes de reprobarlos.

El Acuerdo 696 establece diversas disposiciones de acreditación y promoción, de conformidad con cada grado y nivel educativo. En estas líneas, queremos destacar que el Acuerdo 696 promueve la adopción de medidas preventivas que disminuyan los riesgos de repetición de grado, reprobación  y abandono escolar.

El modelo del Acuerdo 696 considera lo cuantitativo y lo cualitativo, establece que es importante considerar los logros y dificultades de los alumnos a la hora de asignar una calificación numérica. Este modelo se apoya fuertemente en la observación y el registro de lo observado por parte del docente. A la letra, se lee en el Acuerdo:

PRINCIPIOS

“a) Que el docente planifique actividades para que los alumnos estudien y aprendan;

b) Que los alumnos se den cuenta de lo que han aprendido y de lo que están por aprender;

c) Que se tomen en cuenta los procesos de aprendizaje, no sólo los resultados;

d) Que se consideren las necesidades específicas de los alumnos y de los contextos en los que se desarrollan;

e) Que la información sobre el desempeño de los alumnos se obtenga de distintas fuentes, no sólo de las pruebas;

f) Que se fortalezca la colaboración entre docentes, alumnos, padres de familia o tutores, y

g) Que se actúe oportunamente para evitar el rezago o la deserción escolar.”

Lo invito a que, en reuniones con sus colegas de academia o de consejo técnico, discuta respuestas a las siguientes preguntas con el propósito de crear consenso acerca de los  principios del Acuerdo 696.

Principio: a) Que el docente planifique actividades para que los alumnos estudien y aprendan;

PREGUNTA: 1. ¿Por qué es importante planificar actividades idóneas que correspondan a los contenidos del bloque establecidos en el Programa vigente?

Principio b)   Que los alumnos se den cuenta de lo que han aprendido y de lo que están por aprender;

PREGUNTA: 2. ¿Conviene que  mis alumnos tengan conocimiento de los Aprendizajes esperados, y que elaboren preguntas sobre los contenidos que están trabajando?

PREGUNTA: 3. ¿ De qué manera  podría diagnosticar, durante el transcurso del bimestre, a los alumnos necesitados de apoyo especial?

PREGUNTA: 4. ¿Qué podría hacer para ayudar a los alumnos necesitados de apoyo especial  a fin de que su evaluación bimestral sea exitosa ?

Principio c)  Que se tomen en cuenta los procesos de aprendizaje, no sólo los resultados;

PREGUNTA: 5. ¿Por qué es importante evaluar, de manera permanente y constante, los aprendizajes del alumno durante todo el proceso bimestral ?

PREGUNTA: 6. ¿Por qué las participaciones de los alumnos en las actividades, así como sus productos parciales y finales, son referentes que debo tomar en cuenta para el promedio bimestral?

PREGUNTA: 7. ¿Por qué es importante indagar las razones del bajo aprendizaje, de las   dificultades específicas que tienen algunos alumnos para aprender,   en lugar de limitarme a emitir, como si fuese una sentencia  inapelable:  “el alumno reprobó”?

Principio d)   Que se consideren las necesidades específicas de los alumnos y de los contextos en los que se desarrollan;

PREGUNTA: 8. Considerando los diferentes estilos y ritmos de aprendizaje de mis alumnos, ¿de qué manera les  impacta las calificaciones que les asigno?

PREGUNTA: 9. En las pruebas, aquellas  preguntas o reactivos en los cuales los alumnos se equivocan,  ¿tienen qué ver con el tratamiento didáctico  que hice con los contenidos en clase? ¿Por qué?

Principio e)   Que la información sobre el desempeño de los alumnos se obtenga de distintas fuentes, no sólo de las pruebas;

PREGUNTA: 10. ¿Qué otras fuentes, además de las pruebas, proporcionan información sobre el  aprendizaje  de mis alumnos?

PREGUNTA: 11. ¿Qué diferencia hay entre mostrar una  prueba y enseñar para aplicar  la  prueba?

Principio f)   Que se fortalezca la colaboración entre docentes, alumnos, padres de familia o tutores, y…

PREGUNTA: 12. ¿Qué acciones podemos emprender para fortalecer la colaboración con los padres de familia? Cuando los resultados de los alumnos son deficientes, ¿es válido que culpemos a los padres de falta de apoyo en todos los casos? ¿ Somos conscientes de que, en las grandes ciudades industrializadas, las madres de  los alumnos son trabajadoras de jornadas laborales de 8 horas, más el tiempo que invierten en llegar a sus centros de trabajo y luego regresar a sus hogares?

Principio g)  Que se actúe oportunamente para evitar el rezago o la deserción escolar.”

PREGUNTA: 13. ¿En el transcurso del bimestre, y a partir de mis evaluaciones diagnósticas, qué medidas preventivas puedo tomar en cuenta para trazar un plan de acción antes de reprobar?

PREGUNTA: 14. ¿Qué otros tratamientos didácticos, distintos a los que he empleado, podría intentar para lograr que mis alumnos se apropien de  aquéllos contenidos hasta ahora identificados como no aprendidos?

Conclusión:

La asignación de calificaciones impacta a los alumnos y a sus padres. En los casos de alumnos con bajo aprovechamiento, es preferible tomar medidas didácticas preventivas antes que remediales. Lo ideal es que Usted no repruebe alumnos, lo ideal es que anticipe estrategias preventivas para evitar la reprobación. Lo ideal es que  la evaluación  sea  un proceso formativo, preventivo y constante  durante el  bimestre.

estudiante-reprobado

 images-31904235_593311447419640_353766710_n

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Reprobar alumnos?

  1. Olga Flores Valverde dijo:

    Es fundamental la comprensión y práctica de los principios antes expuestos en la asertividad y actuación de los docentes para el campo educativo en él que nos desenvolvemos. Considero que si todos los docentes tenemos presente dichos principios al momento de la planeación y realización de nuestras clases seguramente lograríamos los propósitos de aprendizaje planteados.
    Gracias por compartir su sabiduría.

    Me gusta

    • Estimada Olga Flores:
      “…si todos los docentes tenemos presente dichos principios al momento de la planeación y realización de nuestras clases seguramente lograríamos los propósitos de aprendizaje planteados”. Gracias por tus comentarios. Saludos con afecto de Humberto Cueva

      Me gusta

  2. raquel dijo:

    ¿Qué hacemos cuando el alumno no asiste a clases?, y ya se habló con él (ella),ya intervino trabajo social,se le dio seguimiento, los padres no apoyan, ¿Qué hacemos? y así son muchos alumnos en esa situación que reprueban por faltas.y no cuentan con la ayuda de sus padres.
    Gracias por su recomendación.

    Me gusta

    • Apreciada Raquel:
      Quisiera tener las respuestas infalibles.No sé si lo prudente sea solicitar ayuda al DIF para hacer seguimiento a este joven fuera de la escuela.
      Hoy día tenemos la tendencia a decir “ya hablamos”con el alumnos,los expertos insisten en “qué dice el alumno de la escuela”. Algunas escuelas son muy severas con el uniforme, por ejemplo, y por razones que ignoramos el alumno no tiene manera de presentarse con el uniforme completo, entonces prefiere no presentarse en la escuela para evitar las consecuencias por tal incumplimiento. En cuanto al apoyo de los padres, fue un argumento válido en las sociedades preindustrializadas de hace décadas.Hoy día, no solamente el padre sale de casa para trabajar, también suele hacerlo la madre para cumplir jornadas de 8 horas más la que necesita para llegar al lugar del trabajo y de vuelta a casa. Los padres regresan a sus hogares sin ánimo para atender a sus hijos. Se trata de algo más que de falta de voluntad. Los maestros no podemos contar con ellos porque el sistema obliga a que la pareja trabaje para “completar” con los gastos.En este escenario, los maestros quedamos con una responsabilidad desmesurada.
      Estamos en comunicación. Saludos cordiales de Humberto Cueva

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s