Dos versiones para una misma sesión-clase.

profesores_educacion1

Dos versiones para una misma sesión-clase.

Versión 1.

La clase del jueves con el grupo de 1º E es un auténtico desastre. Claro, cómo no va a ser un desastre si me toca darles clase a última hora de la mañana. Con este horario es imposible que me salga bien una clase. Los alumnos están cansados y no hay manera de que puedan aprender nada. Además, es el peor grupo con diferencia de todos los que tengo, porque de los 40 alumnos hay dos que se portan muy mal, que no escuchan y tengo que expulsarles con frecuencia. Es que no me dejan otra opción. Y no lo digo yo, sino que otros compañeros también piensan lo mismo. Es que no hay nada que hacer. Es imposible. Se trata de una clase completamente perdida, en la que sólo puedo aguantar hasta que suene el timbre y se vayan de una vez por todas a sus casas. Hoy, por ejemplo, me ha tocado trabajar con el proyecto “Escribir un cuento de ciencia ficción”. Mientras explicaba qué as la ciencia ficción, estos dos alumnos conflictivos no querían trabajar. Y no he tenido otra opción que echarles de clase. ¿Qué otra cosa podía hacer? Después de explicar, hemos realizado algunas actividades con el libro de texto. Pero ha sido un completo fracaso, porque ha habido tres alumnos que ni tan siquiera llevaron el libro. Yo ya lo sabía. Siempre pasa igual. Es que no hay nada que hacer.

 

Versión 2.

La clase del jueves con el grupo de 1º E es un auténtico reto. Aún así tengo la suerte de que las otras cuatro sesiones que tengo con este grupo son a primeras horas de la mañana. Como se trata de una hora en la que se nota el cansancio acumulado, lo que suelo hacer es trabajar la parte más procedimental de la asignatura, leer algún libro de cuentos e intentar bajar un poco el ritmo de trabajo y exigencia para que puedan rendir mejor. Tengo la suerte de que es un grupo de 40 alumnos en el que sólo hay dos alumnos con una conducta conflictiva en el aula. Como son dos alumnos con dificultades para seguir el ritmo de trabajo, intento adaptarles actividades que serán capaces de llevar a cabo. Además, como sé que están cansados, lo que intento es ir haciendo pausas a lo largo de la clase y en estas pausas aprovecho para contar alguna historia o hacer actividades de trabajo colaborativo. Hoy he trabajado con el proyecto “Escribir un cuento de ciencia ficción”. He intentado que sean ellos los que me dijeran qué sabían de este tipo de cuentos, aunque me contaron más de películas de ciencia ficción que de textos. Les hice ver que saben más de lo que creen y ellos aumentaron su autoestima. Una vez que leímos unos cuentos trabajamos conceptos básicos realizado algunas actividades. Como había tres alumnos con un ritmo de aprendizaje más lento, he pedido a otros compañeros que les ayudaran en la realización de las actividades y yo me he podido dedicar con más atención a los dos alumnos que presentan conductas conflictivas. Con ellos he hablado durante unos minutos y logré algunos avances. Todos los alumnos finalizaron las actividades, gracias a la ayuda y trabajo colaborativo.

¿Qué conclusiones sacamos de estas dos versiones acerca de la perspectiva de una misma clase?

En la Versión 1.

Autoconvencimiento. El docente se ha autoconvencido de que aquella clase será un desastre.

Rendición. Da por perdida la clase incluso antes de empezar. Tiene claro que con este grupo a esta hora no hay nada que hacer.

Proyección. Se apoya en comentarios de otros compañeros para excusarse del resultado de la sesión lectiva. No le basta con autoconvencerse de que no hay nada que hacer, sino que se escuda en el comentario de otros compañeros que opinan de forma parecida.

Victimismo. Culpa al sistema del horario que le ha tocado.

Inercia. No es capaz de cambiar la forma de enseñar atendiendo a las necesidades del grupo y de la hora.

Predisposición. El docente manifiesta desde el principio una clara predisposición a explusar a los alumnos que él considera conflictivos. No busca estrategias para que permanezcan en el aula.

general 4

En la Versión 2.

Reto. Esta clase le sirve al docente para llevar a cabo otro tipo de actuaciones atendiendo a la hora de la sesión .

Estrategia. El docente elabora otras estrategias de trabajo en función de las necesidades del grupo y del contenido a enseñar. Se preocupa por enseñar y no por explicar.

Realismo. El docente es consciente de las características del grupo y de los alumnos en particular y se ayuda de esta información para gestionar todos los imprevistos que puedan ocasionarse en el transcurso de la clase.

Adaptación. El docente se adapta al horario que le ha sido dado y lo transforma en una oportunidad de enfocar su asignatura desde otras metodologías.

Reinvención. El docente se reinventa al ser consciente del grupo y la hora. Prepara un tipo de material menos convencional y que pueda hacer más llevadera la última sesión de la mañana.

Gestión. El docente gestiona la parte emocional y académica de los dos alumnos conflictivos e intenta dedicarles un tiempo a lo largo de la sesión para pactar con ellos unos acuerdos mínimos que sean realistas y que puedan llevar a cabo. Se siente afortunado porque el resto del grupo rinde de una forma satisfactoria.

A modo de conclusión.

Las dos versiones son dos visiones extremas. Entre el blanco y el negro existe una infinita gama de grises. Pero lo que he querido transmitir es la importancia de la exigencia, del autoconcepto y de la perspectiva a la hora de afrontar un grupo. Sólo cambiando de percepción es posible cambiar la situación en el aula.

Hay una frase que corresponde al inicio de la novela La colmena, de Camilo José Cela. La primera línea es un comentario del personaje doña Rosa que dice así:

“No perdamos la perspectiva, yo ya estoy harta de decirlo, es lo único importante”.

http://justificaturespuesta.com/docente-como-andas-de-perspectiva-en-tus-clases/

el-profesor-cartel

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Dos versiones para una misma sesión-clase.

  1. sandra castañeda reyes dijo:

    Profe que come que adivina me encuentro en este caso, tengo un grupo muy difícil hablan mucho, no quieren trabajar y casi me daba por vencida pero gracias a su articulo me dio una idea de como llegar y enseñarle a los muchachos…gracias por abrirme el panorama😞😊

    Me gusta

  2. Teresa Pacheco Sanabria dijo:

    Profesor que interesante , gracias por compartir sus conocimientos
    saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s