Centenario de José Revueltas

1080586

Centenario de José Revueltas

(20 de noviembre de 1914-  14 de abril de 1976)

Abordo un aspecto específico: la influencia del escritor norteamericano William Faulkner en la novela El luto humano de José Revueltas.

El-luto-humano

Influencia de William Faulkner en la novela

El luto humano de José Revueltas

Conocí a José Maximiliano Revueltas Sánchez en diciembre  de 1967. Lo conocí en la presentación de su obra en dos tomos. En la mencionada fecha, José Revueltas tenía 53 años de edad. Le pedí que me escribiera unas palabras en el primer tomo de su obra recién publicada. Su dedicatoria, que hoy leo a la distancia de casi 50 años, invoca contextos remotos: “Para el camarada Humberto Cueva, un saludo revolucionario de Revueltas. Dic. 1967. México”.

En torno a la figura de José Revueltas se ha formado una copiosa legión de admiradores, pero, curiosamente, son más los admiradores que los lectores de su obra. Extraña suerte la de un gran escritor: lo admiran pero no lo leen.*

La influencia de un autor sobre otro puede verse como un fenómeno positivo cuando el aprendiz  asimila el enfoque de un autor maestro. Agustín Yáñez, por ejemplo, declaraba a los cuatro vientos que su gran novela Al filo del agua estaba inspirada en la obra del norteamericano John Dos Passos. Textualmente, declaró: “Me propuse aplicar a un pueblo pequeño la técnica que Dos Passos emplea en su novela Manhattan Transfer para describir la gran ciudad”.

Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa rendían culto a William Faulkner. Leyeron   la obra literaria del norteamericano como si fuesen las sagradas escrituras. En su juventud, García Márquez hizo un viaje con penurias a Oxford, Mississippi, a dejar un ramo de flores en la tumba del maestro norteamericano. Vargas Llosa tuvo un diálogo con el Presidente Bill Clinton sobre Faulkner. En fin, para la generación que brilló entre 1960 y 1970, conocida como el “Boom” latinoamericano, el Premio Nobel de 1949 era valorado como clásico de la literatura universal. Jorge Luis Borges y su madre habían traducido al español algunas obras de Faulkner, como por ejemplo, Las palmeras salvajes.

Describo estos escenarios porque resulta difícil entender la actitud de José Revueltas, muy similar a la de Juan Rulfo, respecto a la presencia de Faulkner en su obra. Obviamente, la obra de Faulkner había sido suficientemente traducida al español en los años 40s. No era posible ignorar su presencia, pero ni Revueltas ni Rulfo quisieron reconocer que  habían  leído la obra del Premio Nobel de 1949.

La novela El luto humano fue seleccionada en enero de 1943 como la obra mexicana que había de competir en Nueva York en un concurso organizado por una famosa editorial. Esta selección trajo consigo el Premio Nacional de Literatura de ese año para José Revueltas por su novela recién publicada.

El luto humano fue aclamada como una gran novela y su autor fue reconocido como un gran novelista. A los 27 años de edad, José Revueltas era un autor exitoso por una novela que mereció ser  traducida al inglés, al italiano y al húngaro, entre otros idiomas.

Con el centenario del natalicio de José Revueltas en el presente 2014, la novela El luto humano cumple 70 años de su publicación. Uno relee la novela, y, obviamente, en cada ocasión  descubre nuevos significados.

El luto humano es la mejor novela de José Revueltas, la obra que proyecta sus mayores virtudes y, sus mayores defectos.

La historia de la novela se narra en dos vertientes:

  1. Los sucesos que inician con la muerte de una niña, hija de Úrsulo, uno de los personajes, y, …
  2. Las acciones , ya ocurridas antes de la narración, que giran alrrededor de una huelga organizada por un grupo comunista entre los campesinos de un sistema de riego en la Presa de Anáhuac, Nuevo León.

A partir de la muerte de Chonita, Úrsulo va de noche por el cura al poblado más cercano acompañado por su vecino Adán. Deben cruzar un río furioso. De regreso, en medio de una tempestad, el río termina desbordándose. La inundación se generaliza, todos quedan atrapados por el agua; en busca de refugio, desesperados, se suben a la azotea de la casa de Úrsulo y Cecilia con el cadáver envuelto de Chonita. “Reposaban todos dentro de su respectivo ataúd”.

En El luto humano, los trabajadores agrícolas dirigidos por el personaje Natividad, declaran la huelga después de que se cuarteó una barrera de la presa provocando la inundación que acaba arrasando con todo y dejando un tierra yerma, estéril, víctima de la muerte constante.

Si Natividad representa el futuro, Úrsulo es un personaje que simboliza el presente, en palabras del autor: ”…la transición amarga, ciega, sorda, contradictoria…la esperanza que se levanta para interrogar cuál es el camino.”

Cecilia, quien simboliza la tierra, es primero la amante de Natividad y luego la esposa de Úrsulo. Ambos padres de Chonita.

En la novela El luto humano hay marcadas ausencias. Ausencia de la evolución de la trama y ausencia del desarrollo de los personajes.

¿Qué es lo que encontramos en la novela? Un mundo en caos, un mundo que carece de explicación racional, una vida animada por fuerzas extrañas, ante la cual, el novelista grita, lamenta, asume posturas proféticas y visiones apocalípticas.

Cinco años después de haber sido publicada El luto humano, el crítico José Luis Martínez publicó una reseña de la novela que no le gustó al hasta entonces premiado José Revueltas. José Luis Martínez escribió:

El luto humano recuerda al norteamericano William Faulkner, con quien tiene afinidades en el tono, en el tratamiento de sus temas y en su torrencial aliento narrativo”.

Ciertamente, la novela El luto humano recuerda mucho la novela Mientras yo agonizo de William Faulkner.

El parentesco pudiera ser accidental, el caso es que la forma, la técnica y el estilo ostentan características faulknerianas:                                                                      FAU1A                                                                       

  • el punto de vista narrativo, y..
  • el lenguaje retórico.

¿Qué características distinguen la obra de William Faulkner?

  • Los personajes parecen condenados al fracaso, a la decadencia, a pesar de que luchan contra el destino.
  • Empleo de la simultaneidad de varias historias, el desplazamiento del “punto de vista narrativo” y la alteración cronológica.
  • Aprovecha el lenguaje coloquial.
  • Se abstiene del análisis y de la especulación intelectual o filosófica.
  • No tiene confianza en la ideas, no hace afirmaciones categóricas. Prefiere sugerir, nunca convencer.

La obra de José Revueltas no se parece en todo a la obra de William Faulkner: los personajes del norteamericano tienen gran presencia, evolucionan, poseen matices, son impactantemente reales, y, marcadamente, en sus novelas hay acciones convincentes .

En cambio, es poco lo que ocurre en El luto humano. La novela parece ser la creación de una sensibilidad traumatizada. En la novela encontramos oraciones desparramadas, nexos sintácticos débiles sin más orden que la simple yuxtaposición. El vocabulario se nutre de sustantivos abstractos, adjetivos superlativos y un abuso de pronombres enclíticos

Revueltas, como Faulkner, interrumpen las historias de sus novelas intercalando escenas del pasado, pero Faulkner descubre raíces profundas de la realidad. Cuando Revueltas intercala escenas del pasado, sólo logra insistir en tonos fatigosos: los personajes se reducen, en casi todos los casos, a conflictos de sexo y perversión. La retórica de El luto humano es semejante a la retórica de la novela Mientras yo agonizo de William Faulkner. Revueltas se parece a Faulkner pero con dos diferencias notables:

  • Revueltas no cultiva la oración larga, y…
  • el estilo de Revueltas es descuidado y ausente de matices.

Con todo, Revueltas coincide con un rasgo distintivo de Faulkner: un esfuerzo desesperado por expresar lo inexpresable, recorriendo toda la gama léxica que va desde las palabras más humildes hasta los términos más elevados de raíz culta.

Una vez aclarado lo anterior, la pregunta es : ¿Leyó José Revueltas a William Faulkner? Transcribo enseguida parte del diálogo que tuve con José Revueltas en diciembre de 1967:

-Maestro, ¿qué escritores mexicanos considera  representantes de la literatura mexicana?

– Creo que no se le ha hecho justicia a Martín Luis Guzmán. Luis Guzmán es bueno, nos dice lo mexicano que llevamos dentro; los jóvenes deberían leerlo, aprenderían mucho de su obra.

-Maestro, ¿y qué me dice de los escritores latinoamericanos?

– Onetti, por supuesto, Juan Carlos Onetti…Sábato, Ernesto Sábato…

-¿Y Julio Cortázar?

– Lo respeto, pero creo que está entrampado en la técnica… no tiene sentido   lo que escribe…no sé…

-Maestro, y…¿ qué opina de la obra de William Faulkner? ¿La ha leído?

Mi entrevistado cambió el semblante, como si le hubiese propinado un golpe traicionero. Me evitó la mirada. Fingió que no me había escuchado. Luego, dirigió su atención a otras personas.

* NOTA.-Si Usted tiene interés en conocer a José Revueltas en sus facetas de político disidente, crítico social, revolucionario de izquierda, ícono del movimiento del 68, le recomiendo consultar la revista “LETRAS LIBRES” del mes de octubre del presente 2014. Se trata de una edición monográfica en la cual participan notables personalidades con testimonios y ensayos. También le recomiendo la revista “NEXOS” del mismo mes y año, cuyo dosier está dedicado a José Revueltas.

NOTA.- Cuentos que recomiendo:

   Dormir en tierra (1961)

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s