¿Qué pasa el primer minuto de clase?

Docente

¿Qué pasa el primer minuto de clase?

El primer minuto de una clase es como el primer párrafo de una novela…o la primera escena de una película. Te atrapa o te fastidia.

Santiago Moll * presenta una infografía que explica lo que le pasa a un docente al inicio de una clase. Como Usted puede observar en la infografía ( al final de este texto), el primer minuto de la clase es común que ocurra lo que a continuación se describe:

Fase 1.

Alumno: Un alumno tiene un problema personal, (académico o de salud) que quiere tratar con el maestro. Usted aún no ha llegado al aula, pero este alumno le está esperando porque quiere explicarle su problema justo cuando llegue, es decir, le está esperando ansiosamente. En ese momento el problema del alumno le ocupa completamente (círculo rojo).

Docente: Se dispone a entrar en el aula. Es posible que Usted recién haya  salido de otra clase. Aquí lo importante,  no es de dónde venga, sino hacia dónde se dirige y en qué condiciones se dirige. Mientras va a la clase del alumno y su problema, Usted tiene preocupaciones diversas, por ejemplo: asuntos personales; asuntos relacionados con su salud…

Así es como cruza la puerta del aula. Acaba de empezar la fase 2.

Fase 2.

Aún no ha cruzado la puerta y ya tiene delante al alumno citado anteriormente con su problema. Aún no ha colocado sus cosas sobre el escritorio. Mientras tanto, el alumno le ha dicho que quiere hablar Usted, que es muy importante, que tiene un problema y que necesita contárselo en ese preciso momento, es decir, quiere compartir su gran problema con Usted. Pero Usted  lleva sus propios problemas, no llega en condiciones de atender ningún problema individual.

¿Qué decisión es la que debe tomar como docente en ese momento? ¿De qué manera debe actuar?

En la infografía puedes observar la manera con que su alumno invade su mente y superpone su problema a los que Usted ya tiene.

Fase 3.

De lo que se trata es de poder atender el problema del alumno. Cuando entra en un aula es fundamental hacerlo en cuerpo y alma. Si uno no es capaz de dejar atrás los problemas con los que ha entrado en el aula, difícilmente la clase saldrá como está planeada. Sólo se puede atender al alumno si se es capaz de dejar de gestionar el aula para transformarla. ¿Cómo?

Empezamos la fase 4, la fase de la transformación del tiempo en el aula.

¿Cómo dejar de gestionar el aula para transformarla?

Fase 4.

La distinción entre gestión y transformación es esencial si se desea abordar el problema que le ha surgido a su alumno. 

Gestionar el aula: Se gestiona el aula cuando se parte de un concepto en el que la enseñanza es predominantemente magistral o unidireccional, es decir, el docente enseña y el alumno escucha. Si adopta esta forma de enseñar, se dará cuenta de algo muy sencillo y es que nunca tendrá tiempo para atender un problema individual porque siempre está explicando a todos los alumnos al mismo tiempo.

¿Y si les pidiera a mis alumnos que realicen una actividad? Así se tendría la posibilidad como docente de hablar con el alumno que tenía el problema al inicio de la clase.

Esta solución no convence. No convence porque no se transforma el tiempo, sino que se sigue gestionándolo. ¿Por qué? Porque a los pocos segundos de empezar la actividad asignada al grupo, no sólo tiene el problema de ese alumno, sino tres o cuatros manos levantadas que piden que se acerque porque no entienden algún aspecto determinado de la actividad.

Transformar el tiempo:  Transformar el tiempo en el aula le permite dejar de enseñar conceptos para enseñar a aprender.

Pero..¿Cómo se consigue transformar el tiempo en un aula?

La fórmula sería formar grupos de aprendizaje colaborativo. El aprendizaje colaborativo conlleva una metodología para la transformación del tiempo.

Cuando se lleva a cabo la metodología de los equipos de aprendizaje colaborativo, se tiene la posibilidad de transformar el tiempo porque cada equipo puede aprender no de Usted, sino de los integrantes del propio equipo apoyados en el libro de texto y en todo tipo de materiales. Y no sólo aprender, sino también de cooperar. En el momento en el que sus alumnos pueden aprender algo por sí mismos es cuando Usted realmente puede dedicarse a sus alumnos y  dedicarle todo el tiempo que sea preciso a los alumnos que tienen  problemas.

* La educación es tiempo, Santiago Moll

http://justificaturespuesta.com

Escucha-activa

 

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s