¡Día del Maestro! 15 de mayo de 2015

dia-del-maestro

Maestro(a) de Español.

Estimado(a) Compañero(a):

El próximo viernes 15 de mayo se otorgarán merecidos  reconocimientos  a los maestros.

El “Día del Maestro” también será motivo para reiterar una retórica desbordada de elogios:  la “mística” y  el “apostolado” del magisterio.

Durante décadas, de tanto escuchar discursos que enaltecen esa “mística” y  ese “apostolado”, cualquiera quisiera escuchar discursos menos retóricos.

En las antípodas de tantas retóricas vacías, escribo las siguientes palabras.

                                                                                                                                      H.C.G.                    

el-profesor-cartel

DÍA DEL MAESTRO

15 de mayo 2015

Como profesor, uno suele preguntarse: ¿ qué me motivó a dedicar mi vida a la profesión magisterial?

Me lo he preguntado, y lo he preguntado a otros compañeros: ¿qué pasó en nuestras vidas  para que optáramos por la vocación docente?

 En el fondo, y con matices de diferente color,  todos coincidimos en una misma respuesta: Somos maestros porque nos impactó la presencia de un maestro cuando fuimos alumnos de primaria o de secundaria.                                                                          IMG_0885

En la memoria quedó grabada la imagen de un buen maestro. Nos impresionó su personalidad, nos agradó su presencia, nos impactaron  sus palabras.

Además de su presencia personal, una persona impacta por  el uso que hace de la  palabra. La palabra es la tarjeta de presentación de un maestro. La claridad del lenguaje, su voz, la manera en que enseña a los alumnos a leer y a escribir, a comunicarse con  el mundo.

En la memoria de cada maestro, está la imagen de una maestra o de un maestro de primaria o de secundaria que le enseñó a comprender el presente y a relacionarse con los otros. Nos cautivó su liderazgo, la manera como se desempeñaba en la clase,  su afán de enseñarnos a valorar la vida y a desarrollar nuestra inteligencia.

Nos cautivó su autoridad moral, su afán de tratarnos como personas pensantes.

Me cautiva una frase que expresa lo que siento de muchos maestros. Me refiero a  la frase de David Olson al recordar a  su maestro Jerónimo Bruner:  “Bruner nos trataba a todos como seres pensantes y conseguía que termináramos siéndolo”.

Uno siempre se acuerda de aquel maestro que alguna vez nos dedicó una palabra alentadora, que se refería a uno por su nombre, que nos dio alguna vez una palmada de aprecio en el hombro. Esos maestros nos contagiaron de humanidad.

DSC02961En cierto sentido, los maestros somos herederos de nuestros maestros de antaño.

Nuestros maestros de educación básica de antaño, obviamente,  fundamentaron su acción en las concepciones y condiciones de su época. Ellos cumplieron con la cultura pedagógica de su momento histórico.

Los tiempos han cambiado. La mejor manera de honrar a  nuestros maestros de antaño consiste en rescatar lo valioso de la educación tradicional, pero también consiste en actualizar nuestras concepciones de enseñanza y aprendizaje de acuerdo a las innovaciones pedagógicas de nuestro momento histórico. Ahora nos toca ser coherentes con los adelantos logrados por la pedagogía constructivista y las Tecnologías de la Información y Comunicación.

La didáctica que funcionó hace décadas no tendría éxito con las generaciones de niños y jóvenes de la segunda década del siglo XXI. La escuela no puede quedar rezagada; cada mes, cada semana, surgen nuevas aportaciones. En este panorama, la actualización debe de ser permanente. La   sociedad  se afana en la modernidad, la gente exige lo más actualizado, por ejemplo, en cuestiones de salud, la gente no se conforma con tratamientos obsoletos. De la misma manera, la sociedad exige lo más actualizado en cuestiones de la escolaridad de sus hijos. 

La sociedad no debe ignorar a los maestros que dignifican la profesión, a los maestros que se esfuerzan por un país mejor, que educan en lugares inhóspitos, con escasos  recursos pero  con  una sólida vocación docente.

“Los profesores son el factor más importante para mejorar la calidad de los aprendizajes de los estudiantes”, se lee en el documento:  Los docentes en México  (Informe 2015 del INEE)  La doctora Emilia Ferreiro siempre nos ha advertido: “El maestro no puede ser un burócrata, debe ser un profesional”. 

Los maestros somos personas que vivimos las mismas circunstancias que vive la sociedad de nuestros días. Pocos se imaginan bajo qué condiciones de salud y problemas de toda índole, muchos maestros entran al aula con una sonrisa dibujada, aunque estén atravesando por momentos difíciles.

Lamentablemente, a juzgar por  los medios periodísticos y televisivos, ya no se valora como antes nuestra presencia.  Hoy día, la presencia del maestro se encuentra  desprestigiada y cuestionada en muchos lugares.

Desde el punto de vista de las autoridades, se ha difundido la idea de que para mejorar la educación hay que evaluar a los maestros. Evaluando a los maestros, se dice, se logrará mejorar la calidad de la educación.

Hay que evaluar, sí, pero antes de evaluar se pueden realizar acciones serias para capacitar y actualizar. Se concede mucho peso a la evaluación, y, extrañamente,  poco a la enseñanza. 

El informe 2015 del INEE “Los Docentes de México”, destaca que en nuestro país se invierte la cantidad de 363.91 pesos anuales por maestro para efectuar acciones relacionadas con la capacitación. …¡ 363.91 pesos anuales!

Hoy día, el sistema de capacitación o formación continua es un fracaso monumental. Los   cursos-taller suelen  ser criticados  por su escasa  relevancia  y falta de  vinculación  con las  necesidades docentes reales. Muchos cursos-taller son impartidos en condiciones francamente deplorables, sin recursos bibliográficos y con maestros conductores  que suelen ser muy  voluntariosos, pero la voluntad y buenos deseos no son suficientes. Salvo honrosas excepciones, algunos maestros-conductores parecen ubicados a una distancia de años luz con respecto a las  expectativas de  capacitación.

Existe un encono contra los maestros: los maestros son  “culpables del fracaso educativo”.

Desprotegidos, vulnerables, indefensos…los maestros no pueden sentirse de otro modo. El maestro debe hacer malabares para subsistir ante unas autoridades dispuestas a condenar a aquéllos que no logran milagros en su escuela.

No obstante, con motivo del Día del Maestro, escucharemos la retórica de “reconocimiento a la mística magisterial“, y una palabra que no faltará en tales discursos:  “apostolado”: ” el apostolado del maestro“.  

Un 15 de mayo de muchos discursos retóricos, una retórica reiterativa en todo su esplendor, y, una vez pasada la fecha, los otros días del año escolar, ¿habrá reconocimientos  por el trabajo cotidiano del maestro?

Los maestros debemos sentir que sí…

 Habrá reconocimientos; sí los habrá, en los avances  de los alumnos.

¡Cada alumno que aprende representa un reconocimiento!

¡ El aprendizaje de los alumnos es la mejor fuente de confianza y alegría!

¡Feliz Día del Maestro!

aulas_mejor_iluminadas

 

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de Trabajo, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a ¡Día del Maestro! 15 de mayo de 2015

  1. Alicia dijo:

    Maestro Cueva, me gustó demasiado lo que escribió. Felicidades por su blog y lo que comparte en él. Saludos cordiales.

    Me gusta

  2. Ricardo Palma dijo:

    Apreciable Profesor Humberto. Felicidades y mi gratitud sincera por la información tan valiosa que nos compartes en tu Blog y en los libros de tu autoría. Valoro y aprecio el trabajo que realizas para que muchos de nosotros cumplamos y mejoremos nuestras actividades en el aula; apasionados con nuestros amigos los alumnos y las alumnas para que aprendan. Un abrazo con todo mi afecto hoy y siempre, porque el trabajo del maestro no es de un día, es permanente, se refleja en las actividades de la escuela y que trasciende hacia otras latitudes de las familias y de la sociedad.
    Quizas las circunstancias han cambiado, en donde solo se valora la presencia de un maestro o maestra cuando la escuela logra obtener una de las mejores evaluaciones, pero recordemos que los cambios en las politicas educativas han sido una constante, en donde los maestros no hemos tenido mucha presencia, porque todo ha sido a modo de las autoridaes educativas. En fin, seamos un poco más propositivos y que cambiemos de actitud ante tanta presión mediática que se esta ejerciendo hacía los maestros y las maestras.
    Felicidaes a todos los maestros y las maestras de nuestro país, quienes realizan su trabajo con mucha pasión y entrega.
    Saludos de amistad. Ricardo Palma

    Me gusta

    • Estimado Ricardo Palma:
      Tienes razón: ante la presión mediática, antes que desanimarnos,debemos de reaccionar de manera propositiva.Como bien dices, los maestros y maestras del país realizan su trabajo con pasión y entrega. Gracias por tus amables palabras y felicidades todos los días del año escolar. Un abrazo de Humberto Cueva

      Me gusta

  3. Silvia Zuloaga dijo:

    Maestro Humberto Cueva: Me gustó mucho lo que escribe en esta publicación. Verdaderamente el mejor reconocimiento lo recibimos de nuestros alumnos en el día a día. Y para mí, es el mejor regalo del día del maestro. Muchas gracias por sus maravillosas aportaciones, porque he aprendido mucho de ellas. Felicidades también para usted y para cada maestro(a) que visita su blog. Reciba un cordial saludo. Atte. Silvia Z.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s