El primer párrafo de un texto literario

alexandr-deineka-muchacha-con-un-libro

El primer párrafo de un texto literario

Las primeras palabras de un cuento o de una novela pueden compararse a la primera escena de una película, o bien con la primera nota de una melodía.

Ocurre que el primer párrafo de una obra provoca predicciones e inferencias que nos impulsan a abandonar la obra, o, en cambio, quedamos atrapados hasta el final.

¿Qué le “dice” este primer párrafo de una famosa novela?…

“Antes que me hubiese apasionado por mujer alguna, jugué mi corazón al azar y me lo ganó la violencia”.

La vorágine, 1972. José Eustasio Rivera                                                                        images

35308_1983_1

Imagínese …¿qué significados encontrarán en el anterior   párrafo los  lectores jóvenes?                                      

Y a Usted…¿Qué le parecen los siguientes párrafos?

images-1

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”.

Cien Años de Soledad, 1967. Gabriel García Márquez

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

“El forastero llegó sin aliento a la estación desierta. Desalentado y pensativo consultó su reloj: la hora justa en que el tren debía partir”.

El guardagujas, 1952. Juan José Arreola.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

“El hombre era alto y tan flaco que parecía siempre de perfil. Su piel era oscura, sus huesos prominentes y sus ojos ardían con fuego perpetuo. Era imposible saber su edad, pero había algo en su facha tranquila que atraía a las gentes”.

La guerra del fin del mundo, 1981. Mario Vargas Llosa.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

“Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo”.

Pedro Páramo, 1955. Juan Rulfo

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

“Imposible me ha sido rehusarme a las instancias que muchas personas me han hecho para para que escribiera la historia de La isla del tesoro. Voy, pues, a poner manos a la obra contándolo todo”.

La isla del tesoro, 1883. Robert Louis Stevenson

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

“Hubo un tiempo en que una de las pocas cosas, quizá la única, que yo supiera de cierto era ésta: que me llamaba Matías Pascal”.

El difunto Matías Pascal, 1904. Luigi Pirandello.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…”

El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, 1605. Miguel de Cervantes Saavedra

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

“Es una verdad universalmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa”.

Orgullo y Prejuicio, 1813. Jane Austen

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

“Todas las familias felices se parecen unas a otras; pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada”.

Anna Karenina, 1877. León Tolstoi

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

“Cuando Gregor Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto”.

La Metamorfosis, 1915. Franz Kafka

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

“Mamá murió hoy“.

El Extranjero, 1942. Albert Camus

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

“Era estupendo quemar“.

Fahrenheit 451. 1953 Ray Bradbury

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

“Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos paladar abajo hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li. Ta”.

Lolita, 1955 .Vladimir Nabokov

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

“Desde las dos, hasta la puesta del sol, permanecieron sentados, aquella sofocante y pesada tarde de septiembre. A medida que el sol daba más de lleno sobre el costado de la casa, la habitación se iluminaba de rayos horizontales y amarillentos. Una guía de glicinas florecía en aquel estío, y trepaba por un enrejado que se divisaba frente a la ventana, los gorriones llegaban y partían en bandadas. Frente a Quintin se hallaba la señorita Coldfied”.

¡Absalón, Absalón!,1936. William Faulkner.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

El primer párrafo y el último

 

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s