La pesadilla en la escuela: “…poco o nulo hábito de la lectura”…

11427173_1458271611153452_462589092167464407_n

La pesadilla en la escuela:

“…poco o nulo hábito de la lectura”… 

“La lectura obligatoria es una idea absurda.

Yo les decía a mis alumnos: si un libro no lo

sienten, déjenlo de lado. La literatura es

bastante rica para ofrecerles algún autor

digno de su atención.”

Jorge Luis Borges

Antecedentes

Los señalamientos en torno al bajo nivel de competencia lectora de los estudiantes de secundaria son reiterados: “Los estudiantes tienen poco o nulo hábito de la lectura”, según la opinión prevaleciente. La comprensión lectora es una situación reconocida como problema en las escuelas.

¿Qué necesitan los alumnos para mejorar su nivel de comprensión lectora?

A esta pregunta generalmente se responde: los alumnos necesitan iniciativa, determinación, deseo de aprender.

Sí esto es así, habría que preguntarse cómo despertar dicha iniciativa, tal determinación y deseo de aprender.

Situación

Ahora bien, ¿cómo se aborda el problema en el ámbito escolar?

 Identificamos al menos dos posiciones docentes ante el problema del “…poco o nulo hábito de la lectura”:

Posición A) .- El problema del “…poco o nulo hábito de la lectura” puede resolverse con mucha disciplina y muchas tareas: hay que tomar acuerdos para encargar  la lectura de gran número de textos, aplicar cuestionarios, muchos ejercicios, exigir resúmenes de libros , y , para cerrar el círculo, aplicar pruebas, muchas pruebas. 

Posición B) .- El problema del “…poco o nulo hábito de la lectura”… “se puede resolver en escuelas que gozan de buenas condiciones socioeconómicas, pero no en nuestra escuela que padece tantas carencias”. En tanto se logren superar las limitaciones asociadas a la desventajas socioeconómicas de la comunidad escolar, los esfuerzos docentes podrían tener sentido, por consiguiente, cuando el entorno físico, económico y cultural sea superado, entonces será posible una mayor disponibilidad por parte de los alumnos y por tanto se justificaría una dedicación docente orientada a la lectura.

En lenguaje coloquial, la Posición A) podría expresarse así: “ Vamos a echarle muchas ganas; mientras la Posición B) : “Le echaríamos ganas en tanto y en cuanto se produzcan tales y cuales condiciones.

Los extremos se juntan: tanto la Posición A) como la Posición B), difieren en el enfoque, pero coinciden en un punto. Una se fundamenta en el voluntarismo puro y la otra en un voluntarismo condicionado. Una y otra coinciden en un lugar común: Atribuir los motivos del “…poco o nulo hábito de la lectura” principalmente a la voluntad, o a la falta de ella. Aparentemente opuestas, son precepciones que se unen en sus extremos, una y otra descansan en una “zona de confort” bloqueando otras posibilidades.

Un problema con muchas propuestas pero…

Los maestros requerimos examinar a qué se debe realmente eso que se ha dado en llamar “el problema de la lectura”.

No podemos cruzarnos de brazos hasta que las circunstancias adversas del medio social cambien ni tampoco deberíamos emprender campañas insuficientemente fundamentadas. 

Sí nos limitamos a estas visiones, el motivo principalísimo de la falta de lectura acaba atribuyéndose a la simple desidia.

Domingo Argüelles, quien exhorta a releer los Ensayos sobre educación de Bertrand Russell (1926), cita al autor inglés: “La vida puede ser buena o mala según las circunstancias”*. De acuerdo con Russel hay circunstancias que favorecen la lectura y, del mismo modo, hay circunstancias que  alientan la incultura, la ignorancia, la superstición, la mentira, la hipocresía, la violencia, la frivolidad, etcétera, mientras que otras las impiden.

Las circunstancias son determinantes en las personas, nadie lo niega. Antes que Russell, José Ortega y Gasset, en sus Meditaciones del Quijote (1914), formuló el célebre apotegma: “Yo soy yo y mis circunstancias”. Ortega nos dice que, para poder comprender algo, hay que buscar el sentido del entorno. No estamos hechos de pura voluntad: lo que nos rodea influye en nosotros y en gran medida nos determina, aunque esto no significa que todo sea determinismo puro, algo así como si al momento de nacer, todo individuo trajese bajo el brazo su futuro por “escrito”.

En su libro, Ortega pone un ejemplo clarísimo: “Los que viven junto a una catarata no perciben su estruendo: es necesario que pongamos una distancia entre lo que nos rodea inmediatamente y nosotros, para que a nuestros sentidos adquieran sentido”.

Contra todo determinismo de unas circunstancias desfavorables, ciertos individuos se convirtieron en grandes lectores. Obviamente, se trata de excepciones, del mismo modo que, excepcional es el caso de alguien que, venciendo las circunstancias de un ambiente criminal, se convertirse en una persona de bien.

Circunstancias en las que se favorece la lectura en el aula

De acuerdo con lo anterior, los maestros debemos preguntarnos qué sentido tiene obligar a los estudiantes a leer textos que no les interesan, sin conceder oportunidades para que puedan leer textos de diverso tipo.

Hay textos que abren puertas a la imaginación para que la acción de leer signifique y resignifique algo más profundo y más libre que las prácticas escolares centradas en exigir  reportes y resúmenes de lectura.

xxxA leer Cueva FLYER

¡A LEER!  Textos para la competencia lectora en la secundaria.

 Sí,  ¡A LEER! es una propuesta nueva para los alumnos de secundaria.

Una propuesta estratégica nueva que surge a partir de investigaciones  y de experiencias docentes documentadas sobre la lectura de los alumnos de secundaria.

¡A LEER! consiste en una serie de textos seleccionados para estudiantes de secundaria  .

Como es sabido, la lectura ha sido una prioridad tradicional de la escuela mexicana, y hoy día, los maestros aplican una diversidad de estrategias en las aulas y sin embargo, los esfuerzos no se reflejan en los resultados de pruebas externas. Los resultados de evaluaciones tipo PISA*, por ejemplo, al ser difundidos en los medios, generan una percepción pública generalizada: Los estudiantes leen, pero no comprenden lo que leen.

Esta serie tiene como objetivo brindar a los jóvenes adolescentes oportunidades y nuevas experiencias lectura

Nuestra propuesta ¡A LEER! no  parte de la idea de que la competencia lectora es un asunto de mera voluntad individual. Leer o no leer no depende únicamente de un acto de voluntad, también depende de oportunidades.

¡A LEER! tiene como objetivo brindar a los jóvenes adolescentes oportunidades y experiencias nuevas de lectura

No podemos ignorar el peso de las circunstancias, pero tampoco podemos renunciar al ideal de que todos los alumnos puedan convertirse en lectores competentes, independientemente de las condiciones en las que viven y muchas veces padecen. Por tal razón, hemos empleado al principio las palabras de Jorge Luis Borges: “La lectura obligatoria es una idea absurda. Yo les decía a mis alumnos: si un libro no lo sienten, déjenlo de lado. La literatura es bastante rica para ofrecerles algún autor digno de su atención.”

¡A LEER! ofrece 40 lectura por grado.  Cuarenta lecturas es un acervo considerable para ofrecerle al lector algún autor digno de su atención, de acuerdo con la recomendación de Jorge Luis Borges.

Leer es un placer que nos permite ser conmovidos de una manera muy importante, trastocar nuestro universo. Nos permite encontrarnos con nosotros mismos, descubrirnos, descubrir cosas del autor: no es una cosa que deba tener un límite de tiempo ni una calistenia mental. ¡A LEER! parte de un conocimiento real del mundo de los libros.

 * NOTA.- Los resultados en el área de lectura de las pruebas PISA, Excale y ENLACE están disponibles en la sección “Publicaciones” del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE)

http://www.inee.edu.mx/index.php/publicaciones-micrositio

* http://estepais.com/site/2012/%C2%BFpor-que-es-un-problema-la-lectura/

B1Z5O3-IEAAKW-C

x-key

AVISO.-
Le comento que la serie ¡ A LEER ¡ Textos para la competencia lectora está por llegar a los Centros Trillas en la segunda semana de septiembre (a más tardar el lunes 14 de septiembre del presente 2015)
¡Llame por teléfono desde ahora al Centro Trillas más próximo a tu localidad!
Si deseas conocer la ubicación del Centro Trillas más próximo a tu localidad,(su domicilio y teléfonos) busque y haga “clic” en el recuadro “Red de distribución y venta” que aparece al finalizar la columna derecha del portal del Blog.
Humberto Cueva.

x-key

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La pesadilla en la escuela: “…poco o nulo hábito de la lectura”…

  1. Selene Vázquez dijo:

    Hola
    Buenos días
    Me interesa los libros ¡A LEER! Textos para la competencia lectora en la secundaria de los 3 grados. Soy de Tijuana Baja California, el número o dirección donde me pueda comunicar.
    Gracia por su atención, espero su pronta respuesta.

    Me gusta

    • Estimada Selene Vázquez:
      La serie ¡ A LEER! estará disponible la siguiente semana( 2ª de septiembre)
      Si en tu localidad no hay un Centro Trillas, puedes seguir una de las siguientes opciones:
      1.- Marca sin costo al 01 800 56 88 36 16 para que te informen a qué librería de tu localidad puedes acudir.
      2.- Envía un mail solicitando información a : controldecasas@trillas.mx
      3.- Comunícate telefónicamente al Centro Trillas más próximo para solicitar la visita de un promotor a tu escuela.

      Saludos cordiales. Humberto Cueva

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s