Escribir textos… ¿y la ortografía?

mirayvuela-ortografia

Escribir textos… ¿y la ortografía?

Qué tristeza, cuando la mayor virtud

a que se aspira es la corrección gramatical.»

Jorge Luis Borges

Aprender a escribir textos es un proceso intelectual que se aprende básicamente en la escuela. Aprender a escribir con adecuación, coherencia y cohesión es un proceso que se aprende en la escuela. Pero lo anterior  nada tiene que ver con tareas sin sentido didáctico, como por ejemplo, copiar páginas del libro de texto; hacer dictados o ejercicios sin sentido, o, lo más patético: imponer cuestionarios con las mismas preguntas y respuestas para todo el grupo.

Tradicionalmente, los maestros de Español hemos concedido importancia a la presentación formal de los textos que escriben los alumnos. Nos hemos enfocado a la presentación ( limpieza, márgenes…) y, especialmente, a la ortografía.

Los maestros hemos preferido atender la ortografía seguramente porque la ortografía es uno de los aspectos que se pueden corregir más fácilmente y en donde se pueden identificar errores con certeza.

La ortografía es importante pero no es la única cualidad que debe observarse en un escrito.

La ortografía—nos advierte Celia Díaz– no es un contenido que se aprende de manera aislada con respecto al conocimiento sobre la lengua escrita: “Es fundamental nos enfatiza- que los textos que produzcan los alumnos sean escritos para ser leídos por otros”*.

La necesidad de que un texto sea comprensible para otros, genera la preocupación sobre la organización del texto que se escribe, lo cual conlleva la búsqueda de la adecuación, la coherencia y la cohesión.

La ortografía y la presentación de un texto son aspectos importantes, pero dejar en segundo plano la claridad y la organización de las ideas que se presentan, suele ocasionar que los alumnos dejen de aventurarse en la escritura por temor a cometer errores.

Adecuación

La adecuación consiste en elegir las palabras adecuadas para expresar la información precisa a cada situación comunicativa. Se trata de una propiedad que determina la variedad y el registro. No usamos las mismas frases o palabras si escribimos una carta o si telefoneamos porque la lengua escrita no es un sistema de signos que transcribe a la lengua oral.

Coherencia

La coherencia se define como la estructura profunda del texto. Se trata de relaciones en el nivel del significado, que pueden hacerse patentes en la superficie textual mediante diversos recursos lingüísticos, pero que también pueden quedar latentes. En el ejemplo[Llovía mucho; decidimos no salir de excursión y quedarnos en casa] la secuencia forma parte de un texto coherente, puesto que la experiencia nos dice que la lluvia suele servir de razón disuasoria en situaciones como en las que aparece esa frase.

 No se encuentra únicamente en el texto, sino en el contexto cognitivo compartido al que uno y otro recurren para establecerla. Desde esta óptica, el texto actúa a modo de una serie de instrucciones, facilitadas a través de los diferentes mecanismos de cohesión, que guían al destinatario en la interpretación textual.

La coherencia consiste entonces en diferenciar y clasificar la información relevante y necesaria. Una persona incoherente sería aquélla que no dice las cosas en el momento que corresponde o en la situación pertinente.

Cohesión

La cohesión es la propiedad textual por la que los textos se presentan como unidades conectadas mediante diversos mecanismos de orden gramatical, léxico, fonético y gráfico. La establece el emisor, y el destinatario la reconoce, y se materializa en pistas puestas en el texto por aquél a disposición de éste, con el fin de facilitarle su proceso de comprensión del mismo.

La cohesión estructura la información siguiendo un orden lógico, para lo cual relaciona las frases de un texto entre sí. Se trata entonces de sintaxis, de puntuación y de conjunciones.

A modo de ejemplo, el demostrativo neutro [eso] cumple, entre otras, unas funciones de referencia textual que lo distinguen claramente, por un lado, de las mismas formas de demostrativo de segunda persona con flexión de género y de número, y por otro lado de las formas neutras [esto] y [aquello]. Otro caso particular del español es el de la diferencia de significado y uso de los conectores [pero / sino], o las que se dan entre [ya que / puesto / que / porque / como].

Revisión de textos elaborados por los alumnos

La actividad de escribir se puede dividir en tres procesos básicos: la planificación, la redacción propiamente dicha, y la revisión (o bien: en pre-escritura, escritura y pos-escritura)

La revisión del escrito, por tanto, es la tercera fase de la escritura y consta de una actividad de relectura (se vuelve sobre el propio texto que se está escribiendo) y de reflexión sobre lo escrito (tanto sobre el contenido como sobre la forma), con la finalidad de introducir los cambios que el autor juzgue oportunos. Los escritores( la palabra “escritor” la empleamos para designar a la persona que escribe, desde una carta privada hasta una monografía, u otro tipo de texto) escriben una primera versión, sin detenerse demasiado en cuidar el estilo ni los detalles gramaticales. Más tarde, regresan sobre lo escrito y comienzan a pulir lo que escribieron, reordenando partes, quitando repeticiones y ajustando las expresiones. Esta tarea de revisión y corrección es importantísima y es muy raro el caso en el que la primera versión de un texto sea la versión final.

Durante el proceso de revisión del texto, el autor establece una comparación entre los objetivos que formuló en la fase de planificación y el texto que efectivamente ha escrito. Lee el texto centrando sucesivamente su atención en sus diferentes niveles. También lee el texto intentando adoptar la perspectiva de un lector real, y por tanto, externo al texto y desconocedor de su contenido. Para ello, se fija en diversos aspectos: ideas, coherencia, cohesión, adecuación, estilo, ortografía, puntuación y presentación. En cada aspecto del texto, el escritor valora si lo erróneo o mejorable merece un retoque o bien es preferible que sea rehecho.

La introducción de los cambios que surgen de la revisión da lugar a borradores en los que el texto cada vez es más correcto, adecuado al propósito del escritor y satisfactorio para él.

Entre el momento de la escritura y el de la revisión es preferible dejar reposar el texto un tiempo. Puede pasar que en el momento de la escritura, el autor dé por sentada alguna información, pero, al leerlo al día siguiente, descubra que el dato no está lo suficientemente explicado y sea necesario ampliarlo. Una forma de revisión que algunos recomiendan consiste en leer el texto en voz alta sobre todo para revisar los signos de puntuación, sonidos o rimas no deseadas.

x-key

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Libros de Texto, Primaria, Secundaria, Secundaria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Escribir textos… ¿y la ortografía?

  1. Norita dijo:

    Que padre sería que los contenidos se enfocaran en una mejor redaccion, en el cuidado de la ortografia, en aprender cosas mas basicas, para así, tener el tiempo suficiente para enseñar lo esencial y no atiborrar los libros de tanto contenido. Porque luego se hace pesado y terminar con tantos proyectos, (que finalmente siguen repitiendo en grados posteriores) nos hace pasar los temas a la ligera.
    Y por si fuera poco, la revisión se hace cada vez más difícil, porque el tiempo para dar educación de calidad queda corto..para el abundante contenido repetitivo…debemos empezar por revisar contenidos y luego evaluamos al docente no creen??!

    Me gusta

    • Estimada Norita:
      Me gustaría considerar que los contenidos que establece el vigente Programa de Español están justamente enfocados a la lectura y a la escritura ( o redacción, como tu le llamas)
      Bien vistos, las 14 prácticas del lenguaje que el Programa ordena para cada grado, giran alrrededor de textos, a su lectura y consecuente escritura.
      En cuanto a que “la revisión se hace cada vez más difícil”, te invito a considerar las estrategias de coevaluación que he abordado ampliamente en mis publicaciones.
      Y en relación a que es importante revisar los contenidos curriculares, efectivamente es necesario revisarlos y actualizarlos por muchos motivos, entre otros, porque el avance de las investigaciones ( pedagógicas, psicológicas…)sobre el lenguaje ha aportado muchos reportes relevantes.
      Gracias por escribir a este Blog. Siempre publicaré tus comentarios. Saludos cordiales de H.C.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s