La palabra “Madre”. Acepciones positivas, negativas y con doble sentido.

00_portada_diccionario_madre

Una mamá muy padre. Sustantivos que califican

Por Ricardo Ancira *

En Occidente se celebra a las madres un día al año; en varias latitudes lo ubican en algún domingo de mayo.

Madre, como sustantivo, además de su significado principal es sinónimo de cosa, como en “pásame esa madre” o “¿cómo funcionará esta madre?”. También significa asunto: “esta madre ya no me está gustando”.

Esta cosificación, como todas, tiene razones complejas en un imaginario colectivo centenario que no son siempre fáciles de desentrañar. Decir puras madres significa decir tonterías/mentiras; mentar madres, estar furioso.

Madrazo es golpe; madriza, como es obvio, golpiza. ¡Mamacita! gritan algunos transeúntes a una mujer bonita. ¡Mamazota!, a una exuberante.

A primera vista la regla, si bien poco coherente y en apariencia injustificada, parece simple: cuando algo “está muy padre” es que “está (de) poca madre”.

La paternidad sería, entonces, positiva, igual de positiva que la escasez de maternidad. Pero la locución “a toda madre” contradice esa lógica ya que significa: excelente, grandioso.

Existe el superlativo padrísimo; madrísimo, en cambio, no. Para alguien que está aprendiendo el español puede resultar práctico al principio emplear estos adjetivos comodines, como “padre”, en vez de otros más específicos: divertida, animada (para una fiesta); deliciosa, exquisita (comida); simpática, agradable (persona); impactante, emocionante (película); lujoso, bien diseñado (coche); interesante, revelador (libro), etcétera.

Entre los hispanohablantes, esos comodines suplen la falta de vocabulario y, lo que tal vez sea peor, la alientan.

eso-lo-serc3a1-tu-madre-02Madre también funciona como adverbio: “hecho la madre”, significa rápidamente o bien con precipitación. “¡Ni madres!” es un ¡no! categórico. No saber/no entender ni madres quiere decir nada.

Como verbos tenemos “madrear”, es decir dar una paliza (sea física, sea moral), romper/partir la madre, con idéntico significado: “dar en la madre” y el pronominal “madrearse” (dos o más personas que pelean con los puños).

“Darse en la madre” significa sufrir un accidente. “Echan desmadre”, en cambio, quienes se divierten, a menudo ruidosamente; esto colinda con la idea de desorden, confusión [ser/estar (hecho) un desmadre]. “Está hasta la madre” alguien fatigado, hastiado.

Madres o maternas hay células, lenguas, políticas, superioras, patrias. “Salirse de madre”, al referirse a un río o a una situación da la idea de desbordamiento. Las exclamaciones “¡en la madre!”, (que la interjección ¡uta! suaviza) expresan incredulidad o enfado súbito.

En algunas expresiones hay elipsis de la palabra madre. Así, de “me vale madres”, “qué poca madre” y “de poca madre” solamente se dice “¡me vale!”, “¡qué poca!”, “¡de poca!” Y todos sobreentendemos. Las interjecciones “¡por mi madre!” y “¡madre mía!” son, respectivamente, un juramento y estupefacción/preocupación ante algo imprevisto.

Máximo insulto entre los mexicanos: “¡chinga tu madre!”. En cambio: “¡yo soy tu padre!” es categórico.

A contrapelo de lo dicho hasta aquí, en el habla popular mexicana también se respeta a los progenitores. Asumimos nuestra subordinación: mis “jefes” significa mis padres. El femenino suele usarse en diminutivo (“mi jefecita”) Mi patria es el suelo que me legó mi padre pero es mi madre quien me dio el habla.

Como ha quedado asentado, madre no sólo hay una.

_________

http://estepais.com/site/2014/una-mama-muy-padre-sustantivos-que-califican/

x-key

 

 

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s