¡A LEER!

Captura de pantalla 2015-10-26 a la(s) 12.35.23 PM

¡A LEER!

Muchas personas no saber leer; otras, sabiendo leer, no leen; mucha gente no lee libros; mucha lee sin comprender cabalmente lo que lee; y muchísima lee sin disfrutar de la lectura. Es posible que esas personas sólo aprendieron en la escuela a ser lectores obligados.

Es cierto que hay lecturas obligadas, pero tambien existe la lectura por placer.

“Si un libro aburre, déjelo. No lo lean porque es famoso. No lo lean porque es moderno. No lo lean porque es antiguo. Si un libro es tedioso para ustedes, déjenlo. Leer es buscar una felicidad personal, un goce personal. Si no caemos en la tristeza de las bibliografías, de las citas.” Jorge Luis Borges

La lectura por placer: espontánea, voluntaria, pausada, placentera, lúdica, de ocio, viene perdiendo terreno frente a la lectura rápida, superficial, utilitaria, que imponen las circunstancias de la época. No pocas escuelas siguen priorizando las cantidades sobre las calidades, confundiendo escolarización con educación.

No debería ser necesario a estas alturas, pero siempre conviene recordar que:

  • No se trata solo de enseñar y aprender a leer. Se trata de leer con gusto.
  • No se trata solo de leer. Se trata también de escribir. Y de hacerlo, también, con gusto.
  • Para enseñar a leer no solo hay que saber leer y saber enseñar a leer; hay que leer.
  • Para enseñar a escribir no solo hay que saber escribir y saber enseñar a escribir; hay que escribir.
  • No se trata solo de enseñar a leer sino de motivar hacia la lectura y de crear condiciones para la lectura autónoma.

Los beneficios de la lectura por placer

▸ Poco sabemos acerca de la lectura por placer, dado que la lectura se ha asociado tradicionalmente a fines utilitarios, a objetivos escolares, a estudio, a búsqueda de información y conocimiento.

▸ Importante aclarar que: la lectura por placer y la lectura por información/conocimiento no tienen por qué ser incompatibles; se puede disfrutar un texto científico o una nota periodística igual que se puede disfrutar un cuento, un poema o una novela; otro aspecto  que necesitamos aclarar :  el placer en la lectura no necesariamente está relacionado con el ocio.

“Leer es buscar una felicidad personal”, dice Borges, contundente. Los grandes lectores (y escritores) son y han sido amantes apasionados de la lectura. Lo que define al ‘buen lector’ es sobre todo leer placenteramente, más que leer rápido o incluso que leer mucho, como suele asumirse. Lo que se hace con gusto no requiere intervenciones ni obligaciones. 

▸ La literatura y la ficción son las que más despiertan la pasión lectora, a todas las edades.

“Disfrutar de la lectura es importante para el éxito escolar”, concluía un estudio realizado por la OCDE a partir de los resultados de la prueba PISA 2000 (OECD, 2002).

La diferencia clave está en cómo se lee:

▸ Leer por placer y de manera autónoma contribuye a desarrollar las habilidades de  autocontrol. Leer favorece la autoestima y enriquece las relaciones sociales. “La gente que lee más tiene más temas de los que hablar y está más familiarizada con las formas del discurso, por lo que comprende bien las instrucciones, entabla un buen diálogo, plantea puntos de vista y toma la iniciativa” (Villalón, en Abate 2011).

▸ La lectura por placer es el primer predictor de éxito profesional.

▸ Los resultados de la prueba internacional PISA, aplicada cada 3 años a jóvenes de 15 años en muchos países del mundo, muestran que la lectura diaria por placer está asociada a un mejor rendimiento escolar. Los estudiantes que declaran leer diariamente, por propia iniciativa, tienen buen rendimiento en lectura en la prueba PISA y una ventaja equivalente a un año y medio de escolaridad sobre quienes no lo hacen. Dicha ventaja no tiene que ver con cuánto leen, con cuánto tiempo dedican a la lectura o con qué frecuencia; lo definitorio es su actitud frente a la lectura.

Los datos de PISA revelan tendencias de la lectura por placer que se repiten en otras evaluaciones, estudios y encuestas:

– Entre los factores que contribuyen a una buena competencia lectora están: expectativas en el hogar y en la escuela, motivación, disposición al aprendizaje, autoconfianza, ambiente y clima escolar.

Políticas educativas de promoción de la lectura

▸ La comprensión lectora se ha convertido en la principal preocupación escolar, dados los enormes problemas de comprensión de los lectores incipientes que viene produciendo el sistema.

▸ Nociones largamente arraigadas en torno a la lectura requieren revisarse si se quiere desarrollar una visión moderna de la lectura, y políticas y estrategias destinadas a promover el gusto por leer y la construcción de una sociedad lectora:

» buen lector = el que lee mucho, el que lee muchos libros

» indicadores de lectura: número de libros leídos por año, horas dedicadas a la lectura (semana/mes)

» la lectura es vista como una actividad utilitaria, no por placer

Los alumnos

▸ El conocimiento sobre la lengua escrita se inicia en la primera infancia. 

▸ Hoy hay consenso en el sentido de que la lectura y la escritura son aprendizajes que se desarrollan a lo largo de toda la vida. Niños, jóvenes y adultos estamos continuamente ampliando y perfeccionando nuestras capacidades de leer y escribir, en diferentes soportes y formatos, en diferentes idiomas, etc.

▸ La primera infancia, y la educación inicial/pre-escolar, deben ser sobre todo juego y socialización, no una oportunidad para adelantar la escolarización. 

Referencias

-Abate, Jennifer, “Los insospechados beneficios de la lectura”, La Tercera, Chile, mayo 2011.

-Alvarez Zapata, Didier, Una región de lectores que crece. Análisis comparado de planes nacionales de lectura en Iberoamérica 2013, CERLALC-UNESCO, Bogotá, octubre 2014

-BID, América Latina en PISA 2012, Brief ·2: ¿Cuánto mejoró la región?, Washington D.C., enero 2014

-OEI, Encuesta Latinoamericana de hábitos y prácticas culturales 2013

-PISA: Los beneficios de la educación infantil, PISA in Focus Nº 1, feb. 2011

-Torres, Rosa María, Literacy and Lifelong Learning: The Linkages, ADEA, Gabon, 2006.

-Torres, Rosa María, Aprender a leer y escribir a los 5 años me marcó la vida, OTRA∃DUCACION, 2014

¡A LEER!

Los Solucionarios en versión digital están disponibles en el Blog

x-key

 

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s