Cómo enseñar las habilidades del siglo XXI

educacion-ocde_organizacion_para_la_cooperacion_y_desarrollo_economico-ninis-jovenes-empleo-desempleo-formacion_profesional-universidad-sociedad_155747273_16454388_1706x960

Cómo enseñar las habilidades del siglo XXI

Muchos expertos en educación señalan que lo que aprenden hoy los alumnos en la escuela no es lo que necesitan para poderse desarrollar en el mundo, ya que los empleos mejor pagados serán aquellos que, además de requerir el dominio del conocimiento especializado, requieren de las capacidades de comunicación, de solución de problemas y de trabajar colaborativamente, así como diversas habilidades sociales y emocionales de los profesionistas. Por ello, es cada vez más frecuente que se hable en distintos foros sobre la necesidad de incorporar en los sistemas educativos de los países las “Habilidades del Siglo XXI”, que los estudiantes deben de poseer para tener éxito en un mundo laboral cada vez más tecnificado, comunicado y globalizado.

Las Habilidades del Siglo XXI son esenciales para que los individuos logren un “aprendizaje a fondo”, lo que les permite poder transferir el aprendizaje de conocimientos y procedimientos adquiridos en una situación específica a una situación completamente nueva. Ello implica saber cómo, cuándo y por qué utilizar una competencia para resolver un problema.

Algunos especialistas en el tema identifican dos grandes tipos de habilidades: las competencias cognitivas y las socio-afectivas. Otros autores las clasifican de manera diferente. Por ejemplo, en el pasado Foro Económico Mundial se habló de 16 habilidades, que se agrupan en tres grandes conglomerados. El primero tiene que ver con la adquisición de competencias básicas, de índole curricular, que los estudiantes deben saber aplicar a las actividades de la vida diaria: lecto-escritura, operaciones numéricas, ciencias, tecnologías de la información, educación financiera y cultura y educación cívica. El segundo conglomerado se refiere a las competencias para resolver problemas complejos: pensamiento crítico y solución de problemas, creatividad, comunicación y colaboración. El tercer grupo de competencias se relaciona con la forma en cómo los estudiantes enfrentan los cambios del medio ambiente: curiosidad, iniciativa, persistencia, adaptabilidad, liderazgo y conciencia social y cultural.

Respecto a la forma de enseñar las habilidades para resolver problemas complejos, la literatura señala las siguientes recomendaciones: El pensamiento crítico se estimula con una retroalimentación continua y precisa a las respuestas de los estudiantes; la creatividad se fomenta permitiéndole al alumno innovar respuestas; la comunicación requiere del uso de un lenguaje enriquecido por parte del docente; y la habilidad de colaboración necesita que se fomente un gran respeto por los demás y que se creen oportunidades para que el estudiante trabaje en grupo.

Para enseñar las competencias relacionadas con la forma de enfrentar los cambios del medio ambiente, se recomiendan las siguientes estrategias: La curiosidad se genera fomentando la formulación de preguntas, permitiendo la elección de opciones y evocando situaciones contradictorias; la iniciativa se fomenta solicitando proyectos de larga envergadura y dando autonomía para tomar decisiones; la persistencia se construye teniendo la oportunidad de aprender de los propios errores y fracasos; la adaptabilidad se desarrolla controlando las emociones, así como practicando procesos que requieren flexibilidad y, a la vez, estructura; el liderazgo se enseña a través de la habilidad de negociación y la práctica de la empatía; y finalmente, la conciencia social y cultural se adquiere con el respeto y la tolerancia hacia terceros, el ejercicio de la empatía y la conciencia del medio que nos rodea.

Aunque no todos los especialistas coinciden en cómo se agrupan las competencias antes descritas, o cómo se deben de enseñar, sí coinciden en el tipo de habilidades que los estudiantes deben de desarrollar para tener éxito en un mundo laboral cada vez más complejo e interconectado. No obstante, para poder lograr que los estudiantes adquieran estas habilidades es indispensable que ocurran tres cosas. Primero, que se incorporen en el currículum, pero no como mero discurso, sino de manera formal en los planes y programas de estudio. Segundo, que se enseñen y se practiquen con estrategias didácticas eficaces, dándoles la misma importancia que se les da a las competencias cognitivas curriculares. Tercero, que se evalúen periódicamente, como se hace con los conocimientos disciplinares.

Enseñar las Habilidades del Siglo XXI representará un gran reto para los sistemas educativos, como es el mexicano, ya que a duras penas logran que sus estudiantes dominen las habilidades más básicas del Siglo XX.

Fue publicado en El Universal.- 27 Nov 2016 

16114153_865112330258467_3638568989409668103_n

Lo que se esperamos los maestros  que los estudiantes aprendan 

Las expectativas sobre el logro de los alumnos están expresadas en el Plan y los programas de estudio 2011 como Aprendizajes esperados, Competencias específicas de la asignatura de Español, Propósitos de la enseñanza del Español en educación primaria y los Estándares curriculares.

Lograr un entendimiento profundo de los aprendizajes esperados permitirá al docente tomar decisiones sobre sus propias prácticas; por ejemplo: priorizar aprendizajes en cada uno de los proyectos para evitar un problema de saturación de enseñanza y poca profundización; diseñar actividades de acuerdo con la demanda cognitiva que representan los aprendizajes esperados; elaborar evaluaciones consonantes con las metas en que se traducen los aprendizajes esperados; poner en marcha mecanismos de comunicación de expectativas claras con alumnos y padres de familia para favorecer

Como la pedagogía constructivista, la evaluación formativa deriva de los avances de la psicología cognitiva, tanto en la variante estadunidense representada por Jerome Bruner como en la europea de Piaget y Vigotsky.

Las actividades de enseñanza suelen atraer más el interés de los alumnos cuando se relacionan con situaciones de la vida cercana a ellos y, además, tienen utilidad práctica, ya sea en la resolución de un problema, en la explicación de un fenómeno o en la adquisición de conocimiento pragmático.

x-key

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s