Tiempo…¿Por qué siempre falta en la clase?

Tiempo…¿Por qué siempre falta?

Leyes que rigen el tiempo de la sesión-clase*

1) Primera ley

“El tiempo que requiere una clase se incrementa cuantas más veces la interrumpimos y reanudamos.”

Interrupciones. Uno de los grandes enemigos, por no decir el mayor, radica en las interrupciones. En muchas ocasiones el tiempo que se le dedica a una clase no tiene que ver necesariamente con su dificultad, sino más bien por el número de interrupciones que tienen lugar durante el proceso de realización. (Interrupciones clásicas: pasar lista de asistencia [podría hacerlo el maestro de la primera clase y colocar los # de lista de los ausentes en una esquina del pizarrón], mensajes de la administración escolar, llamadas de atención, asuntos administrativos ajenos al aprendizaje, revisión de tareas centralizadas por el maestro [podría emplear estrategias de coevaluación]…)

Reanudabilidad.  Se distingue ente dos tipos de reanudabilidad: la reanudabilidad ligera (ir al baño, prepararse un café, buscar una pluma…) y la reanudabilidad severa (atender a una persona ajena a la clase, hacer o recibir una llamada al celular…) La reanudabilidad severa provoca en muchas ocasiones una interrupción que puede llegar a ser definitiva. Lo peor de la reanudabilidad severa es que obliga en ocasiones a empezar la clase desde el inicio.

2) Segunda Ley:

“Para una tema corto siempre se encuentra un minuto. Para un tema más largo nunca hay tiempo.”

El tiempo de un contenido del programa. Uno de los grandes problemas a la hora de afrontar un tema o contenido extenso es que cuesta mucho encontrar todo el tiempo disponible que ese largo contenido requiere. De hecho, en muchas ocasiones se tiene conciencia del tiempo que llevará un tema complejo pero a pesar de ser conscientes de ese contenido largo no le asignamos el tiempo que necesita para su realización. ¿Cómo se puede realizar un contenido amplio si no se ha dispuesto del tiempo para su realización? Ahí reside el gran error. ¿Cómo se suele gestionar? De la peor manera posible, es decir, se sustituye el tema de larga duración por temas secundarios.

Temas secundarios. Los temas secundarios durante la realización de un tema largo no son temas, son interrupciones. Puede que hagan sentirse bien por unos momentos, pero al final de la jornada acaba uno por darse cuenta de que lo realmente importante no se ha hecho o se ha hecho mal. Y se ha hecho mal porque no he sido capaz de encontrar el tiempo necesario para llevar ese tema largo a cabo. ¿Cuál es el resultado? Frustración, preocupación…

Principio de Laborit. En muchas ocasiones se tiende a enfocar el problema desde una perspectiva totalmente errónea porque forman parte de nuestra manera de ser. Es lo que se conoce como El Principio de Laborit. Mecanismos que se repiten en nuestra vida a la hora de abordar una tarea:

  • Se prefiere hacer primero lo que gusta que lo que no gusta.
  • Se prefiere hacer primero lo fácil que lo difícil.
  • Se prefiere hacer antes lo rápido que lo que lleva más tiempo.
  • Se prefiere hacer lo sabido antes que lo nuevo.

3) Tercera Ley .

“Las personas eficaces dedican más tiempo a los asuntos importantes que todavía no son urgentes que a los asuntos secundarios. Es la mejor manera de evitar una crisis.”

Urgente vs. importante. Esta distinción entre lo importante y lo urgente es fundamental. En muchas ocasiones se tiende a creer que importante y urgente significan lo mismo y no es así. Hay que empezar a distinguir entre lo importante y lo urgente. Una vez hecha esta distinción hay que centrarse en lo realmente importante, porque si se realiza lo importante es muy probable que lo urgente desaparezca. La gente muy productiva rara vez tiene tareas urgentes porque es capaz de realizar las tareas importantes previamente.

*( Adaptación de : Eficacia personal en la vida y en el trabajo, tomado de JUSTIFICA TU RESPUESTA)

JUSTIFICA TU RESPUESTA ( Leyes de Acosta) : http://justificaturespuesta.com/leyes-de-acosta-solucion-docentes-improductivos/

Consultado: enero 2015

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Tiempo…¿Por qué siempre falta en la clase?

  1. Alberto Pérez dijo:

    excelente articulo muy interesante y reflexivo gracias

    Me gusta

  2. fernando dijo:

    Muy buena reflexión. A sugerir algunas acciones a los directivos

    Me gusta

  3. Gisela Luna Mendoza dijo:

    Excelente reflexión maestro, ojala y los directivos y autoridades de SEP lo tomaran en cuenta, ya que de verdad se pierde mucho tiempo en reuniones, juntas de 10 minutos que se prolongan y al final hay que ir “hecho la mocha”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s