Los exámenes están en peligro de extinción

Los exámenes están en peligro de extinción

Muchas escuelas secundarias mantienen la tradición de aplicar exámenes con motivo de cada evaluación bimestral.

Suelen programarse días para la aplicación de tales exámenes y los maestros deben presentar, con suficiente antelación, sus propuestas de exámenes a la dirección de la escuela para fines de captura y reproducción a fin de  disponer oportunamente de los ejemplares necesarios para la población que deberá ser examinada .

En este Blog hemos publicado propuestas de exámenes de Español  para facilitar el trabajo docente. ( Dichas propuestas siguen disponibles en las páginas del Blog)

Los exámenes son una buena opción cuando la población escolar es numerosa, sin embargo, no constituyen el único recurso de evaluación.

El método de privilegiar los exámenes genera un ambiente equivocado: la escuela enseña para que los alumnos aprueben exámenes, entonces los alumnos no estudian para aprender. Si aplicamos la misma prueba al tercer día, los alumnos reprueban, pues ya se les “olvidó” lo que habían retenido en su memoria.

Por estas y otras razones, hoy día cobran más  fuerza otros modelos para evaluar los procesos del aprendizaje.

La modalidad que hoy día tiene más prestigio son la RÚBRICAS. En este Blog hemos publicado muchos artículos sobre las rúbricas y  nuestros libros de texto incluyen  RÚBRICAS  específicas para cada práctica de lenguaje con recomendaciones de    auto y coevaluación.

 Cabe recordar que, además de las rúbricas, existen muchos recursos para fines de evaluación. Repasemos algunas:

Mapas mentales: Consisten en diagramas o mapas que el estudiante debe construir a partir de determinada cantidad de información que le propone el profesor. Este método permite demostrar el grado de dominio que tiene una persona sobre un tema puntual ya que debe resumir y relacionar temáticas, conceptos y datos de forma breve y abstracta.

Solución de problemas: El maestro plantea una situación cercana a la cotidianidad del estudiante que debe resolver de acuerdo a un contexto determinado. Este método permite al evaluador conocer las habilidades con las que cuentan sus alumnos para solventar diferentes problemáticas.

Método de casos: Aunque similar al modelo anterior, en este caso se busca determinar la capacidad de los estudiantes en el proceso de toma de decisiones y cómo sería su proceder en una situación parecida en la vida real. Entran en juego las habilidades sociales de los jóvenes y su capacidad de analizar contextos para adaptarse a ellos.

Proyectos: Son métodos de evaluación de larga duración en los que se pide a los estudiantes elaborar un producto que converge en una o varias áreas específicas de conocimiento. Los evaluadores hacen una revisión final en la que se identifica la capacidad de los participantes para asumir responsabilidades, trabajar en grupo en caso de que no sean proyectos individuales, la toma de decisiones y la satisfacción personal con el trabajo realizado, entre otras.

Debate: Es una forma de evaluación individual y colectiva que depende del estudiante. Se tienen en cuenta factores como la capacidad de atención y reacción ante las intervenciones de sus compañeros al momento de argumentar una o varias ideas.

Ensayo: Aunque clasifica como método tradicional, es un modelo que permite evaluar las habilidades de los estudiantes para estructurar el conocimiento, organizar ideas y comunicarlas con eficiencia de forma textual. Los ensayos pueden calificarse de acuerdo con la capacidad analítica general o con la comparación con otros ensayos de la misma temática.

Portafolio: Se basa en la recopilación del trabajo realizado por el estudiante en un determinado periodo de tiempo. La evaluación consiste en el monitoreo de las habilidades y logros adquiridos de forma individual a lo largo de ese ciclo académico en una o varias áreas del conocimiento con el fin de sentar una base para evaluar los progresos o retrocesos que se observen.

POSDATA( de humor negro).-

 

 

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s