Proyectos de Español ¿No menos y no más de 12 sesiones?

Una buena planeación puede ser una  hoja de ruta que permite enfocar la mirada en los aprendizajes esperados. En el caso de la planeación de Español se deben tomar en cuenta los proyectos didácticos. 

¿Cuántas sesiones-clase debe contemplar cada proyecto? ¿El inicio, desarrollo y cierre son momentos de cada proyecto o de cada sesión -clase?

La  planeación puede verse como  una conciliación entre dos partes en conflicto: el Programa de estudios(15 proyectos)  y el calendario del ciclo escolar (195 días).

No se trata de partir el programa en 195 pedacitos. Los profesores tenemos  un enfoque didáctico que intenta propiciar ambientes de aprendizaje adecuados.

Veamos el problema con tal enfoque. El calendario escolar es de  195 días, hacemos cuentas: si restamos cinco días para la evaluación de cada uno de los tres trimestres, nos quedan 180 días efectivos de clase. Si dividimos los  180 entre tres trimestres, nos quedan 60 días para cada trimestre. En un trimestre deben trabajarse 5 proyectos, lo cual nos permite contar con 12 sesiones-clase  por proyecto.

Contamos con  12 sesiones-clase para cada proyecto, sin embargo, esto no significa que los 15 proyectos tengan que ser de igual número de sesiones. Un proyecto no es igual a otro, los aprendizajes ameritan diferente tratamiento, actividades y evaluaciones. Un proyecto podrá trabajarse en 6 o en 8 sesiones; otro en 10 o en más sesiones. ¿De qué depende la duración? De varias cosas, una de ellas consiste en la concepción pedagógica del maestro y en su dominio del conocimiento de los géneros discursivos.

Un  pedagogo norteamericano examinó lo que ocurría en las sesiones -clase con diferentes maestros de la misma asignatura. Un mismo tema de clase pero no ocurría lo mismo. Al   observar lo que acontece en el interior del aula,  Philip W. Jackson (La vida en las aulas, 1975)  advirtió que la enseñanza es una práctica muy compleja. Una clase no puede ser igual a otra.

Jackson acuñó la frase:

“El transcurso de una clase  se parece más al vuelo de una mariposa que al trayecto de una bala”.

¿Le parece extraña esta comparación? 

Ante un grupo de alumnos, generalmente la clase toma un curso tan impredecible como el vuelo de una mariposa; en cambio, cuando la trazamos como un plan, la clase parece la trayectoria de una bala enfocada a un blanco determinado.

Esa es la diferencia entre una   clase  con un grupo de alumnos y una clase en el papel.

Puedo entrar al salón de clase con la intención de abordar un aprendizaje esperado, por ejemplo:    “Escribir cartas formales”, puedo apegarme a una secuencia lógica:  “ Actividad I, actividad II, actividad III…  y evaluación”. Muy bien, llegaré al aula y promoveré estas actividades en la  secuencia señalada para llegar en camino recto al logro del aprendizaje. Algo parecido a  dictar una clase magistral: yo explicaré la clase, mis alumnos me escucharán y escribirán notas en sus cuadernos. Luego estudiarán y les aplicaré un examen. Misión cumplida.

 Ahora veamos otro escenario:  Si al llegar al aula veo a mis alumnos con el libro de texto en las manos, quizás me apoye en la lección que corresponde a “Escribir cartas formales”. En la página indicada, el  libro me recuerda que  puedo plantear preguntas para promover los conocimientos previos de los alumnos. Les planteo tales preguntas:

¿Para qué sirven las cartas formales?¿En qué circunstancias se escriben? ¿Qué tipo de información  abordan?¿A quiénes van dirigidas?¿Qué tipo de lenguaje utilizan: formal o informal? ¿En alguna ocasión han escrito cartas para buscar la solución a un problema? ¿Cuál fue el resultado?”

 Planteo las preguntas y todos quieren responder. La clase se convierte en una lluvia de
manos levantas. Ahí me tienen tratando de imponer un orden para el uso de la palabra. El libro de texto hace que la clase se asemeje al vuelo de una mariposa. Aunque por momentos pierdo el control, debo reconocer que se viven  experiencias de aprendizaje  con  ese ir y venir de preguntas y respuestas. Me  percato de la diversidad de miradas, de contrapuntos con base en ejemplos y lecturas.

Sí, en un trimestre deben trabajarse 5 proyectos, y de acuerdo con las estimaciones planteadas, podemos  contar con 12 sesiones-clase  por proyecto.  Pero “12 sesiones-clase  por proyecto” no significa que cada proyecto deba trabajarse en no menos y en no más de 12 sesiones-clase. Unos proyectos, dependiendo de su densidad, requerirán de menos o de más sesiones a la hora de concretarlos en el aula. 

Con base en el contexto de cada escuela y en las necesidades de aprendizaje, es posible una planeación aterrizada en las aulas escolares.

El plan de clase, la planeación, no es el salvoconducto para el aprendizaje, no obstante,  hay que hacer la planeación por muchas razones:

  1. Para calendarizar mis sesiones.
  2. Para programar el trabjo con los aprendizajes esperados.
  3. Para atender las evaluacionestrimestrales.

Usted, compañero maestro, …¿qué opina?

Acerca de humbertocueva

Humberto Cueva García se tituló en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” de Monterrey, NL. Profesor de escuelas primarias y secundarias, tiene grado de maestría en Español por la Escuela de Graduados de la Normal Superior , en la cual ha impartido cursos de didáctica y literatura contemporánea. Asesor técnico-pedagógico de la aplicación y seguimiento del Programa de Español en escuelas secundarias de Nuevo León . Desde 1992 es autor de libros de texto de Español para primaria y secundaria editados por la Editorial Trillas. Conductor de talleres de actualización docente a nivel nacional y regional invitado por la SEP de 2006 a la fecha.
Esta entrada fue publicada en Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Proyectos de Español ¿No menos y no más de 12 sesiones?

  1. María Rivas dijo:

    Cierto. Por eso la planeación debe ser flexible. No es un instructivo.

    Me gusta

  2. Mayra dijo:

    Como siempre muy acertados sus comentarios y sugerencias. Gracias.

    Me gusta

  3. Sandra dijo:

    Hay grupos que requieren un poco mas de tiempo, mientras otros, comprenden y realizan rápido las actividades.

    Me gusta

  4. María Antonia dijo:

    La planeación es como la luz del faro, es útil para guiar; pero es el capitán de la nave quien realiza las maniobras necesarias para arribar, en base a su experiencia.

    Me gusta

  5. María Teresa Maldonado Serealde dijo:

    Gracias Maestro por dar luz hacia el saber.

    Me gusta

  6. Paola Pimentel Aguilar dijo:

    …Y la Evaluación de Desempeño Docente pretende que desarrollemos un proyecto de enseñanza de 3 a 5 sesiones.
    Por cierto, no encontré dónde suscribirme al blog. Como docente de Español (herencia de mi madre ji,ji,ji,) siempre me han gustado sus propuestas Maestro. El el caso de mi madre “Idolina Moguel” era su Sensei. SALUDOS

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s