Aniversario de José Revueltas

Aniversario de José Revueltas

José Maximiliano Revueltas Sánchez, conocido como José Revueltas, (Nació en Santiago Papasquiaro, Durango, el 20 de noviembre de 1914 y murió en la Ciudad de México, el 14 de abril de 1976) fue un gran escritor y activista político, reconocido por novelas como El luto humano.

Publicado en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria | Etiquetado , , | Deja un comentario

El lenguaje de los mexicanos

Publicado en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | Deja un comentario

¿ Evaluar con rúbricas?

¿Cómo revisar tantas  tareas?

Las rúbricas son instrumentos que , empleadas como instrumentos  de coevaluación y de autoevaluación, facilitan la revisión de las tareas.

Aunque la palabra “rúbrica” no existe para el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, en el mundo docente, entendemos por “rúbrica” un conjunto de criterios, generalmente relacionados con objetivos de aprendizaje.

Al evaluar un nivel de desempeño, un producto de lenguaje o tarea, se trata apoyarse en un conjunto de criterios o indicadores ligados a los propósitos de aprendizaje, para evaluar la actuación de alumnos en la creación de sus artículos, ensayos o tareas. Las rúbricas permiten estandarizar la evaluación de acuerdo con criterios específicos, haciendo la calificación más simple y transparente.

La rúbrica permite que profesores y estudiantes, por igual, evalúen criterios complejos y objetivos, además de proveer un marco de autoevaluación, reflexión y revisión por pares. Intenta conseguir una evaluación justa y acertada.

LOGO NUEVO Humberto Cueva

Publicado en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | Deja un comentario

Rúbrica de evaluación.

Las rúbricas son guías de puntuación usadas en la evaluación  de los estudiantes que describen las características específicas de un producto o tarea en varios niveles de rendimiento, con el fin de clarificar lo que se espera del trabajo del alumno y en consecuencia   valorar su ejecución.

Publicado en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | Deja un comentario

20 Maneras de comprobar si tus enseñanzas llegan a tus alumnos.

 

En su página, Santiago Moll nos ofrece su colaboración:

 

Imagen extraída de Shutterstock

Una de las dudas que inevitablemente surgen durante una sesión lectiva se centra en el grado de comprensión que tus alumnos tienen sobre los contenidos trabajados en clase. En muchas ocasiones te basas en lo que se podría considerar como una mera observación y, por tanto, dicha observación no está exenta de subjetividad. Es por ello que el artículo de hoy tiene la finalidad de darte a conocer qué mecanismos puedes llevar a cabo para cerciorarte del grado de comprensión que tus alumnos han adquirido acerca de tus enseñanzas.

20 Maneras de comprobar si tus enseñanzas llegan a tus alumnos.

  1. Discusión. Discute con tus alumnos si aquello que les has enseñado tiene una lógica, tiene una aplicación total o parcial en la vida real. El diálogo es un excelente recurso para la comprensión de contenidos.
  2. Definición. Haz que tus alumnos definan los conceptos que les has enseñado en tu sesión lectiva. Procura que las definiciones no se basen en la memorización, sino en la comprensión del concepto.
  3. Perspectiva. Haz que tus alumnos interaccionen entre ellos para que por ellos mismos descubran si su aprendizaje es el correcto, es decir, si coinciden en lo que han aprendido. Esta comprobación puede hacerse perfectamente por parejas o con grupos de tres o cuatro alumnos.
  4. Listado. La creación de listados a modo de glosario es una práctica realmente útil y eficaz de cara a la asimilación de los conceptos explicados en una sesión lectiva o en una Unidad Didáctica. El listado tiene la virtud de concretar la esencia de tus enseñanzas.
  5. Esquema. Siempre que sea posible, transforma los conceptos de tu sesión lectiva en forma de esquema. De esta manera tus alumnos trabajarán los contenidos de una forma más visual.
  6. Examen. Examinar a tus alumnos es una forma más de comprobar si tus alumnos han captado tus enseñanzas. Ahora bien, no olvides que no tiene por qué ser el método de comprobación más importante o más valorado. Procura que tus exámenes se basen más en la realización de procedimientos que en la mera memorización de conceptos.
  7. Justificación. Procura que tus alumnos, en la medida de lo posible, justifiquen y defiendan aquellos contenidos adquiridos en tus clases. Haz que verbalicen aquello que aprenden, porque es una de las mejores maneras para afianzar cualquier proceso de enseñanza-aprendizaje.
  8. Conexión. Enseña a tus alumnos a conectar un concepto con otro concepto trabajado previamente en tus sesiones lectivas. Incluso puedes ir más allá e intentar conectar un concepto de tu asignatura con otro concepto de una asignatura diferente. Un ejemplo podrían ser las categorías gramaticales.
  9. Crítica. La crítica no siempre es una forma fácil de demostrar que tus alumnos van entendiendo tus explicaciones. Sin duda, la crítica supone un paso más allá de la discusión y requiere de una cierta madurez. Aún así, la crítica permite verbalizar y establecer un diálogo tremendamente valioso para el afianzamiento de los contenidos. Hacer a un alumno crítico es hacer a un alumno reflexivo y esto sin duda es un valor añadido para cualquier aprendizaje.
  10. Composición. Elaborar una composición a partir de las enseñanzas recibidas es otra forma de afianzar los procesos de enseñanza-aprendizaje. Además, mediante la composición, los alumnos trabajan aspectos tan fundamentales como la expresión escrita.
  11. Test. A diferencia del examen, un texto es un tipo de prueba mucho más breve, directa, cerrada y que sirve para comprobar in situ el grado de comprensión de tus alumnos. En mi caso me gusta diferenciar entre las llamadas Pruebas de Estudio y Pruebas de Atención.
  12. Repetición. Aunque no es una de mis fórmulas preferidas en cuanto a comprobar el grado de comprensión de mis alumnos, la repetición de determinados conceptos en según qué asignaturas, también puede servir para mejorar el aprendizaje y la comprensión de las enseñanzas adquiridas por tus alumnos.
  13. Comparación. La comparación de dos conceptos es clave para el afianzamiento de dichos conceptos. La comparación permite extrapolar un concepto y relacionarlo con otro desde múltiples punto de vista.
  14. Resolución. La resolución permite al docente comprobar que se ha ido más allá del mero aprendizaje memorístico de una enseñanza. La resolución de problemas se sitúa en uno de los aspectos más significativos del aprendizaje de un alumnos, porque mediante la resolución el alumno no te demuestra sólo que ha aprendido lo que le has enseñado, sino que ha sido capaz de encontrarle una aplicación o resolución a un determinado problema.

15. Representación. La representación o dramatización de los conceptos adquiridos por los alumnos es una magnífica estrategia para afianzar el aprendizaje de tus alumnos. La representación permite a los alumnos verbalizar y visualizar el contenido adquirido y estimula la memoria.

  1.  Rol. Esta es otra forma excelente que tienes de comprobar si tus alumnos han captado tus enseñanzas durante una sesión lectiva. De lo que se trata es de cambiar el rol del alumno, cambiar el papel que tiene el alumno en clase y convertirlo por unos minutos en un docente. Cambiar el papel que juega el alumno en el aula es un magnífico recurso ya que con él tus alumnos trabajan la expresión oral y aprenden a perder el miedo a hablar en público. Bien gestionado, el cambio de rol supone una inyección muy considerable de autoestima para cualquier alumno.
  2. Presentaciones. A través de herramientas com Powerpoint, tus alumnos pueden realizar presentaciones de los contenidos trabajados en clase. En este tipo de presentaciones la pizarra digital supone una excelente ayuda para el alumno.
  3. Proyecto. Aunque algo más ambicioso, el proyecto sigue siendo tremendamente significativo para comprobar el grado a consolidación de los contenidos. En este sentido cabría destacar por encima de todos los llamados proyectos colaborativos a través del aprendizaje cooperativo.
  4.  Velocidad. Una métrica muy interesante para comprobar lo que sabe el alumno se centra en la velocidad con la que es capaz de demostrar aquello que sabe. Aunque la velocidad no es un elemento imprescindible para un aprendizaje, sí que creo que te puede dar ciertas pistas sobre el grado de seguridad con el que el alumno parte acerca de los contenidos aprendidos en el aula.
  5. Error. Se puede y se debe aprender del error. Dar a corregir el error a un alumno sobre un determinado contenido es otra excelente herramienta de cara a la consolidación del aprendizaje. Acerca de cómo premiar el error entre los alumnos recomiendo la lectura de siguiente enlace.

http://justificaturespuesta.com/20-formas-de-saber-si-tus-alumnos-han-entendido-tus-ensenanzas/

Publicado en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | Deja un comentario

Tareas escolares: “La haces y punto”.

Tareas escolares: “La haces y punto”.

Por Humberto Cueva

 Anécdotas

Una compañera maestra de la asignatura de Historia me buscó para enseñarme un cuento de su creación. Quería saber si su escrito cumplía con los requisitos convencionales del cuento como género narrativo y si su narración era digna de ser aprobada. Ante ella, leí  su cuento y le hice algunas observaciones sintácticas, me abstuve de dar opiniones de otra índole. “–No sabía que estabas interesada en la escritura literaria, te felicito”– le dije yo. Ella me respondió: “- La verdad es que no me interesa escribir un cuento. Lo que ocurre es que a mi hijo, estudiante de la Normal Superior, le exigieron que escribiera un cuento en su clase de Español, pero como él no tiene tiempo, me pidió que yo le hiciera su tarea”.

Las tareas son motivo de muchas anécdotas. Por ejemplo, las tareas que se encargan el día viernes por la mañana, son tomadas con ligereza por algunos alumnos. La tarde de ese viernes se antoja el descanso y la diversión. Luego, el día sábado trascurre sin atisbos de  tareas pendientes, y, de la misma manera, transcurre el día domingo, sin embargo, en alguna hora insospechada de la noche de ese domingo, el jovencito se acuerda de la tarea que debe presentar el lunes a primera hora. Hay noches domingueras que terminan en tensiones agobiantes originadas por las tareas escolares de los hijos.

Pero, si las tareas ocasionan tantas preocupaciones, ¿sería posible suprimirlas?

Muchos maestros aseguran que no es posible suprimirlas : Tal como funciona hoy la escuela, las tareas son inevitables; en México es una práctica tan extendida que la consideramos normal y hasta exigible, porque se vinculan con recibir una educación de calidad”.

Efectivamente, en nuestro país prevalece la idea de que la escuela debe imponer taras, lo cual es visto como señal de que dicha institución educativa “cumple” con el perfil de una buena escuela. “¿No te encargaron tarea…¡que maestros tan irresponsables!”

Partamos  de una premisa:

En muchas partes del mundo las tareas escolares son motivo de preocupación. Una federación francesa de padres de estudiantes convocó a una huelga de tareas escolares por considerar que tales tareas  son trabajos forzosos fuera del horario lectivo, sin ninguna utilidad demostrada y que, en cambio, complican mucho su vida y la de sus hijos: castigos, falta de tiempo libre… El debate no es nuevo ni exclusivo de Francia. En Estados Unidos, Australia y Argentina, se cuestiona la conveniencia de las tareas escolares para realizar en casa y se investiga su eficacia en términos de aprendizaje.

En España, una confederación de asociaciones de padres y madres de alumnos quiso proponer una iniciativa similar a la francesa y aseguró que los deberes representan el fracaso del sistema educativo. Pero las tareas tienen diferentes acepciones. Otras organizaciones de padres de España, en cambio, defienden la importancia de las tareas escolares para transmitir valores tales como el esfuerzo y la disciplina y califican de irresponsabilidad la hipotética supresión de las tareas para hacer en casa.

No sólo los padres no se ponen de acuerdo. Psicólogos, pedagogos, maestros y otros especialistas en educación no son unánimes en si las tareas escolares son positivas o perjudican más que benefician.

Hay pedagogos que opinan: Si en cinco horas de clase no has logrado unos objetivos y mandas a los alumnos a realizar tareas para hacer en casa, el alumno solo no podrá resolverlo y no le servirá de nada disponer de más tiempo”.

La tarea escolar en el terreno de la pedagogía

Hace cuatro siglos, Juan Amos Comenio escribió su Didáctica Magna (1630) y definió la tarea como un asunto de pertinencia. Señala que el entendimiento y la capacidad de los niños se manifiestan de modo muy desigual. ¿Y qué es esto sino el llamado a tener presentes las diferencias individuales? Comenio plantea que para los infantes mayores las tareas deben establecerse con mucha claridad y cuidado.

En el siglo XVII Jean-Jacques Rousseau, en su obra Emilio (1762) cuestionaba el ejercicio jerárquico de asignar la tarea, ya que se presenta como un indicador del que sabe y la determina y del que no sabe y la recibe y resuelve.

La experiencia pedagógica de Pestalozzi, denominada “la escuela en la vida”, es desarrollada en su texto Cómo Gertrudis enseña a sus hijos (1801) que entraña un proyecto de autonomía y libertad. La dimensión de los deberes para realizar en casa, acorde a Pestalozzi, aspira a corregir la educación memorística, con una técnica para educar a la vez el intelecto, el corazón y la mano. Al referirse a la tarea, Pestalozzi escribió: “…los maestros que consideran que la enseñanza es la dada en la escuela y el estudio en la casa, no tienen la menor idea de lo que es la educación. El maestro debe aprender con los alumnos para ver cómo se aprende. La tarea como una obligación o complemento impuesto por la escuela está fuera del propósito de la escuela según Pestalozzi.

Dentro de la llamada Pedagogía Activa o Escuela Nueva a principios del siglo XX, las tareas escolares no se consideran sensatas ni necesarias, ya que los estudiantes han trabajado suficiente en la escuela y el período que pasan en casa debería ser utilizado en estimular otras áreas de desarrollo: arte, deporte, actividades sociales, ocio. Así lo recomendaba, ¡desde hace un siglo!, el gran John Dewey.

Algunos autores de libros motivacionales, (“Sus hijos necesitan padres amigos”) frente a la angustia que genera el incumplimiento de los deberes, dan orientaciones que se relacionan con ideas de carácter conductista. (“¡Hay que formar el carácter!”) La idea es lograr un hábito, que sea tan automático como lavarse los dientes, es decir, que se haga sin mayor cuestionamiento. Debe comenzar desde el primer día en que el estudiante llega con un trabajo para la casa y lo ideal es que siempre haga las tareas en un lugar fijo, a una hora determinada, con buena iluminación, materiales a mano y sin distracción, recomendaciones sin duda necesarias.

Un condicionamiento de esta magnitud no permite asumir la tarea como un logro que el estudiante alcanza por sí mismo en su proceso de ser cada vez mejor, ni permite el espacio para la autorregulación.

Conforme a la psicología cognitiva, la tarea es un medio para crear actitudes y responsabilidad. Asimismo constituye una posibilidad para fortalecer el aprendizaje de algunas destrezas o habilidades, un medio de progresar o descubrir más información sobre temas determinados.

Para un maestro visionario, las tareas escolares, más allá de servir de indicadores que dan cuenta de los niveles de desempeño o del dominio de los aprendizajes, constituyen un referente que permite visibilizar las dificultades o carencias en los aprendizajes y así revisar sus prácticas de enseñanza.

Las tareas reflejan la síntesis comprensiva y la calidad de los aprendizajes propuestos por el docente al estudiante, pero a la vez reflejan la calidad de su enseñanza.

Hoy día, la mayoría de expertos coincide en que la clave del debate es cuántas y qué tipo de tareas deben exigirse a los alumnos. Se considera por muchos especialistas que las tareas deben ocupar poco tiempo para que puedan realizarse otras actividades, y deben ser personalizadas, adecuadas a las necesidades de cada alumno para que no se conviertan en los deberes de los padres y dejen de tener sentido.

El problema de las tareas en la escuela secundaria es que normalmente no se personalizan ni se coordinan entre todo el equipo docente, de modo que a veces se acumulan tareas de muchas asignaturas. Muchos alumnos, como ven que es un esfuerzo insalvable, huyen de ello no haciéndolas.

Tareas y Facebook

El cumplimiento de las tareas para hacer en casa es un constante dolor de cabeza para los padres de familia, para los alumnos y para los maestros.( “¿Por qué mis alumnos no hacen las tareas que les encargo para hacer en casa? ¿Qué hacer para que sean responsables y cumplidos con sus obligaciones?”)

En Facebook no es raro encontrar peticiones de ayuda de jóvenes maestras: “Mis alumnos no cumplen con sus deberes. Qué me recomiendan para que cumplan con las tareas que les encargo.” “Maestros, me urgen planeaciones de Bloque II de 3ero que me puedan proporcionar? se los agradecería! Soy de nuevo ingreso”. “¡Hola! Alguien que me pueda pasar unas planeaciones de Español de los tres grados”

Menos raro es toparse con agencias “pedagógicas” que ofrecen, “a precios razonables,” materiales para encargar tareas de todos los grados y asignaturas, además, por encargo,  se ofrecen exámenes de todas las asignaturas, planeaciones argumentadas, informes requeridos por los CTE y cualquier cosa que Usted requiera.

Para los alumnos, el El Rincón del Vago es una de las páginas más consultadas en el mundo iberoamericano para realizar tareas escolares; en más de diez años en el ciberespacio, supera los 800 millones de visitantes. El Rincón del Vago surgió inicialmente como una alternativa a las tareas planteadas por maestros monótonos que bimestre a bimestre dejaban la misma tarea y aplicaban el mismo examen, entonces conservar y administrar todos los exámenes y tareas repetitivas se convirtió en el gran negocio. Hoy día, entre sus haberes cuenta con más de setenta mil documentos, que incluyen pequeños apuntes de clase, exámenes, monografías, trabajos de especialización, tesis de maestría y doctorado procedentes de muchos países; incluso hoy  publican manuales que supuestamente enseñan al estudiante a realizar trabajos de calidad con el mínimo esfuerzo.

El hábito de encontrar la consulta o la tarea ya elaboradas viene echando raíces en los niños y adolescentes; hoy existe una compleja y desarrollada industria del conocimiento escolar: tareas escolares, tesis universitarias y de posgrado.

Existen páginas web que “hacen” tareas pagando por anticipado. La comunidad educativa habla de “mercantilismo de la escuela”. Las tarifas dependen de la asignatura y el nivel educativo.

El ciberespacio ha globalizado la más rutinaria de las acciones escolares: la tarea. Ha hecho de ella un negocio.

Finalmente: ¿Qué son y para qué sirven las tareas escolares hoy en día?

Las tareas escolares, como hemos visto, tradicionalmente son consideradas como necesarias para dar seguimiento al rendimiento escolar.

Si lo anterior es cierto, ¿por qué las tareas se convierten en muchas ocasiones en algo difícil y problemático?

¿Si las tareas son una herramienta importante de repaso de las actividades aprendidas en la escuela, porqué se convierten en materia de conflictos?

Los maestros tenemos que preguntarnos si las tareas que se encargan son breves, coherentes con lo que se trabaja en la clase, motivadoras y realmente con sentido pedagógico.

Si los propósitos principales de las tareas escolares son reforzar el conocimiento, así como inculcar hábitos y responsabilidades, es relevante que dichas tareas sean efectivamente motivadoras y no meros ejercicios repetitivos.

Hay de tareas a tareas. Hay tareas con sentido, otras, carecen de valor pedagógico. “He visto a mis hijos pasar horas y horas copiando páginas del libro de texto, repitiendo ejercicios, copiando reglas de ortografía, repitiendo sentencias …” Decía la mamá de un alumno.

Y Usted…¿Qué opina?

Referencias Bibliográficas

Comenio, Juan Amos (2000). Didáctica Magna. 11ª. ed. México: Porrúa.

Pastor, Paula (2009). «Responsabilidades escolares: ¿De quién son las tareas?». [En red]. Disponible en: http://www.portalnet.cl/comunidad/archive/index.php/t-191295.html.

Parra Sandoval, Rodrigo (1996). La escuela nueva. Bogotá: Plaza & Janés. Uni-pluriversidad, Vol. 12, No. 2, 2012

Pestalozzi, Juan (1967). Cómo Gertrudis enseña a sus hijos. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina. Traducción de José Tadeo.

Rousseau, Juan (2010). Emilio o la educación. México: VIDA Global.

Samayoa, Pedro (2006). «Tareas inteligentes». [En red]. Disponible en: http://www.psicopedagogia.com/tareas-inteligentes

Publicado en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | Deja un comentario

“Así Fue”por Carlos Avila de los Los Babys

Don Carlos Avila de los Los Babys “Así Fue”

Publicado en Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | Deja un comentario