Carga administrativa estorba el trabajo docente.

 

La carga administrativa siempre ha sido un problema en el tiempo del maestro. Los formatos con requerimientos de  datos administrativos sigue siendo un problema aún con el apoyo de  la tecnología digital. 

Reunión tras reunión, foro tras foro,  se repite la queja, y la promesa de parte de las autoridades, de que el llenado de cuestionarios será  resuelto a favor del tiempo de las clases ante el grupo. 

En ese sentido, la SEP ha publicado una consulta nacional dirigida a los maestros a través de una encuesta para conocer lo que opinan respecto a la carga administrativa.

Según la dependencia educativa, la información que proporcionen los maestros será anónima y se utilizará únicamente para fines estadísticos.

En la encuesta, los SEP destaca preguntas relacionadas con el tiempo que los docentes invierten en responder requerimientos de información de carácter administrativo, las instancias de Gobierno que más les solicitan información,  entre otros aspectos.

Asimismo destaca un apartado en el que los profesores podrán expresar libremente lo que consideran genera carga administrativa en su trabajo docente.

La encuesta puede ser consultada AQUÍ.

Publicado en Libros de Texto, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | Deja un comentario

¿Gasolinera o gasolinería?

 

Por Paulina Chavira

Desde inicios de este año, el tema de la gasolina ha estado muy presente entre los mexicanos: desde el huachicoleo (robo de combustible) hasta el desabasto (o desabastecimiento, ambas son válidas) y pasando por las dudas de vocabulario del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, sobre cuál es “la palabra correcta”gasolinera o gasolinería

Ante tantas preguntas, la cuenta en Twitter de la Real Academia Española (que en este caso fue más consultada que la Academia Mexicana de la Lengua) respondió: “gasolinera” es la forma común entre los hispanohablantes, pero aclaró que “gasolinería” es de uso común en México. Si nos remitimos a la Academia Mexicana de la Lengua (AML), para los mexicanos ese es el nombre —además de “la gas”— con el que llamamos a los establecimientos donde se vende combustible; contrario a lo que la AML dice, sí está consignada en otros diccionarios, entre ellos, el Diccionario de la lengua española
Asimismo, en el Diccionario de americanismos se consigna que algunos guatemaltecos, hondureños, nicaragüenses, costarricenses, panameños, entre otros habitantes de los países de América Latina, usan también “gasolinería”. En otras partes de la región tienen palabras distintas: en Perú, por ejemplo, les llaman grifos; en Chile son bencineras, y en Colombia, República Dominicana, Costa Rica y Panamá les dicen bombas. En Argentina las llaman estaciones de servicio. 

 

Publicado en Libros de Texto, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Deja un comentario

“La gente no lee por una cuestión de hábitos; no por el precio del libro”: CANIEM

 Entrevista con Carlos Anaya-Rosique, titular de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CNIEM) 

¿Qué impresión le produce el anuncio de laEstrategia Nacional de Lectura?

Los tres ejes sobre los que se habló: el formativo, el sociocultural y el comunicativo, me parecen adecuados.

¿Se puede “forzar” a la industria editorial a bajar los precios?

Esa es una palabra que genera mucha confusión. Paco Ignacio Taibo II, a través del Fondo de Cultura Económicaha hablado con diversas editoriales para encontrar mecanismos de reducción de gastos. No hay manera de forzar a que se bajen los precios… los precios son apenas un argumento entre las razones de por qué la gente no lee. La realidad es que la gente no lee porque no hemos construido los hábitos de lectura desde el nivel escolar. Y a esto se suma el acceso al libro. En este país tenemos seiscientas librerías y mil doscientos puntos de venta o dos mil setecientos, contando puestos de periódicos. Es decir, sólo en el seis por ciento de los municipios hay librerías. Un joven gasta más en un videojuego en parte porque hay muchas tiendas, y eso que no son artículos baratos. El costo no es un tema, en cambio debemos impulsar el acceso por medio de la construcción de librerías o de la dotación de acervos amplios y relevantes a las siete mil cuatrocientas bibliotecas que existen en el país. Me da gusto que se hable de la construcción de 130 librerías más, pero entre todos en seis años deberíamos tener 2 mil 420 en todo el país, una por municipio al menos.

¿No le preocupa el uso de la palabra forzar?

Creo que fue una palabra fuera de lugar. Taibo no quiso decir eso y lo sé porque en lo práctico negocia con las editoriales. Su verdadera intención es la de sumar esfuerzos para generar una sociedad lectora.

Para usted el camino no es regalar lectores como propone Taibo II…

Para mí no es la estrategia, porque a la hora de regalarlos tendríamos que explicar que a alguien le costaron los libros. Cuando regalas un libro le quitas el valor. La lectura es el gran valor y la actividad que todos destacamos, sin embargo, al libro lo tenemos en el lugar más bajo y donde parece que solamente es un asunto de comercio, cuando la realidad es que es un asunto de desarrollo. En dado caso, el obsequio debe ir acompañado de una estrategia que diga que los libros que da el Estado mexicano son resultado de los impuestos y que gracias a los impuestos se puede hacer esto como un beneficio social, en el entendido de que se puede hacer en casos específicos, me refiero concretamente a los libros de texto, pero no todos los libros deben ser regalados.

¿En esta dinámica qué acciones está viendo a partir de la Secretaría de Educación Pública?

Indudablemente me gustarían estrategias de lectura en las aulas y que lleguen a los estudiantes. Puede haber bibliotecas escolares o de aula, pero también se necesitan bibliotecas bien consolidadas y no solo en términos formativos sino también para la diversión. Estoy de acuerdo con Taibo cuando dice que la lectura es, además, diversión y reflexión. Las formas son el siguiente nivel. Una de las cosas que nos debe preocupar es que de todos los libros que se venden en el país, el sesenta por ciento es de educación básica, esto quiere decir que somos un país que no ha logrado trascender el alfabetismo. Ahora requerimos y esa es una de las cosas que la Estrategia Nacional de Lecturadebe revisar, que la ecuación sea al revés: el sesenta por ciento del consumo de libros por iniciativa propia. Creo que Taibo va hacia eso y me parece importante. Necesitamos trabajar para desarrollar una sociedad lectora.

https://m.aristeguinoticias.com/2901/kiosko/la-gente-no-lee-por-una-cuestion-de-habitos-no-por-el-precio-del-libro-caniem/

Publicado en Libros de Texto, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | 2 comentarios

Discusión del Programa Nacional de Lectura. Cuestionamientos de Rafael Pérez Gay

Publicado en Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Deja un comentario

“Lean todo lo que puedan…” : Beatriz Gutiérrez.- Estrategia Nacional de Lectura del gobierno de AMLO

Publicado en Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | 2 comentarios

Los grandes libros .-Gabriel Zaid

La conversación sobre libros que tocan cuestiones relevantes para la vida humana ayuda a desarrollarnos como personas.

(fragmento)

Hay niveles de lectura.

El nivel de lectura más bajo es deletrear y reconocer una palabra. El siguiente es entender una frase completa. El siguiente, leer de corrido en voz alta con la entonación adecuada. La enseñanza básica debería enseñar todo esto.

Más complicado es leer un artículo, cuento, poema, y explicarlo como un todo, en las propias palabras. La escuela debería enseñarlo.

El nivel superior es leer un libro completo y ser capaz de escribir un resumen: contarlo, explicarlo, discutirlo, cuestionarlo. No hacen falta estudios universitarios para eso, y nadie debería recibir un título universitario si no es capaz de eso.

La lectura individual de un libro y la discusión en grupo son una educación liberal y una práctica democrática, por sí mismas. Compartir lecturas facilita la conversación inteligente, en la cual todos nos educamos a todos. La diversidad de experiencias, gustos e intereses enriquece la conversación con distintas lecturas del mismo libro. Puede ser con cualquiera, pero los grandes libros tienen ventajas adicionales.

¿Qué es un gran libro? No precisamente un clásico, aunque muchos lo son o lo serán.

“Clásicos son los libros leídos como clásicos”–dice Borges ( “Sobre los clásicos”, Otras inquisiciones). “Un clásico es un libro que nunca termina de decir lo que tiene que decir” (Calvino, Por qué leer los clásicos). Estas definiciones subrayan dos aspectos distintos: cierto tipo de lectura, cierto tipo de libro.

Según Mortimer Adler ( Cómo leer un libro) , son grandes libros los que son relevantes para las grandes cuestiones de la vida humana, hoy igual que hace siglos; los que resultan significativos aquí y ahora, independientemente de cuándo y dónde fueron escritos; los que se dejan leer una y otra vez sin agotarse.

Cómo leer un libroincluye una lista de 131 grandes libros literarios, filosóficos y científicos. Muchos están en la colección “Sepan Cuantos”de Porrúa.

https://www.letraslibres.com/mexico/revista/los-grandes-libros

Publicado en Libros de Texto, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Deja un comentario

Prever, no prever


El verbo prever genera frecuentes dudas al escribirlo:

1. prever, conjugación

Tal como indica el Diccionario panhispánico de dudas, el verbo prever se conjuga como ver, de modo que, al conjugarlo, las formas adecuadas son preverpreviópreviendo, etc., no preveerpreveyó ni preveyendo.

2. se prevé, acentuación

Aunque las formas ve ven no llevan tilde al ser monosílabas, prevé prevén sí se acentúan gráficamente, pues se trata de palabras agudas terminadas en vocal y en la consonante n, respectivamente: «Se prevén lluvias en Jalisco», no «Se preven lluvias en Jalisco». 

Publicado en Primaria, Secundaria | Etiquetado | Deja un comentario