Regresaremos en agosto. ¡Felices vacaciones !

20140509_150744

Regresaremos en agosto.

¡Felices vacaciones !

Maestro/a de Español.

Estimado/a Compañero/a.

Estamos a unos días del desenlace  del  Ciclo Escolar 2013-2014.

 Días de aplicación de exámenes,  de estadísticas, de ceremonia a los estudiantes de tercer grado, de formatos que hay que llenar, de documentos que vienen   y documentos que van…

 Fin de año escolar:  ajetreo en las aulas,  alumnos  que esperan  las vacaciones.

No sólo ellos, los maestros también  las esperamos. Uno aprovecha las vacaciones para mil cosas : comunicarse con familiares, checarnos  la salud, leer, ir al cine, hacer un viaje,  reflexionar,  atender asuntos personales, o, simplemente…  no hacer nada.

Y  a propósito de las vacaciones …¿Qué le parecen  estas frases ?

“Las vacaciones son no tener nada que hacer y todo el día para hacerlo”. Robert Orben

“El arte del descanso es tan importante como el arte de trabajar”. John Steinbeck

“No sabe lo que es descanso quien no sabe lo que es trabajo. Refrán popular.

Este Blog  seguirá abierto las 24 horas de todos los días, pero el que esto escribe quiere dar un descanso a sus cuatro lectores. Además, el que esto escribe  tiene proyectos  relevantes  a partir del 15 de julio: …cambiar dos focos fundidos…lubricar unas bisagras…tijeras podadoras…trabajar el jardín… una pila de novelas por leer…una cafetera nueva cueste lo que cueste… vueltas inaplazables  a la librería Gandhi… ordenar, (sin perder el caos), la biblioteca personal… un viaje relámpago …ver los últimos partidos de la Copa Mundial de fútbol… [¿me alcanzará el tiempo?, ¿diseñaré  secuencias didácticas para cada uno de estos  proyectos?, ¿ una  ruta de mejora?, ¿ formatos o  rúbricas para evaluar los avances?]   

¡ Nuestros mejores deseos para Usted!

¡Disfrute intensamente estas vacaciones de julio del 2014 en compañía de sus seres queridos!

¡ Aproveche este merecido receso escolar y… cuídese mucho!

Regresaremos en agosto de 2014.

¡Felices vacaciones !

set-icons-logo-elements-letter-h-20111702

450-1

Y Usted…¿sabe pedir un café?

 

images-1

Y Usted…¿ sabe  pedir un café?

¿Está preparado para pedir un café? ¿Posee las habilidades lingüísticas requeridas para hacerlo?

Nos referimos a pedir un café en las modernas  tiendas especializadas: café con crema batida, o con leche entera, descremada, deslactosada, ligth, caramelo, temperatura de  la bebida.

Se trata de ordenar un café, pero hoy día,  Usted está  obligado a realizar su pedido “adecuadamente”, es decir,  si  Usted se atreve a pedir un café en una tienda moderna, su competencia comunicativa deberá estar al nivel del contexto. Veamos algunos ejemplos de pedidos de café:

  • “Un café con  leche sin grasa y lluvia de caramelo”
  • “Grande, hielo, splenda, vainilla latte con leche de soya”
  • “Frappuccino sin grasa con extra crema batida y jarabe de chocolate”

ggff

 

Una sencilla transacción

Por Juan Villoro

[El ritual cotidiano, la obsesión estimulante de una taza de café se convierte, en el relato de  Juan Villoro, en un laberinto desesperante. ]

–Un capuchino, por favor.

–¿Regular?

–¿“Regular” es un tamaño?

–“Regular” no es un tamaño.

–¿Qué es?

–Es si quiere que sea regular de sabor.

–Quiero que sea bueno de sabor.

–Me refiero a lo que es la cafeína.

–La cafeína no es un sabor.

–“Regular” es el café que no es descafeinado.

–¡Ah!, ¿“regular” es normal?

–Si usted dice.

–Quiero regular.

–¿De qué tamaño lo va a querer?

–Normal.

–¿Normal?

–Perdón, ya me dijo que eso no es un tamaño.

–¿Chico, mediano, grande o extragrande?

–Mediano.

–¿Frío o caliente?

–Caliente.

–¿Con moka, vainilla o canela?

–Canela.

–¿Extra canela?

–Canela regular.

–¿Para tomar aquí o para llevar?

–Para tomar aquí.

–¿Bisquet, galleta, croissant, alfajor?

–Nada.

–¿Pero sí va a querer el capuchino?

–Claro.

–¿Cuenta con tarjeta de descuento Coffiii–Mex?

–No.

–Si tiene tarjeta de descuento, por cada treinta cafés le descontamos uno.

–No, gracias.

–Y puede participar en la rifa de una cafetera.

–Ya le dije que no me interesa.

–Su pago va a ser en efectivo o tarjeta de crédito.

–Efectivo.

–Son $16.60.

–Aquí tiene.

–¿Quiere redondear para la Asociación Palomas del Mundo?

–Redondee.

–Recibo 20. Tres pesos de cambio.

–Gracias.

–¿Cuál es su nombre?

–Juan.

–En unos minutos lo llaman. ¿Todo fue de su agrado?

–Me gustaría no tener que hablar tanto.

–¿Algo no fue de su agrado? Tenemos libro de quejas.

–Todo fue de mi agrado.

–Gracias por preferir “Coffiii–Mex, aroma y confianza”.

–¿Podría cambiarme este billete?

–Ya cerré la caja. Me hubiera dicho antes.

–¿Para abrir la caja tengo que comprar otra cosa?

–¿Bisquet, galleta, croissant, alfajor?

–Olvídelo.

–Usted es Juan?

–Le acabo de decir mi nombre.

–Tengo un mensaje en la computadora: no hay canela

–¿Tienen otro tipo de canela?

–Canela normal.

–Pedí canela normal.

–Aquí dice: “regular”. Lo puse en la computadora.

–¡“Regular” quiere decir “normal”!

–Regular es el café, la canela es normal.

–Está bien: ponga canela normal.

–¿Lo molesto con su firma?

–¿Para qué?

–Tengo que anular el pedido y abrir una nueva orden.

–¿Por qué?

–Es por su tranquilidad.

–Me voy a tranquilizar cuando me dé mi café.

–¿Pidió café? ¿No quería un capuchino?

–¡El capuchino es café!

–Es por su tranquilidad. Gracias por su firma.

–¿Me puede dar mi capuchino?

–Está ahí al lado. Desde hace rato.

–¿No dijo que me iban a llamar?

–Sólo llamamos a los clientes que están sentados.

–¡Este café está tibio!

–Llegó caliente. Usted dejó que se enfriara.

–Se enfrió porque no dejaba de hacerme preguntas.

– Su satisfacción es lo primero. Tenemos libro de quejas.

–¡Quiero un capuchino caliente!

–¿Regular?

–Quiero este capuchino, pero caliente.

–No nos dejan recalentar comida.

–Apenas lo toqué.

–Es por su seguridad.

–Olvídelo. Estoy a punto de tener un ataque.

–El café regular es malo para el corazón.

–Pensé que ustedes no hacían comentarios personales.

–No es nada personal.

–¿Es política de la empresa?

–Tenemos un folleto para clientes con hipertensión arterial.

–¿Si acepto el folleto me cambia un billete?

–El folleto es gratis. Con eso no puedo abrir la caja.

–El folleto me va a producir hipertensión arterial.

–¿Quiere entrar en nuestro programa de estrés? Le regalamos un refresco sin fenilalanina.

–Quiero irme. No puedo más.

–Fue un placer atenderlo.

–¡Quiero un mundo que sea regular!

–Que tenga bonita tarde. Gracias por buscar aroma y confianza. ~

http://www.letraslibres.com/revista/convivio/una-sencilla-transaccion

 

 

 

 

Tres de cada diez maestros no se sienten preparados

images-6

Tres de cada diez maestros en México no se sienten preparados: Informe Talis

Los maestros mexicanos están considerados entre los más capacitados en el mundo, no obstante, el informe de la Encuesta Internacional sobre Docencia y Aprendizaje  (Teaching and Learning International Survey,TALIS, por sus siglas en inglés) incluye otros datos.

El  Informe  TALIS 2013  asegura que tres de cada diez maestros manifiesta sentirse desconfiado en su capacidad para impartir clases.

El informe TALIS 2013 detalló que casi la mitad de los maestros de secundaria de nuestro país, para decirlo en cifras, el 44 por ciento, trabaja en escuelas con 30 por ciento o más de estudiantes provenientes de hogares socio-económicamente desfavorecidos; en comparación con el promedio mundial  de TALIS que es de 20 por ciento.

Profesores sin seguridad laboral

Los maestros de secundaria en México tienen en promedio 16 años de experiencia laboral, no obstante, sólo 40 por ciento de ellos tiene empleo de tiempo completo, en comparación con el promedio de la OCDE que es de 82 por ciento.

Ante ello, la Subsecretaria de Educación Básica, Alba Martínez Olivé, reconoció la dificultad de ser maestro de secundaría, más aún por la complejidad de las condiciones laborales de los maestros: “…es un tema que no hemos podido resolver”, afirmó la maestra.

Por lo anterior, Alba Martínez Olivé, destacó que será la aplicación “concisa” de la Ley del Servicio Profesional Docente, la que pueda regular la condición laboral de los maestros, quienes hoy en día “trabajan unas cuantas horas en una escuela, van a dar clases a otra escuela, y a veces a una tercera o a una cuarta”, destacó la responsable  de la Educación Básica en el país.

El tener a los maestros dando clases en una sola escuela, es lo que permitirá al centro escolar desarrollar un trabajo colectivo, señaló Alba Martínez Olivé.

http://www.oecd.org/centrodemexico/encuestainternacionalsobredocenciayaprendizajetalis.htm

http://www.educacionfutura.org/maestros-en-mexico-satisfechos-con-su-trabajo-ocd/

Google en educación

benifits

Google en educación

Google comparte herramientas tecnológicas que facilitan la enseñanza y el aprendizaje.

“Más tiempo para la enseñanza, menos complicaciones tecnológicas”, con este lema se hace el lanzamiento de Classroom, una herramienta nueva de Google Apps for Education. Classroom que combina Documentos de Google, Drive y Gmail para ayudar a los profesores a crear y organizar las tareas rápidamente. También ayuda a los alumnos a organizar sus trabajos en Google Drive, a completarlos y a presentarlos.

En suma: Facilidad para gestionar tareas y fluidez en las comunicaciones.

Con Classroom, los profesores pueden crear y recibir las tareas de los alumnos sin necesidad de usar documentos en papel. Cuando los profesores crean tareas, pueden compartir un único documento o hacer automáticamente una copia del documento para cada alumno. Pueden ver rápidamente quién ha completado el trabajo y quién no, así como proporcionar observaciones directamente y en tiempo real.

Classroom crea automáticamente carpetas en Drive para cada tarea y para cada alumno. En la página de Tareas, los alumnos pueden ver fácilmente las tareas que deben presentar. De esta forma, no se les escapará nada.

Classroom también permite a los profesores publicar notificaciones y preguntas, con lo que se mejora la comunicación tanto dentro como fuera del aula.

Consulte : 

http://www.google.com/edu/classroom/

get-started

 

 

Leer en Internet. Daniel Cassany

Leer en internet requiere aún más pericia crítica que la lectura tradicional. La proliferación de voces que posibilita la red nos brinda una diversidad muy enriquecedora a la vez que nos exige como lectores una gran labor crítica. Internet nos proporciona la posibilidad de realizar una “lectura global”.

“La cultura no está en crisis; es crisis”

Umberto_Eco

“La cultura no está en crisis; es crisis”

Por Umberto Eco*

¿La crisis le sienta mal a la cultura, la perturba mucho o, al contrario, la espolea?

Umberto Eco responde:

“La cultura es una crisis continua. La cultura no está en crisis, es una crisis continua. La crisis es condición necesaria para su desarrollo”.

 ¿Y la mercantilización del producto cultural, o el riesgo de privatización del patrimonio?

 “Eso siempre ha existido. Virgilio era pagado por Augusto; Ariosto cobraba de un duque. De alguna manera, si yo hubiese vivido en el siglo XVII habría debido estado al servicio de un señor; hoy no, mi trabajo literario o docente me permite vivir. En este sentido, la cultura es hoy más libre. Todos los textos en el ochocientos se inician con una loa al señor, al rey, es como si hoy tuviese que encabezar todos mis libros con un elogio de Berlusconi (risas)… ”

En sus múltiples escritos, Eco ha dejado dicho que la verdadera felicidad es la inquietud por saber, por conocer.

 “Es lo que Aristóteles llamaba maravillarse, sorprenderse… La filosofía siempre comienza con un gran ohhh!”

¿Y el conocimiento es acaso como el viaje a Ítaca de Kavafis, un recorrido que no debe terminar jamás?

“Sí, pero además el placer de conocer no tiene nada de aristocrático, es un campesino que descubre un nuevo modo de hacer un injerto; evidentemente, hay campesinos a los que esos pequeños descubrimientos procuran placer y a otros no. Son dos especies distintas, pero naturalmente depende del ambiente; a mí me inoculó el gusto por los libros de pequeño… Y por eso al cabo de los años soy feliz, y a veces infeliz, pero vivo activamente mientras que muchos viven como vegetales”.

Un bibliómano como Eco ha integrado la presencia de Internet en su vida diaria como en su día hiciera con el automóvil o el telefonino (que no suena ni una vez durante el encuentro): como un hecho consumado ni manifiestamente bueno ni todo lo contrario.

“Internet es como la vida, donde te encuentras personas inteligentísimas y cretinas. En Internet está todo el saber, pero también todo su contrario, y esta es la tragedia. Y además si fuese todo el saber, ya sería un exceso de información… Si yo comienzo a estudiar en la escuela necesito un libro así [hace un apócope con las manos], no uno enorme, que no entenderé, a nadie se le ocurre darle la [Enciclopedia] Británica a un niño…”

Como investigador, Eco utiliza Internet como lo que considera que debe ser, una herramienta, y no un fin en sí mismo. Por tanto, no augura conflictos de intereses -ni de espacios- entre lo virtual y la realidad tangible del papel, bien sea prensa o un volumen de mil páginas.

“El libro como objeto continuará existiendo, de la misma manera que la bicicleta sigue existiendo pese a la invención del automóvil; es más, hoy hay más bicicletas que hace unos años. Lo mismo podemos decir del fin de la radio por culpa de la televisión…”.

“Internet es una cosa y su contraria. Podría remediar la soledad de muchos, pero resulta que la ha multiplicado; Internet ha permitido a muchos trabajar desde casa, y eso ha aumentado su aislamiento. Y genera sus propios remedios para eliminar ese aislamiento, Twitter, Facebook, que acaban incrementándola porque relaciona con figuras muchas veces fantasmagóricas, porque uno cree estar en contacto con una bellísima muchacha que en realidad resulta ser un mariscal de la Guardia Civil… (risas)”.

El doctor honoris causa se despide recomendando una lectura de prensa casi con lápiz y papel.

“Los periódicos han perdido muchísimas funciones. Por la mañana lo hojeo rápidamente porque las noticias principales ya me las ha contado la televisión, pero continúa siendo importante por los editoriales, por los análisis, y es fundamental no leer uno, sino al menos dos cada día. Se debería enseñar a leer periódicos a la gente, dos o tres, para ver la diferencia entre las opiniones, no para conocer las noticias, eso ya nos lo dice la tele”.

 “La televisión en Italia ha hecho mucho bien a los pobres, les ha enseñado un nivel estándar de idioma, y mal a los ricos, que se quedaban en casa en vez de ir a un concierto. Y no hablamos de ricos o pobres en función del dinero que tengan, sino de ideas, de ganas. La televisión en Italia ha enseñado a hablar a masas de campesinos, obreros. Internet es lo contrario: a los ricos que lo saben usar, les va bien; los pobres, que no lo saben usar, no tienen capacidad para distinguir”.

1369333134_264650_1369339245_noticia_normal