¿Cuáles son sus diez palabras preferidas?

¿Cuáles son sus diez palabras preferidas?

El profesor Felipe Zayas* nos dice cuáles son sus diez palabras preferidas, pero antes nos cuenta que, con motivo del Día del Español, el Instituto Cervantes invitó a que se propusieran palabras preferidas.

Las diez palabras más votadas han sido:

Arrebañar, Cachivache, Gamusino, Infinito, Limón, República, Sueño, Tiquismiquis, Titipuchal y Tragaldabas.

Cuando se examinan las palabras que se proponen como favoritas, se constata que se siguen sobre todo estos dos criterios:

  • Palabras que se valoran por su significado: de entre las ganadoras de este año, sin duda el ejemplo está en República.
  • Palabras que se valoran por cómo suenan: de la lista de arriba, ejemplos claros serían cachivache, gamusino, tiquismiquis y tragaldabas.

Pero hay un criterio que puede reunir, en proporciones variables, los dos señalados: palabras que se valoran, no por lo que significan para todos, sino por las resonancias afectivas que tienen para quienes las proponen (por sus connotaciones, debería decir aquí). Para ilustrar este grupo probablemente debería tomar de la lista de arriba arrebañar, limón, infinito

Pero, ¿cuáles son mis palabras favoritas?

En general, tiendo a preferirlas por el significante, pues no me fío de los significados. Palabras tan hermosas, por lo que denotan, como libertad, democracia o República, son muchas veces envilecidas por los fines con los que se usan. No hay más que pensar en cuantos regímenes autocráticos se presentan como repúblicas.

En cambio, los significantes no engañan: si gustan, es porque sí. Porque parecen graciosas, divertidas, irracionalmente sugerentes, incluso hermosas, independientemente de lo que signifiquen. Yo haría mías las palabras de los ejemplos que he puesto más arriba.

Pero voy a distinguir diferentes tipos entre las palabras que prefiero:

Palabras con onomatopeya: susurro, traqueteo, zumbido, siseo, tintineo, chirrido, gorgoteo, frufrú, etc.

Palabras con raíces griegas, sobre todo los términos lingüísticos y literarios: sintagma, paradigma, anacoluto, quiasmo, zeugma, sinalefa, sinécdoque

Palabras con sufijos que dan a la palabra un aire grotesco…: tembleque, pajarraco, antigualla, fritanga, fanfarria, bodorrio…

Palabras que son calificativos algo pasados de moda: tiquismiquis, botarate, chisgarabís, zascandil, pazguato, pisaverde…

Palabras que aparecen en el diccionario como acepción no usual y que parecen inventadas: alcaná, sinsorgo, metreta, oblada

Y ahora, me voy a desdecir de todo lo que llevo dicho, porque , de verdad, la palabra que más me gusta es palabra, y más en latín, verbum.

Hasta aquí el texto de Felipe Zayas.( Felipe Zayas | info@fzayas.com)

Aprovecho para compartir mis diez palabras:

“Mónica , Sofía , lágrimas , centinela, inefable , sombras, Málaga, Iowa, A la deriva, A campo traviesa”.

Y…para Usted…¿Cuáles son sus diez palabras preferidas?

Espero su amable respuesta en la sección Comentarios.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Jinetes en el Cielo

Publicado en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | 2 comentarios

Spanglish.

Spanglish.

Por Ilan Stavans*

AMHERST, Massachusetts — Al llegar al aeropuerto de San Juan, lo primero que escuché fue este diálogo:

– “¿Cómo estás, brother?”

– “¡Muy cool!”.

– “¿Y la situación?”.

– “Ya tú sabes, stinky”.

Se calcula que entre 2010 y 2015, un 7 por ciento de la población de Puerto Rico ha migrado al territorio de Estados Unidos. Algo los une a todos: el elocuente spanglish que se habla para comunicarse.

Sin importar adónde vayas, el spanglish no discrimina en términos de edad, clase o etnia. Lo escuché en la marketa (el mercado), en la guagua (el autobús) y en el bloque (en la manzana del barrio). En la radio, escuché spanglish constantemente en las letras de la música de salsa, la bomba y el reguetón. Y lo leí en el grafiti omnipresente que, más que en cualquier otro lugar que haya visitado en el mundo de habla hispana, parece prestarse al doble sentido.

El spanglish puertorriqueño no apareció de la nada. Ha existido desde la guerra hispano-estadounidense de 1898. O, de manera más concreta, desde que el presidente Woodrow Wilson firmó la Ley Jones-Shafroth en 1917, cuando la isla entró al dilema que la mantiene vencida. Pero en épocas difíciles, “la lengua misma te ayuda a bregar”. Me topé con este diálogo afuera de un restaurante:

– “¿Vas al coffee break ahora?”.

– “No, porque si no doy overtime el boss me coge”.

– “Careful y tómatelo suave”.

Así como el spanglish de Puerto Rico no es del todo nuevo, la isla no es el único ecosistema donde esta forma híbrida de comunicación prospera actualmente.

La frontera entre México y Estados Unidos es otro campo fértil, aunque su spanglish tiene un vocabulario y rasgos sintácticos diferentes. Al igual que las muchas variedades de español en la civilización hispana —el español argentino es distinto del mexicano, del colombiano, del venezolano, del cubano, etcétera— en los últimos cien años o más, el spanglish ha evolucionado lo suficiente como para establecer una serie de dialectos disímiles y claramente definidos. El dominicanish, cubonics, tex-Mex y el spanglish chicano de California deben considerarse en sus propios términos.

Dentro de esos grupos definidos por su nacionalidad, los jóvenes usan el spanglish de manera desemejante que sus mayores.

Durante mucho tiempo, los puristas han buscado estrategias para detener la propagación del spanglish. Lo han descrito como una peste y han buscado maneras de “corregir” la jerga incivilizada de sus hablantes. En 1991, por ejemplo, el codiciado Premio Príncipe de Asturias, quizá el galardón cultural más importante en el mundo de habla hispana, le fue otorgado a Puerto Rico en reconocimiento a la decisión de las autoridades que “con decisión ejemplar, han declarado el español único idioma oficial de su país”.

Agrega nytdirect@nytimes.com The New York Times

NYTimes.com/es

 

 

Publicado en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | Deja un comentario

Libros Prohibidos

Publicado en Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | 3 comentarios

Autobiografía y entrevista con Claudio Naranjo.

Autobiografía

de Caludio Naranjo*

Nací 24 de noviembre de 1932 en Valparaíso, Chile. Crecí en un ambiente musical, asistí al colegio en Valparaíso y posteriormente en Santiago me gradué como Doctor en Medicina en 1959.

Después de doctorarme, fui contratado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile para formar parte del personal del Centro de Estudios de Antropología Médica (CEAM) fundado por Franz Hoffman en 1960 y dedicado al estudio y reparación del efecto deshumanizante de los estudios de medicina. Al mismo tiempo, hice mi internado en psiquiatría en la Clínica Psiquiátrica Universitaria  y me sometí a un análisis  en el Instituto Chileno para el Psicoanálisis.

Viajé a los Estados Unidos  y allí me familiaricé con el trabajo de Samuel Renshaw y de Hoyt Sherman, ambos interesados en la percepción de la totalidad en la Ohio Sate University, en Columbus.

Posteriormente, una beca Fullbright me permitió pasar una temporada en Harvard como “visiting scholar” y dividí mi trabajo allí entre el Centro para Estudios de la Personalidad y Emerson Hall, donde participé en el Seminario de Psicología Social de Gordon Allport. Después de terminar la temporada académica, pasé un tiempo con Raymond Cattell de la Universidad de Illinois, quien me invitó a asociarme con él en el Instituto de Pruebas de Personalidad.

Más tarde, por una invitación de Frank Barron a participar en las actividades del Centro para la Investigación y Evaluación de la Personalidad de la Universidad de California fui a Berkeley, donde tuve la ocasión de zambullirme en la atmósfera de la contracultura.

Una nueva beca, de la Fundación Guggenheim, me permitió regresar a Berkeley un año más tarde para proseguir allí investigaciones sobre valores  y el Institute of Personality Assessment and Research (IPAR), dedicado a la investigación de la personalidad y de la creatividad, me recibió como investigador asociado con los privilegios del precioso campus, que incluían el acceso a un gran centro de computación y a la magnífica biblioteca.

Poco después viajé brevemente a los Estados Unidos para asistir a dos congresos novedosos en la Universidad de California: la primera Conferencia sobre el LSD de 1967 y otra patrocinada por el Instituto Karolinska de Suecia y el Ministerio de Salud de los Estados Unidos bajo el título “Búsqueda Etnofarmacológica de Medicamentos Psicoactivos”.

Acepté la invitación del Dr. Robert Ornstein como coautor de un libro de meditación, y otra de la Dra. Ravenna Helson para analizar las diferencias cualitativas entre libros para niños calificados como “matriarcales” y “patriarcales”. Ello llevó a la redacción de mi libro El niño divino y el héroe, que sería publicado mucho más tarde.

La muerte en un accidente de mi único hijo la víspera de la Pascua de 1970 pareció ponerle un punto final a una etapa de mi vida, y la siguiente etapa comenzó con una peregrinación bajo la dirección de un maestro espiritual llamado Oscar Ichazo, que incluyó un período de aislamiento en el desierto cerca de Arica, al norte de Chile, con el que comenzó para mí el acceso a la vida contemplativa y el sentirme guiado desde dentro.

Tras abandonar Arica a fines de 1970, adquirí la experiencia y confianza necesarias para iniciar mi trabajo posterior en Berkeley en septiembre de 1971.

En 1976 fui durante dos semestres profesor invitado en el Campus de Santa Cruz de la Universidad de California, y posteriormente (de manera intermitente) en el Instituto de Estudios Asiáticos de California (ahora CIIS). A finales de los años ochenta había revisado por completo mi primer libro sobre la terapia Gestalt y publicado también dos nuevos volúmenes sobre el tema.

Desde finales de los años noventa he asistido a muchas conferencias sobre educación y he procurado influir en la transformación del sistema educativo en varios países desde la convicción que nada es más esperanzador respecto a la evolución social que el fomento colectivo de la sabiduría individual, la compasión y la libertad. Mi libro Cambiar la educación para cambiar el mundo, publicado en español en el año 2004, fue concebido inicialmente como un estímulo para los profesores. Durante los últimos 10 años escribí y publiqué muchos libros .

Continúo, a través de la Fundación Claudio Naranjo con sede en Barcelona, a promover entre los educadores españoles un interés en una educación no solo holística sino también inspirada en el propósito de trascender la mente patriarcal, y he comenzado también a convocar educadores de otros países con el propósito de estimularlos a que hagan sentir ante las autoridades su percepción de la obsolescencia de los actuales programas y sobre todo de la visión subyacente respecto al propósito de una educación que poco ha servido hasta ahora al desarrollo personal y menos a la evolución social.

Claudio Naranjo

http://www.claudionaranjo.net/navbar_spanish/autobiography_spanish.html

Publicado en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Frida Díaz Barriga : Currículo escolar

Publicado en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Etiquetado , | Deja un comentario

¿A qué se refiere el aprendizaje significativo?

¿A qué se refiere el aprendizaje significativo?

¿ Lo que aprendo debe ser útil para mí? ¿Qué relación tiene el lenguaje con dicho aprendizaje?

23940-620-282

LOGO NUEVO Humberto Cueva

Publicado en Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | Deja un comentario