Actividades para iniciar con pasos firmes

En el paso de un grado a otro,  estamos en el momento clave donde podemos sentar las bases para una buena convivencia en el grupo.

Mejorar la comunicación en el aula, establecer nuevos ritmos de aprendizaje y favorecer climas positivos son medios para mejorar el aprendizaje.

Como docentes, hay cuatro objetivos cuyo logró será básico para que los alumnos puedan sacar el máximo rendimiento a todas las actividades y trabajos que desarrollen en el aula.

  • Ambiente que facilite el aprendizaje. El sentimiento de pertenencia a un grupo y el de identidad son necesidades humanas básicas. Muchas  metodologías no dan buenos resultados si este aspecto no se ha trabajado poco a poco. Un ambiente facilitador del aprendizaje es aquel donde la persona se siente segura y una de las mayores fuentes de seguridad es sentirse integrado y arropado por el grupo.
  • Facilitar la comunicación. La comunicación es un elemento esencial a la hora de convivir y de resolver conflictos, porque el diálogo es una de sus principales herramientas.
  • Conocer mejor a la clase y tener una comunicación más fluida. Esta forma de trabajo, incorporando dinámicas cooperativas a las actividades de aula, nos proporciona un mayor grado de confianza con nuestro alumnado, ya que sienten mas seguridad en las respuestas y participan mejor, sin miedo al error.
  • Romper con la rutina y establecer un ritmo de clase distinto. El cerebro está más receptivo al aprendizaje si el ritmo de la clase no es monótono y repetitivo. Las actividades presentadas a un nivel donde se mantiene la expectativa de ver lo nuevo que se les ofrece es clave para mejorar la atención.

Todas las actividades de la secuencia didáctica son adecuadas para generar dinámicas de aula basadas en el aprendizaje en equipo en diferentes momentos del curso escolar:

  • Al inicio.
  • En las primeras semanas.
  • Al inicio de un trimestre. 

Conocimiento mutuo y establecimiento de interacciones positivas:

Primeros pasos para formar equipos de aula

Evaluamos qué sabemos, qué sentimos, qué pensamos

Creamos los equipos de aula estables 

Asumimos que significa aprender en equipo

Preparamos nuestros recursos de aprendizaje

Establecemos nuestras normas

http://cedec.educalab.es

Publicado en Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | 2 comentarios

El nuevo modelo educativo que no pisará las aulas

El nuevo modelo educativo que no pisará las aulas

(Fragmento)

(En lo que respecta a primer grado de secundaria,  se acatará con nuevos programas de estudio pues el ciclo escolar arrancará con nuevos libros de texto. La pregunta de Jimena Hernández Fernández es si esto conllevará cambios en  la práctica pedagógica.)

 

Jimena Hernández Fernández*

 No se ha debatido a fondo la problemática real que vive el sistema educativo mexicano: las causas del rezago educativo, así como  la discusión acerca de cómo fomentar el aprendizaje significativo de los alumnos. Básicamente, los candidatos presidenciales usaron el término reforma educativa como sinónimo de los cambios promulgados en la Ley General del Servicio Profesional Docente, principalmente.

El virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, propuso desde su campaña “echar abajo la (mal llamada) reforma educativa”. Asimismo, las recientes declaraciones del propuesto Secretario de Educación para el nuevo gobierno incluyen derogar la reforma educativa y conservar sólo lo que sea útil para promover el aprendizaje de los estudiantes. En este artículo me interesa abordar uno de los temas olvidados de la reforma: el nuevo modelo educativo. Me interesa abordar cuáles son algunas de las bondades y los defectos de dicho modelo; así como qué podemos esperar que pase con la implementación de dicho modelo en el futuro cercano.

Desde la década de 1990 el sistema educativo mexicano ha estado implementando reformas educativas. En los noventa y la primera década del siglo XXI, se implementaron iniciativas de reforma relevantes. Dichas reformas incluyen: el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (ANMEB) de 1992; el Compromiso Social para la Calidad de la Educación de 2002, y la Alianza por la Calidad de la Educación de 2008.

En 2012, comenzó una nueva ola de reformas con la iniciativa presidencial para reformar el artículo tercero Constitucional ante el Congreso. La iniciativa incluyó que el Estado debe garantizar la calidad educativa en todos los niveles obligatorios de educación, el establecimiento de un servicio profesional de carrera docente, así como un sistema nacional de evaluación educativa. En términos generales puede decirse que la reforma educativa se compone de dos etapas. La primera incluye la modificación del artículo tercero de la Constitución, así como la modificación de la Ley General de Educación y la promulgación de leyes en la materia: la Ley General del Servicio Profesional Docente y la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de Educación.

La segunda etapa de dicha reforma comenzó en el primer semestre de 2016 cuando la SEP lanzó una versión preliminar del nuevo modelo que incluía una propuesta curricular. Durante la segunda mitad de ese año, la SEP abrió un diálogo con las partes interesadas de la academia, las organizaciones civiles y los gobiernos para revisar el modelo propuesto. La propuesta del nuevo modelo también se discutió a nivel escolar. Todos los comentarios y la información fueron recopilados por un tercero y el informe que contiene los principales puntos de vista y análisis cualitativos fue entregado a la SEP a finales del año 2016. Como resultado, el nuevo modelo educativo y modelo curricular fue revisado y la versión final publicada durante el segundo trimestre de 2017.

El nuevo modelo educativo tiene cinco ejes: (1) enfoque curricular; (2) la escuela como el centro del sistema educativo; (3) capacitación y desarrollo profesional de los docentes; (4) inclusión y equidad, y (5) gobernanza del sistema educativo. Además, el enfoque curricular de la educación obligatoria tiene varios aspectos que se relacionan con tres puntos fundamentales: (a) campos de formación académica (lenguaje y comunicación, pensamiento matemático, exploración y comprensión del mundo natural y social); (b) áreas de desarrollo personal y social (arte, educación socio-emocional y educación física), y (c) áreas de autonomía curricular (conocimiento regional, proyectos de impacto social, desarrollo personal y social, y capacitación académica).

Para analizar la pertinencia del nuevo modelo educativo podemos utilizar el estudio comparado realizado entre los planes y programas actuales y el nuevo modelo con respecto a modelos de habilidades del siglo XXI. El estudio identifica que el modelo y su planteamiento curricular reconocen la importancia de desarrollar nuevas habilidades en los estudiantes. Con ello, se reconocen habilidades cognitivas y sociales como lo son: pensamiento crítico y resolución de problemas, comunicación y colaboración, alfabetización digital y ciudadanía al tiempo que incluye otras habilidades relevantes como el desarrollo de habilidades socioemocionales.

A un año escaso para que terminara el período presidencial de Enrique Peña Nieto, los planes y programas del nuevo modelo educativo se pusieron a prueba mediante pilotaje en algunas escuelas. Los resultados de dicho pilotaje aún se desconocen, pero el nuevo modelo supuestamente ha sido compartido con todas las escuelas y se planea sea implementado gradualmente en ciclo escolar 2018-2019.

Es así que a finales de agosto de 2018 arranca un nuevo ciclo escolar: el periodo de la instrumentación del nuevo modelo educativo en las escuelas. Sin embargo, se desconoce la postura formal del nuevo gobierno acerca del modelo, la propuesta curricular y los perfiles de egreso para cada nivel educativo y con ello es incierto que tal modelo se mantenga. Algunas interrogantes surgen: ¿qué harán los maestros y las escuelas al respecto? ¿Se acatarán las instrucciones del gobierno que sale? ¿Se esperarán a diciembre para implementar cambios? ¿Qué pasará con los alumnos mientras tanto?

Sin afán de hacer afirmaciones generalizables me aventuro a responder a las interrogantes anteriores con base en lo que en práctica de campo los maestros me han compartido en diversos estados del país. Las principales coincidencias son:

1. La información sobre el nuevo modelo no ha bajado de manera efectiva a las escuelas.
2. Hay mucha desinformación acerca los planteamientos del nuevo modelo educativo.
3. Hay cierta predisposición al cambio por parte de los docentes. 

Algunas opiniones sobre el modelo en un sentido más positivo se resumen a continuación:

1. Existe compromiso por lograr las metas planteadas en el nuevo modelo educativo. He escuchado a muchos docentes que por su cuenta han investigado acerca de los cambios propuestos en el modelo educativo y cómo llevarlos a cabo. Algunos dedican parte de su tiempo libre a realizar investigación para obtener ejemplos de actividades y ejercicios que estimulen de manera distinta a sus estudiantes. Ellos dicen estar aplicando un nuevo modelo educativo en sus aulas ya desde hace tiempo y no esperan al ciclo escolar 2018-2019 para empezar a planear de manera diferente sus clases.
2. Los docentes claman por oportunidades de desarrollo profesional. Si bien los docentes se quejan de las pocas oportunidades de formación —así como de la poca retroalimentación que existe a la práctica docente— estos buscan oportunidades de capacitación continua y constante, y creen que es posible mejorar su práctica para formar estudiantes con habilidades del siglo XXI.
3. Otro grupo de docentes ven en la evaluación del desempeño una oportunidad de mejorar. Dichos maestros reportan haber mejorado sin importar el resultado de su evaluación.

Mi reacción a las interrogantes con base en la experiencia mencionada es que hay profesores que ya están implementando cambios significativos en sus salones de clase. Estos docentes conocen el nuevo modelo educativo y comparten los beneficios de sus virtudes. En las aulas de esos profesores, un nuevo modelo se estará implementando, no por mandato sino por un compromiso de los profesores con sus alumnos. No obstante, habrá aulas a las que el nuevo modelo no llegará; desgraciadamente estará ausente en muchos salones de clase. Digo desgraciadamente, no porque crea que este modelo es perfecto, sino justamente porque pienso que puede ser sujeto a mejoras que sienten las bases para trabajar los innumerables problemas de aprendizaje que hay por atender. Me da pesar que en muchas escuelas los maestros y las escuelas arrancarán el ciclo escolar como de costumbre, acatando, sí, los nuevos planes y programas pues estarán en los libros de texto, pero sin cambios en la práctica pedagógica. Muchos docentes y escuelas estarán a la espera de instrucciones una vez que el nuevo gobierno fije una postura. En esas escuelas los estudiantes tendrán que esperar aún más para ver cambios en sus salones de clase.

*Jimena Hernández Fernández
Profesora Investigadora del Programa Interdisciplinario sobre Política y Práctica Educativa (PIPE) del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE)

https://educacion.nexos.com.mx/?p=1453

Publicado en Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | 3 comentarios

Proyectos de Español ¿No menos y no más de 12 sesiones?

Una buena planeación puede ser una  hoja de ruta que permite enfocar la mirada en los aprendizajes esperados. En el caso de la planeación de Español se deben tomar en cuenta los proyectos didácticos. 

¿Cuántas sesiones-clase debe contemplar cada proyecto? ¿El inicio, desarrollo y cierre son momentos de cada proyecto o de cada sesión -clase?

La  planeación puede verse como  una conciliación entre dos partes en conflicto: el Programa de estudios(15 proyectos)  y el calendario del ciclo escolar (195 días).

No se trata de partir el programa en 195 pedacitos. Los profesores tenemos  un enfoque didáctico que intenta propiciar ambientes de aprendizaje adecuados.

Veamos el problema con tal enfoque. El calendario escolar es de  195 días, hacemos cuentas: si restamos cinco días para la evaluación de cada uno de los tres trimestres, nos quedan 180 días efectivos de clase. Si dividimos los  180 entre tres trimestres, nos quedan 60 días para cada trimestre. En un trimestre deben trabajarse 5 proyectos, lo cual nos permite contar con 12 sesiones-clase  por proyecto.

Contamos con  12 sesiones-clase para cada proyecto, sin embargo, esto no significa que los 15 proyectos tengan que ser de igual número de sesiones. Un proyecto no es igual a otro, los aprendizajes ameritan diferente tratamiento, actividades y evaluaciones. Un proyecto podrá trabajarse en 6 o en 8 sesiones; otro en 10 o en más sesiones. ¿De qué depende la duración? De varias cosas, una de ellas consiste en la concepción pedagógica del maestro y en su dominio del conocimiento de los géneros discursivos.

Un  pedagogo norteamericano examinó lo que ocurría en las sesiones -clase con diferentes maestros de la misma asignatura. Un mismo tema de clase pero no ocurría lo mismo. Al   observar lo que acontece en el interior del aula,  Philip W. Jackson (La vida en las aulas, 1975)  advirtió que la enseñanza es una práctica muy compleja. Una clase no puede ser igual a otra.

Jackson acuñó la frase:

“El transcurso de una clase  se parece más al vuelo de una mariposa que al trayecto de una bala”.

¿Le parece extraña esta comparación? 

Ante un grupo de alumnos, generalmente la clase toma un curso tan impredecible como el vuelo de una mariposa; en cambio, cuando la trazamos como un plan, la clase parece la trayectoria de una bala enfocada a un blanco determinado.

Esa es la diferencia entre una   clase  con un grupo de alumnos y una clase en el papel.

Puedo entrar al salón de clase con la intención de abordar un aprendizaje esperado, por ejemplo:    “Escribir cartas formales”, puedo apegarme a una secuencia lógica:  “ Actividad I, actividad II, actividad III…  y evaluación”. Muy bien, llegaré al aula y promoveré estas actividades en la  secuencia señalada para llegar en camino recto al logro del aprendizaje. Algo parecido a  dictar una clase magistral: yo explicaré la clase, mis alumnos me escucharán y escribirán notas en sus cuadernos. Luego estudiarán y les aplicaré un examen. Misión cumplida.

 Ahora veamos otro escenario:  Si al llegar al aula veo a mis alumnos con el libro de texto en las manos, quizás me apoye en la lección que corresponde a “Escribir cartas formales”. En la página indicada, el  libro me recuerda que  puedo plantear preguntas para promover los conocimientos previos de los alumnos. Les planteo tales preguntas:

¿Para qué sirven las cartas formales?¿En qué circunstancias se escriben? ¿Qué tipo de información  abordan?¿A quiénes van dirigidas?¿Qué tipo de lenguaje utilizan: formal o informal? ¿En alguna ocasión han escrito cartas para buscar la solución a un problema? ¿Cuál fue el resultado?”

 Planteo las preguntas y todos quieren responder. La clase se convierte en una lluvia de
manos levantas. Ahí me tienen tratando de imponer un orden para el uso de la palabra. El libro de texto hace que la clase se asemeje al vuelo de una mariposa. Aunque por momentos pierdo el control, debo reconocer que se viven  experiencias de aprendizaje  con  ese ir y venir de preguntas y respuestas. Me  percato de la diversidad de miradas, de contrapuntos con base en ejemplos y lecturas.

Sí, en un trimestre deben trabajarse 5 proyectos, y de acuerdo con las estimaciones planteadas, podemos  contar con 12 sesiones-clase  por proyecto.  Pero “12 sesiones-clase  por proyecto” no significa que cada proyecto deba trabajarse en no menos y en no más de 12 sesiones-clase. Unos proyectos, dependiendo de su densidad, requerirán de menos o de más sesiones a la hora de concretarlos en el aula. 

Con base en el contexto de cada escuela y en las necesidades de aprendizaje, es posible una planeación aterrizada en las aulas escolares.

El plan de clase, la planeación, no es el salvoconducto para el aprendizaje, no obstante,  hay que hacer la planeación por muchas razones:

  1. Para calendarizar mis sesiones.
  2. Para programar el trabjo con los aprendizajes esperados.
  3. Para atender las evaluacionestrimestrales.

Usted, compañero maestro, …¿qué opina?

Publicado en Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | 7 comentarios

Nos vamos al curso de Eduardo Andere

Nos vamos al curso de Eduardo Andere

Más información AQUÏ.

Publicado en Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | 7 comentarios

PLANEACIÓN DE ESPAÑOL

  1. Planeación Trimestral de Español,
  2. Planeación Didáctica de Español, y,
  3. Guía Didáctica.

PLANEACIÓN DIDÁCTICA DE ESPAÑOL

SECUNDARIA

PRIMER GRADO

https://humbertocueva.mx/ 

PRESENTACIÓN

El Programa de Español recomienda el trabajo con quince proyectos didácticos para el ciclo escolar. Hagamos cuentas: En un calendario de 195 días, si restamos cinco días para la evaluación de cada uno de los tres trimestres, quedan 180 días efectivos de clase. Si dividimos 180 entre tres, nos quedan 60 días para cada trimestre. En un trimestre deben trabajarse 5 proyectos, lo cual nos permite contar con 12 sesiones-clase  por proyecto.

 El Programa de Español está basado en proyectos didácticos, por consecuencia, una planeación coherente de Español no puede estar construida con pedacitos diarios o semanales. En principio, la planeación debe tener la forma  que los maestros de la asignatura decidan. No existe el formato, puede haber tantos formatos como maestros de la asignatura, aunque tampoco sería deseable  una “formatitis”.  

Usted puede ajustar los formatos que  aquí se proponen y acomodarlos al formato que considere más conveniente.

La  planeación de la asignatura de Español de Primer grado puede considerar tres componentes que aquí se adjuntan ( vea al final “Descarga” y haga “clic”):

  • La Planeación Trimestral es un formato para  que Usted establezca  las sesiones que  considere conveniente dedicar (con fechas de inicio y de cierre ) a cada una de las prácticas de lenguaje que estipula el Programa de la asignatura, para ello deberá consultar, además del libro de texto, los siguientes documentos. 
  • La Planeación Didáctica es una fuente de consulta permanente pues en ella se mencionan los aprendizajes esperados y las actividades que establece el Programa de Español para el logro de aquéllos.
  • La Guía Didáctica es una propuesta de sugerencias para el tratamiento de los aprendizajes esperados. 

En los tres  documentos mencionados se explicitan los contenidos del Programa y su relación con las prácticas del libro de texto ESPAÑOL 1  El libro de texto plasma el Programa de la asignatura mediante prácticas de lenguaje que corresponden a distintos ámbitos: estudio, literatura y participación social. En el caso de ESPAÑOL 1, es importante que Usted considere que este libro está organizado en quince prácticas sociales del lenguaje distribuídas en tres trimestres que comprende el año escolar.

Cada una de las quince prácticas de lenguaje invita a realizar  actividades que :

  • Centran la clase en una meta, es decir, en un aprendizaje esperado.
  • Poseen una secuencia didáctica: Antes de iniciar(un inicio); Comenzamos(un desarrollo); y, Concluimos(un cierre) en cada práctica.
  • Vinculan las prácticas de lenguaje  con el mundo real fuera del aula.
  • Tienen sentido para los estudiantes(Veamos un ejemplo)
  • Propician la participación (¡Es tu turno!) y reflexión de lo que se aprende.
  • Promueven la evaluación, la coevaluación y la autoevaluación.

Lo invito a conocer estos documentos:

Descarga Planeación Trimestral de Español

Descarga Planeación Didáctica de Español

 Descarga Guía Didáctica

NOTA.- Mi agradecimiento a las compañeras maestras de Español que atendieron mi petición para revisar y corregir los borradores de estas propuestas de planeación. Mi agradecimiento especial a las compañeras del Tecnológico de Monterrey.  Les pido disculpas por haberles impuesto un plazo para enviarme sus observaciones a mi correo personal. Todas sus aportaciones fueron consideradas. Un abrazo con todo mi afecto.

Publicado en Libros de Texto, Práctica docente, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | 18 comentarios

Actualización del Maestro de Español


 Y…después de la SEMANA NACIONAL DE ACTUALIZACIÓN

 ¿ Seguirá igual la clase de Español ?

¿ El nuevo programa representa cambios o es casi lo mismo?

¿Cómo avanzar en el conocimiento de la asignatura?

¿Qué estrategias debemos fortalecer?

Con la intención de promover respuestas a estas preguntas, compartiremos las siguientes propuestas :

  1. Planeación Trimestral de Español,
  2. Planeación Didáctica de Español, y,
  3. Guía Didáctica.

Como puntos de partida para su análisis y discusión, estas propuestas pueden considerarse apuntes preliminares para definir :

a) ¿Qué aprendizajes esperados de logro se tomarán como base para el desarrollo del primer trimestre?

b) ¿Cómo podemos dosificar de manera trimestral?

c) ¿Qué actividades  tomaremos en cuenta para el trabajo en el aula?

d) ¿Cuáles estrategias pueden contribuir a la evaluación formativa?

Próximamente en el Blog…

  1. Planeación Trimestral de Español,
  2. Planeación Didáctica de Español, y,
  3. Guía Didáctica.

 

 

Publicado en Libros de Texto, Práctica docente, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | 11 comentarios

La educación de AMLO

La educación de AMLO

Los cambios serán de inmediato…o acaso…¿Habrá que esperar un ciclo, dos o tres ciclos  escolares para ver cambios? ¿Qué va a cambiar entonces en el sistema educativo una vez que el nuevo presidente asuma el poder? ¿Qué ocurrirá en las escuelas en el próximo ciclo escolar 2018-2019? Prometer es diferente a lograr, nos dice, entre otras cosas, Eduardo Andere en este texto ( publicado el 13 Jul. 2018)

Eduardo Andere M.*

Terminadas las campañas, el lenguaje de los políticos cambia por el de los gobernantes. Prometer es diferente a lograr.

La sola voluntad de AMLO no es suficiente para derogar la educación de Peña.

López Obrador y Esteban Moctezuma, por lo menos durante 2018-2019, irán a la escuela de Peña.

La parte más criticada en la educación de Peña es el vínculo entre evaluación docente y estatus laboral. Esteban Moctezuma mencionó el 7 de julio que no se suspenderá la evaluación y esbozó un deslinde entre ésta y lo laboral. Aún así, el cambio se haría, como él dijo, “en cuanto se tenga un nuevo marco jurídico“.

La evaluación continuará, lo que no sabemos es cómo; quizá, más atada al contexto escolar y menos estandarizada. Está por verse lo que sucedería con el INEE y el Servicio Profesional Docente. En cuanto al INEE, la respuesta quizá sea darle menos poder de decisión o reducir su campo de acción.

Cualquiera que sea el cambio, dos pasos deben cumplirse: la consulta nacional a maestros, padres y autoridades, la cual podría llevarse meses, quizá un año; y las modificaciones a la Constitución y leyes secundarias, quizá otro año. Después vendría la entrada en vigor y el aprendizaje del nuevo esquema. Entonces, la educación de AMLO empezaría a funcionar dentro de dos o quizá tres ciclos escolares.

Más difícil aún será cambiar el nuevo modelo educativo. Las escuelas inician clases a partir del 20 de agosto  del 2018 con nuevos programas y libros de texto. Los niños de los primeros grados de primaria y secundaria tendrán al menos dos ciclos escolares con el nuevo modelo. Cuando entre en vigor la educación de AMLO, los niños de primaria andarán por tercero o cuarto de primaria, cambiarles el modelo pedagógico a la mitad no es buena idea, ni para ellos ni para sus maestros. Los de secundaria estarán por terminar su nivel.

En este sentido los niños de México en los próximos seis años tendrán dos maestros en el aula: Peña y AMLO. Un oxímoron. (Oxímoron: Combinación de dos palabras o expresiones de significado opuesto que originan un nuevo sentido, como, por ejemplo, “ en un silencio atronador”).

Planteado así, AMLO y Moctezuma están atrapados por la educación de Peña. Sin embargo, la educación de AMLO podría ser mucho más ambiciosa que la evaluación de maestros, las becas, o los currículos.

AMLO tiene en sus manos la oportunidad de cambiar no el modelo educativo, sino el sistema educativo. Repensar, desde la raíz, una nueva educación para México, con nuevos arreglos, instituciones y reglas: más aprendizaje y menos estandarización; más contexto y menos centralización; más educación y menos evaluación. Eso sería hacer historia en la educación.

https://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=138276&po=3

13 Jul. 2018

¿Qué puede cambiar y qué no puede cambiar la nueva política educativa? ¿Qué es lo realmente importante para el aprendizaje? ¿Cuál es la diferencia entre educación y aprendizaje? Estas y otras preguntas se analizarán en el Seminario “De la educación de Peña a la educación de López Obrador”. Más información y proceso de inscripción

aquÍ: http://bit.ly/EducacionAMLO

 

 

Publicado en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | 2 comentarios