Solidaridad

Solidaridad:

Adhesión  a la causa  de otros.

Publicado en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | Deja un comentario

Juan Villoro lector

La obra de Juan Villoro es una de las más influyentes de la literatura contemporánea en México. Veamos algunas de sus frases tomadas al azar:

“Lo mejor de mí eran los libros, no mi opinión sobre ellos.”

“Me pareció, más que nunca, una mujer escrita en arameo, la mujer que yo no podía leer.”

“El amor tiene una necesidad de absoluto. No me refiero a su carácter posesivo, sino a la necesidad de compartirlo todo y conocer al otro, hasta donde eso sea posible.”

“Hay mentiras necesarias, falsedades que alivian.”

“Lo más importante de los libros son las manos que los entregan.”

“Nuestro grito de guerra “sí se puede” es un recordatorio de que los nuestros casi nunca han podido.”

“En México hay tres clases de basura: orgánica, inorgánica y electoral.”

“El amor es un intérprete obsesivo.”

“No es fácil prestarle los libros a alguien que los ama lo suficiente para no devolverlos. Entre perder una amistad y perder un libro, cualquier bibliófilo prefiere perder una amistad.”

“Me eligió como se elige un libro en una biblioteca. Ignoro si me escogió por el título, el lomo, la portada, la tipografía o por mi ubicación entre los libros. No sé qué clase de texto fui para ella.”

¿Se puede hablar de la lectura en una plaza pública? ¿La lectura como tema  en una  amplia reunión popular? No hay nada más extraño que lo que ocurre en la vida cotidiana de nuestro país. Fuera de recintos académicos, Juan Villoro cuenta sus anécdotas de lector ante una asamblea popular. La lectura toma la calle.

Publicado en Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | Deja un comentario

Eduardo Andere: “Ambientes de aprendizaje”

Ambiente de aprendizaje.

Los ambientes de aprendizaje son el conjunto de factores físicos, pedagógicos, personales y culturales  que favorecen o dificultan la interacción social y de aprendizaje. Al organizar estos factores de manera que permitan la interacción de la comunidad escolar y los contenidos curriculares, se gestan ambientes positivos para tener experiencias que privilegian el aprendizaje.

La autorregulación consiste en saber regular nuestros pensamientos, sentimientos y acciones para poder lograr nuestros objetivos. En los niños significa que sean capaces de regular lo que piensan, lo que sienten, para que puedan saber manejar sus acciones y responder a cualquier situación que se les presente en la vida, de una manera positiva, productiva, de una manera que sea de beneficio para ellos mismos y a los demás.

Primero que nada les enseñamos con el ejemplo. Un adulto regulado siempre va a ser un ejemplo para que el niño sepa como regularse. La escuela es un lugar donde los alumnos están expuestos a experimentar diferentes emociones. Ahí les ocurren conflictos y podemos aprovechar la oportunidad para que a partir de estos conflictos que se presentan diariamente, enseñarles diferentes estrategias para la autorregulación. Enseñarles qué pueden hacer en vez de pegarle a alguien si es que están enojados, qué pueden hacer en vez de quedarse callados si algo les molestó. La escuela representa un lugar donde se manifiestan muchas posibilidades para enseñar habilidades de autorregulación . La idea es usar todas estas oportunidades como una enseñanza y no como una excusa para parar el comportamiento, para detener el conflicto sin que los niños aprendan algo.

En suma, aprender a autorregularse es aprender a responder en lugar de reaccionar.

Publicado en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | Deja un comentario

Compu de bolsillo

Compu de bolsillo

Sergio Sarmiento*

“¿Recuerdas los viejos tiempos,

cuando tenías contacto visual

en una conversación?”. Regina Brett

 Los teléfonos inteligentes son cada vez más caros.

El iPhone X, el nuevo teléfono codiciado por los entusiastas de Apple a pesar de que sólo empezará a venderse en noviembre, tendrá en los Estados Unidos un precio al público de 999 dólares para su versión con menos memoria, 64 gigabytes (GB). Para México ya se ha anunciado un precio de 23 mil 499 pesos. Si uno quiere el modelo de mayor capacidad, con 256 GB de memoria, tendrá que invertir 26 mil 999 pesos.

Los teléfonos celulares de gama alta ya cuestan tanto o más que una computadora portátil. El nuevo Galaxy Note 8 de Samsung, ya lanzado en Nueva York y que será presentado en México el 26 de septiembre, tiene un precio sugerido en Estados Unidos de 929.99 dólares. El Samsung Galaxy S8 Plus que yo uso se vende en México a 19 mil 699 pesos.

Quizá el alto precio es inevitable. Estos dispositivos no son ya simples teléfonos móviles. Son computadoras con alta capacidad de procesamiento, conectadas permanentemente a la red y equipadas con cámaras digitales de fotografía y video. Permiten realizar una amplia gama de trabajos profesionales y son también centros de entretenimiento personal.

Es muy fácil criticar a los millennials que se hunden horas en la contemplación de sus pequeñas pantallas iluminadas; pero yo también, millennial del milenio pasado, le doy un uso intenso a mi teléfono. Lo empleo para leer periódicos y revistas de México y el mundo. Me da acceso a mis correos electrónicos. Me comunica con mis compañeros de trabajo, lectores, radioescuchas, familiares y amigos de manera instantánea. Me permite revisar archivos que guardo en la nube y realizar investigaciones. Lo empleo para escuchar música mientras trabajo y para ver videos y películas. Ya no es inusitado que un libro completo pueda leerse  en la pantalla de un teléfono.

Unos instrumentos tan útiles han generado inevitablemente un mercado enorme. Sólo en 2016 se vendieron mil 495 millones de teléfonos inteligentes en el mundo, un aumento de 5% sobre el año anterior. Esta es una cifra extraordinaria ante una población mundial de 7 mil 500 millones. Samsung registró la mayor participación de mercado con 20.5%, seguido de Apple con 14.4%. Huawei ha venido ganando terreno y cerró 2016 con 8.9% del mercado, si bien su presencia sigue estando concentrada en China (gartner.com). El mercado ofrece muchas otras opciones.

Hay fuertes debates sobre las consecuencias del uso que hoy se da a los teléfonos inteligentes. Robin Sharma, autor de El Monje que Vendió su Ferrari, afirma que estos han causado “masivas pérdidas en nuestra creatividad y productividad”. El empresario y bloguero francés Fabrice Grinda dice, en cambio, que han sido “los principales promotores de los avances en productividad”. No sé cuál de los dos tiene razón, pero quizá lo puedo averiguar. Sólo tengo que usar mi teléfono inteligente para buscar información seria sobre el tema. Lo haré una vez que termine el artículo sobre literatura erótica que estoy leyendo.

http://www.reforma.com/

Publicado en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | Deja un comentario

Huapango de Pablo Moncayo

Blas Galindo – Sones de Mariachi.

 

 

 

 

 

Publicado en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Etiquetado , , | Deja un comentario

Portafolio de evidencias.

 

Publicado en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | Deja un comentario

Resumir textos.

Resumir textos.

images-3

563147_522341617849957_1627130851_n

x-key

Publicado en Cuadernos de Trabajo, Libros de Texto, Práctica docente, Primaria, Primaria, Proyectos didácticos de Español, Secundaria, Secundaria | Etiquetado | Deja un comentario