Segunda novela en edición digital

https://www.amazon.com.mx/Las-pistolas-salvajes-fascinaci%C3%B3n-hombre-ebook/dp/B0965R9WVH/ref=sr_1_1?

5 estrellas ¡Excelente!
Revisado en México el 31 de mayo de 2021
Las pistolas salvajes me atrapó desde el primer párrafo.
Empecé a leer esta novela y desde el primer párrafo me envolvió en su trama. La historia es contada por un investigador privado con un lenguaje sencillo y ameno “La historia que voy a contarles es cierta…”. El investigador se ha comprometido a localizar a un hombre desaparecido en circunstancias extrañas y, cuando por fin da con su paradero, después de un largo recorrido por Monterrey, Cd. Juárez, El Paso, hasta llegar a Phoenix, el encuentro es sorprendente. El personaje Celedonio Ángeles “En Arizona tengo un campo de tiro…” está obsesionado con publicar unos videos en YouTube disparando sus armas en un campo de tiro “¡Hola Amigos! Este es el canal de Las pistolas salvajes…”. Más allá de la historia aberrante de un hombre fascinado por las armas de fuego subyace un mar de significados para asombro del lector. La recomiendo como una de las mejores novelas que he leído en mi vida.
 
Aurelio Hernández
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Los olvidados de la pandemia: adolescentes y salud mental

Gina Chapa Koloffon*

(Fragmento)

Una de las preocupaciones más presentes en la discusión pública actual son las consecuencias de la pandemia y las medidas de aislamiento social en la salud mental. 

Más recientemente se ha volteado a ver a los niños y adolescentes que han visto limitada su socialización, entre otras cosas, por no poder ir a la escuela en más de un año. 

Los adolescentes están enfrentando verdaderos procesos de duelo por haber perdido su último año  en forma presencial,  la socialización con sus amigos, entre otras cosas. 

Los conflictos de la adolescencia

Una forma de explicar los retos de la adolescencia como etapa de vida es imaginando un péndulo. Al nacer, estamos en un extremo del movimiento pendular: nuestro mundo consiste básicamente en lo que nos muestran en casa. En la adolescencia, este péndulo inicia el movimiento hacia el lado contrario, y el cuestionar a nuestros padres y a sus creencias, que hasta ahora eran las nuestras, se vuelve la norma. Por primera vez pensamos que quizás nuestros padres no tienen la razón absoluta en todo y comenzamos a buscar nuestra propia identidad. Como dice Lucía Magis, investigadora de la Universidad de Berkeley: “Durante la adolescencia debemos hacer lo mismo que al formar una nueva banda musical: definir un estilo propio, una personalidad, y entender y establecer relaciones con el mundo que nos rodea”. Al finalizar esta etapa de confrontación, el péndulo llegará a un punto de equilibrio en el que el joven integrará y reconciliará las ideas de ambos extremos y nacerá un nuevo individuo.

En esta etapa, los padres, a su vez, perciben a sus hijos como rebeldes y desafiantes cuando empiezan a cuestionarlos y debatir con ellos temas sobre moralidad o religión. Ya lo dijo Herman Hesse en Demian, libro imperdible para quien quiera entender la adolescencia: “el pájaro rompe el cascarón. El huevo es el mundo. El que quiere nacer tiene que romper un mundo”. Hay que considerar que, en esta analogía, romper el cascarón es difícil para el huevo, pero también para el pájaro.

En la adolescencia lo más importante en el mundo es pertenecer a un grupo, sentirse aceptado. Esto tiene una explicación biológica-evolutiva, ya que coincide con la etapa de inicio de la madurez sexual. A esto le sumamos que el sistema fronto-parietal, la estructura cerebral que funciona como “freno de mano” para la impulsividad, aún no está lo suficientemente madura. Por ello, las decisiones tienden a tomarse tomando en cuenta más factores emocionales que racionales. Esta combinación puede ocasionar que, con el fin de ser aceptados en un grupo, algunos adolescentes actúen de forma riesgosa e impulsiva, tomen decisiones que van completamente en contra de sus propios valores o creencias, y ocasionen choques con las figuras de autoridad.

El papel de los padres es mantenerse como observadores ante estos cambios, apoyando en la medida que sea necesario y, sin sobrerreaccionar, únicamente intervenir en caso de que en este proceso de autodescubrimiento se caiga en alguna conducta de riesgo. Se dice fácil y no siempre lo es, pero este proceso es sano y fundamental para que las personas tengamos una identidad propia y no seamos fotocopias de nuestros padres. Una de las funciones más importantes de acudir a la escuela en este sentido, es precisamente tener la oportunidad de convivir con personas fuera de nuestra familia y de esta forma aprender y practicar el hacer nuevos amigos, negociar y llegar a acuerdos, tolerar la frustración, tener conductas prosociales.

Convivir en pandemia

La interacción con pares en este contexto está siendo complicada. Durante la pandemia, cada vez más padres se quejan de que sus hijos adolescentes “se la han pasado pegados al celular o a la consola de videojuegos”, por lo que frecuentemente los conflictos suceden cuando los padres limitan el tiempo que sus hijos pasan frente a pantallas. Si bien es indispensable y sano establecer reglas y límites sensatos para la disciplina de los adolescentes, tenemos que preguntarnos qué necesidad están cubriendo los adolescentes pasando el tiempo en las redes. En muchos casos es la forma que tienen para mantener vivos sus vínculos sociales con el exterior, es la forma en la que conviven.

Se ha demostrado que el uso de las redes sociales no sólo contribuye a la socialización, sino que también favorece la conectividad cerebral. Algunos videojuegos pueden jugarse en forma colaborativa lo que promueve el intercambio de experiencias y la posibilidad de hacer amigos. Sin embargo, falta ver si este tipo de convivencia virtual será suficiente para lograr las metas de aprender y refinar la conducta social en los adolescentes.

Por otro lado, se ha visto una relación significativa entre la manera en que los padres están viviendo el estrés ocasionado por la pandemia y sus consecuencias económicas, y los niveles de ansiedad, capacidad de adaptación y resiliencia entre los niños y adolescentes. Para explicar este fenómeno ocuparé un ejemplo: Supongamos que yo voy en un avión y hay una turbulencia. Inicialmente podría sentirme asustada, pero si volteo a ver a la sobrecargo más cercana y ella está tranquila, comprendo que no hay razón para que yo me asuste. Los niños y adolescentes aprenden a regular sus emociones observando el estado emocional de los padres, por lo que lo más seguro es que, si durante un periodo de crisis, los padres se muestran contenidos emocionalmente y promueven retomar lo más pronto posible las rutinas, los niños y adolescentes también se sientan tranquilos y se adapten más fácilmente.

… es necesario favorecer acciones que permitan a los adolescentes hacer y/o retomar rutinas favorables lo antes posible, esto incluye el procurar una buena alimentación e hidratación, realizar actividades físicas, tener hábitos saludables de sueño e higiene, promover la interacción social (aunque esto incluya usar el celular o la consola de videojuegos) y mantener canales de comunicación abiertos con los padres. Algo que no se menciona es que el tener un pasatiempo les permite a los adolescentes  desconectarse del estrés que puede generar la casa o la escuela, así como sentirse retados y obtener satisfacciones a partir de aprender y refinar habilidades. Promoviendo estas condiciones quizás podamos ayudar a saldar la deuda que dejó la pandemia con la salud mental de los adolescentes.

Gina Chapa Koloffon

Médico Psiquiatra y Paidopsiquiatra. Departamento de Investigación Clínica del Hospital Infantil de México Federico Gómez.

Referencias

Cristiano Crescentini, Susanna Feruglio, Alessio Matiz, Andrea Paschetto, Enrico Vidal, Paola Cogo y Franco Fabbro, “Stuck Outside and Inside: An Exploratory Study on the Effects of the COVID-19 Outbreak on Italian Parents and Children’s Internalizing Symptoms”, Frontiers in Psychology, vol. 11 (2020): 2850.

Camila Saggioro de Figueiredo, Poliana Capucho-Sandre, Priscilla Oliveira-Silva Bomfim et al., “COVID-19 pandemic impact on children and adolescents’ mental health: Biological, environmental, and social factors”, Progress in Neuro-Psychopharmacology & Biological Psychiatry, vol. 106 (2021): 110171.

Lucía Magis-Weinberg, Rompan todo: adolescencia, ruptura y creación, (México: Neuromexico, 2021).

Hermann Hesse , Demian (Alemania: S. Fischer Verlang, 1919)

Eveline A. Crone y Elly A. Konijn, “Media use and brain development during adolescence” Nat. Commun. 2018;9(1):588. DOI: 10.1038/s41467-018-03126-x.

Maria Spinelli, Francesca Lionetti,, Massimiliano Pastore y Mirco Fasolo, “Parents’ stress and children’s psychological problems in families facing the COVID-19 outbreak in Italy” Front. Psychol. vol.11 (2020):1713. DOI. 10.3389/fpsyg.2020.01713

*Revista nexos

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿Qué es la poesía?.- Conferencia de Jorge Luis Borges

¿Qué es la poesía?

Conferencia de Jorge Luis Borges se mantiene vigente.

Compartimos el video de esta  conferencia.

Copiamos también enseguida, por si alguien quiere seguir las palabras con la lectura:

Señoras, Señores:

El panteísta irlandés Escoto Erígena dijo que la Sagrada Escritura encierra un número infinito de sentidos y la comparó con el plumaje tornasolado del pavo real. 

Siglos después un cabalista español dijo que Dios hizo la Escritura para cada uno de los hombres de Israel y por consiguiente hay tantas Biblias como lectores de la Biblia, lo cual puede admitirse si pensamos que Dios es autor de la Biblia y del destino de cada uno de sus lectores. 

Cabe pensar que estas dos sentencias, la del plumaje tornasolado del pavo real de Escoto Erígena, y la de tantas Escrituras como lectores del cabalista español, son dos pruebas, de la imaginación celta la primera y de la imaginación oriental la segunda. Pero me atrevo a decir que son exactas, no sólo en lo referente a la Escritura sino en lo referente a cualquier libro digno de ser releído.

Emerson dijo que una biblioteca es un gabinete mágico en el que hay muchos espíritus hechizados. 

Despiertan cuando los llamamos; mientras no abrimos un libro, ese libro, literalmente, geométricamente, es un volumen, una cosa entre las cosas. Cuando lo abrimos, cuando el libro da con su lector, ocurre el hecho estético. Y aun para el mismo lector el mismo libro cambia, cabe agregar, ya que cambiamos, ya que somos (para volver a mi cita predilecta) el río de Heráclito, quien dijo que el hombre de ayer no es el hombre de hoy y el de hoy no será el de mañana. 

Cambiamos incesantemente y es dable afirmar que cada lectura de un libro, que cada relectura, cada recuerdo de esa relectura, renuevan el texto. También el texto es el cambiante río de Heráclito.

Esto puede llevarnos a la doctrina de Croce, que no sé si es la más profunda pero sí la menos perjudicial: la idea de que la literatura es expresión. Lo que nos lleva a la otra doctrina de Croce, que suele olvidarse: si la literatura es expresión, la literatura está hecha de palabras y el lenguaje es también un fenómeno estético. Esto es algo que nos cuesta admitir: el concepto de que el lenguaje es un hecho estético. Casi nadie profesa la doctrina de Croce y todos la aplican continuamente.

Decimos que el español es un idioma sonoro, que el inglés es un idioma de sonidos variados, que el latín tiene una dignidad singular a la que aspiran todos los idiomas que vinieron después: aplicamos a los idiomas categorías estéticas. Erróneamente, se supone que el lenguaje corresponde a la realidad, a esa cosa tan misteriosa que llamamos realidad. La verdad es que el lenguaje es otra cosa.

Pensemos en una cosa amarilla, resplandeciente, cambiante; esa cosa es a veces en el cielo, circular; otras veces tiene la forma de un arco, otras veces crece y decrece. Alguien —pero no sabremos nunca el nombre de ese alguien—, nuestro antepasado, nuestro común antepasado, le dio a esa cosa el nombre de luna, distinto en distintos idiomas y diversamente feliz. Yo diría que la voz griega “selene” es demasiado compleja para la luna, que la voz inglesa “moon” tiene algo pausado, algo que obliga a la voz a la lentitud que conviene a la luna, que se parece a la luna, porque es casi circular, casi empieza con la misma letra con que termina. En cuanto a la palabra luna, esa hermosa palabra que hemos heredado del latín, esa hermosa palabra que es común al italiano, consta de dos sílabas, de dos piezas, lo cual, acaso, es demasiado. Tenemos “lua”, en portugués, que parece menos feliz; y “lune”, en francés, que tiene algo de misterioso.

Ya que estamos hablando en castellano, elijamos la palabra luna. Pensemos que alguien, alguna vez, inventó la palabra luna. Sin duda, la primera invención sería muy distinta. ¿Por qué no detenernos en el primer hombre que dijo la palabra luna con ese sonido o con otro?

Hay una metáfora que he tenido ocasión de citar más de una vez (perdónenme la monotonía, pero mi memoria es una vieja memoria de setenta y tantos años), aquella metáfora persa que dice que la luna es el espejo del tiempo. En la sentencia “espejo del tiempo” está la fragilidad de la luna y la eternidad también. Está esa contradicción de la luna, tan casi traslúcida, tan casi nada, pero cuya medida es la eternidad.

En alemán, la voz luna es masculina. Así Nietzsche pudo decir que la luna es un monje que mira envidiosamente a la tierra, o un gato, “Kater”, que pisa tapices de estrellas. También los géneros gramaticales influyen en la poesía.

Decir luna o decir “espejo del tiempo” son dos hechos estéticos, salvo que la segunda es una obra de segundo grado, porque “espejo del tiempo” está hecha de dos unidades y “luna” nos da quizá aun más eficazmente la palabra, el concepto de la luna. Cada palabra es una obra poética.

Se supone que la prosa está más cerca de la realidad que la poesía. Entiendo que es un error. Hay un concepto que se atribuye al cuentista Horacio Quiroga, en el que dice que si un viento frío sopla del lado del río, hay que escribir simplemente: un viento frío sopla del lado del río. Quiroga, si es que dijo esto, parece haber olvidado que esa construcción es algo tan lejano de la realidad como el viento frío que sopla del lado del río. ¿Qué percepción tenemos? Sentimos el aire que se mueve, lo llamamos viento; sentimos que ese viento viene de cierto rumbo, del lado del río. Y con todo esto formamos algo tan complejo como un poema de Góngora o como una sentencia de Joyce. Volvamos a la frase “el viento que sopla del lado del río”. Creamos un sujeto: viento; un verbo: que sopla; en una circunstancia real: del lado del río. Todo esto está lejos de la realidad; la realidad es algo más simple. Esa frase aparentemente prosaica, deliberadamente prosaica y común elegida por Quiroga es una frase complicada, es una estructura.

Tomemos el famoso verso de Carducci : “el silencio verde de los campos”. 

Podemos pensar que se trata de un error, que Carducci ha cambiado el sitio del epíteto; debió haber escrito “el silencio de los verdes campos”. Astuta o retóricamente lo mudó y habló del verde silencio de los campos. Vayamos a la percepción de la realidad. ¿Qué es nuestra percepción? Sentimos varias cosas a un tiempo. (La palabra cosa es demasiado sustantiva, quizá.) Sentimos el campo, la vasta presencia del campo, sentimos el verdor y el silencio. Ya el hecho de que haya una palabra para silencio es una creación estética. Porque silencio se aplicó a personas, una persona está silenciosa o una campana está silenciosa. Aplicar “silencio” a la circunstancia de que no haya ruido en el campo, ya es una operación estética, que sin duda fue audaz en su tiempo. Cuando Carducci dice “el silencio verde de los campos” está diciendo algo que está tan cerca y tan lejos de la realidad inmediata como si dijera “el silencio de los verdes campos”

El lenguaje es una creación estética. Creo que no hay ninguna duda de ello, y una prueba es que cuando estudiamos un idioma, cuando estamos obligados a ver las palabras de cerca, las sentimos hermosas o no. Al estudiar un idioma, uno ve las palabras con lupa, piensa esta palabra es fea, ésta es linda, ésta es pesada. Ello no ocurre con la lengua materna, donde las palabras no nos parecen aisladas del discurso.

La poesía, dice Croce, es expresión si un verso es expresión, si cada una de las partes de que el verso está hecho, cada una de las palabras, es expresiva en sí misma. Ustedes dirán que es algo muy trillado, algo que todos saben. Pero no sé si lo sabemos; creo que lo sentimos por sabido porque es cierto. El hecho es que la poesía no son los libros en la biblioteca, no son los libros del gabinete mágico de Emerson.

La poesía es el encuentro del lector con el libro, el descubrimiento del libro. 

Hay otra experiencia estética que es el momento, muy extraño también, en el cual el poeta concibe la obra, en el cual va descubriendo o inventando la obra. 

Según se sabe, en latín las palabras “inventar” y “descubrir” son sinónimas. Todo esto está de acuerdo con la doctrina platónica, cuando dice que inventar, que descubrir, es recordar. Francis Bacon agrega que si aprender es recordar, ignorar es saber olvidar; ya todo está, sólo nos falta verlo.

Cuando yo escribo algo, tengo la sensación de que ese algo preexiste. Parto de un concepto general; sé más o menos el principio y el fin, y luego voy descubriendo las partes intermedias; pero no tengo la sensación de inventarlas, no tengo la sensación de que dependan de mi arbitrio; las cosas son así. Son así, pero están escondidas y mi deber de poeta es encontrarlas.

Bradley dijo que uno de los efectos de la poesía debe ser darnos la impresión, no de descubrir algo nuevo, sino de recordar algo olvidado. Cuando leemos un buen poema pensamos que también nosotros hubiéramos podido escribirlo; que ese poema preexistía en nosotros. Esto nos lleva a la definición platónica de la poesía: esa cosa liviana, alada y sagrada. Como definición es falible, ya que esa cosa liviana, alada y sagrada podría ser la música (salvo que la poesía es una forma de música). Platón ha hecho algo muy superior a definir la poesía: nos da un ejemplo de poesía. Podemos llegar al concepto de que la poesía es la experiencia estética: algo así como una revolución en la enseñanza de la poesía.

He sido profesor de literatura inglesa en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires y he tratado de prescindir en lo posible de la historia de la literatura. Cuando mis estudiantes me pedían bibliografía yo les decía: “No importa la bibliografía; al fin de todo, Shakespeare no supo nada de bibliografía shakespiriana”. Johnson no pudo prever los libros que se escribirían sobre él. “¿Por qué no estudian directamente los textos? Si estos textos les agradan, bien; y si no les agradan, déjenlos, ya que la idea de la lectura obligatoria es una idea absurda; tanto valdría hablar de felicidad obligatoria. 

Creo que la poesía es algo que se siente, y si ustedes no sienten la poesía, si no tienen sentimiento de belleza, si un relato no los lleva al deseo de saber qué ocurrió después, el autor no ha escrito para ustedes. Déjenlo de lado, que la literatura es bastante rica para ofrecerles algún autor digno de su atención, o indigno hoy de su atención y que leerán mañana”.

Así he enseñado, ateniéndome al hecho estético, que no requiere ser definido. El hecho estético es algo tan evidente, tan inmediato, tan indefinible como el amor, el sabor de la fruta, el agua. Sentimos la poesía como sentimos la cercanía de una mujer, o como sentimos una montaña o una bahía. Si la sentimos inmediatamente, ¿a qué diluirla en otras palabras, que sin duda serán más débiles que nuestros sentimientos?

Hay personas que sienten escasamente la poesía; generalmente se dedican a enseñarla. 

Yo creo sentir la poesía y creo no haberla enseñado, es decir, no he enseñado el amor de tal texto o de tal otro: he enseñado a mis estudiantes a que quieran la literatura, a que vean en la literatura una forma de felicidad. Soy casi incapaz de pensamiento abstracto, ustedes habrán notado que estoy continuamente apoyándome en citas y recuerdos. Mejor que hablar abstractamente de poesía, que es una forma del tedio o de la haraganería, podríamos hablar de textos específicos.

Consideremos este soneto de Banchs y en qué reside su agrado

         Hospitalario y fiel en su reflejo

         donde a ser apariencia se acostumbra

         el material vivir, está el espejo

         como un claro de luna en la penumbra.

         Pompa le da en las noches la flotante

         claridad de la lámpara, y tristeza

         la rosa que en el vaso agonizante

         también en él inclina la cabeza.

          Si hace doble al dolor, también repite

          las cosas que me son jardín del alma

          y acaso espera que algún día habite

          en la ilusión de su azulada calma,

          el Huésped que le deje reflejadas

          frentes juntas y manos enlazadas…

Este soneto es muy curioso, porque el espejo no es el protagonista : hay un protagonista secreto que nos es revelado al fin. Ante todo tenemos el tema, tan poético : el espejo que duplica la apariencia de las cosas:

donde a ser apariencia se acostumbra / el material vivir…

Podemos recordar a Plotino. Quisieron hacerle un retrato y se negó : “Yo mismo soy una sombra, una sombra del arquetipo que está en el cielo. A qué hacer una sombra de esa sombra.” Qué es el arte, pensaba Plotino, sino una apariencia de segundo grado. Si el hombre es deleznable, cómo puede ser adorable una imagen del hombre. Eso lo sintió Banchs; sintió la fantasmidad del espejo.

Realmente es terrible que haya espejos: siempre he sentido el terror de los espejos. Creo que Poe lo sintió también. Hay un trabajo suyo, uno de los menos conocidos, sobre el decorado de las habitaciones. Una de las condiciones que pone es que los espejos estén situados de modo que una persona sentada no se refleje. Esto nos informa de su temor de verse en el espejo. Lo vemos en su cuento William Wilson sobre el doble y en el cuento de Arthur Gordon Pym. Hay una tribu antártica, un hombre de esa tribu que ve por primera vez un espejo y cae horrorizado.

Nos hemos acostumbrado a los espejos, pero hay algo de temible en esa duplicación visual de la realidad. Volvamos al soneto de Banchs. “Hospitalario” ya le da un rasgo humano que es un lugar común. Sin embargo, nunca hemos pensado que los espejos son hospitalarios. Los espejos están recibiendo todo en silencio, con amable resignación.

Hospitalario y fiel en su reflejo

donde a ser apariencia se acostumbra

el material vivir, está el espejo

como un claro de luna en la penumbra.

Vemos el espejo, también luminoso, y además lo compara con algo intangible como la luna. Sigue sintiendo lo mágico y lo extraño del espejo: “como un claro de luna en la penumbra”.

He hablado de los idiomas y de lo injusto que es comparar un idioma con otro; creo que hay un argumento que es suficiente y es que si pensamos en un verso, una estrofa española por ejemplo, si pensamos

quién hubiera tal ventura

sobre las aguas del mar

como hubo el conde Arnaldos

la mañana de San Juan,

no importa que esa ventura fuera un barco, no importa el conde Arnaldos, sentimos que esos versos sólo pudieron haberse dicho en español. El sonido del francés no me agrada, creo que le falta la sonoridad de otros idiomas latinos, pero ¿cómo podría pensar mal de un idioma que ha permitido versos admirables como el de Hugo,

L’hydre-Univers tordant son corps écaillé d’astres,

¿cómo censurar a un idioma sin el cual serían imposibles esos versos?

En cuanto al inglés, creo que tiene el defecto de haber perdido las vocales abiertas del inglés antiguo. Sin em­bargo, ello posibilitó a Shakespeare versos como:

And shake the yoke of inauspicious stars

From this worldweary flesh,

que malamente se traduce por “y sacudir de nuestra carne harta del mundo el yugo de las infaustas estrellas”. En español no es nada; es todo, en inglés. Si tuviera que elegir un idioma (pero no hay ninguna razón para que no elija a todos), para mí ese idioma sería el alemán, que tiene la posibilidad de formar palabras compuestas (como el inglés y aún más) y que tiene vocales abiertas y una música tan admirable. En cuanto al italiano, basta la Comedia.

Hay un libro de un hombre que para mí fue un excelente poeta y un mal crítico, Marcelino Menéndez y Pelayo, que se titula Las cien mejores poesías castellanas. Encontramos ahí : “Ande yo caliente, y ríase la gente.” Si ésa es una de las mejores poesías castellanas, nos preguntamos cómo serán las no mejores. Pero en el mismo libro encontramos los versos de Quevedo que he citado y la “Epístola” del Anónimo Sevillano y tantas otras poesías admirables. Desgraciadamente no hay ninguna de Menéndez y Pelayo, que se excluyó de su antología.

La belleza está en todas partes; quizá en cada momento de nuestra vida. Mi amigo Roy Bartholomew, que vivió algunos años en Persia y tradujo directamente del farsí a Omar Jaiam, me dijo lo que yo ya sospechaba: que en el Oriente, en general, no se estudian históricamente la literatura ni la filosofía. De ahí el asombro de Deussen y Max Müller, que no pudieron fijar la cronología de los autores. Se estudia la historia de la filosofía como diciendo Aristóteles discute con Bergson, Platón con Hume, todo simultáneamente.

Concluiré citando tres plegarias de marineros fenicios. Cuando la nave estaba a punto de hundirse —estamos en el primer siglo de nuestra era—, rezaban alguna de esas tres. Dice una de ellas

Madre de Cartago, devuelvo el remo,

Madre de Cartago es la ciudad de Tiro, de donde pro­cedía Dido. Y luego, “devuelvo el remo”. Hay aquí algo extraordinario: el fenicio que sólo concibe la vida como remero. Ha cumplido su vida y devuelve el remo para que otros sigan remando.

Otra de las plegarias, más patética aún:

Duermo, luego vuelvo a remar.

El hombre no concibe otro destino; y asoma la idea del tiempo cíclico.

Por último, ésta que es harto conmovedora y que es dis­tinta de las otras porque no implica la aceptación del des­tino; es el hecho desesperado de un hombre que va a morir, que va a ser juzgado por terribles divinidades y dice:

Dioses, no me juzguéis como un dios

sino como un hombre

a quien ha destrozado el mar.

En estas tres plegarias sentimos inmediatamente, o yo siento inmediatamente, la presencia de la poesía. En ellas está el hecho estético, no en bibliotecas ni en bibliografías ni en estudios sobre familias de manuscritos ni en volú­menes cerrados.

He leído esas tres plegarias de marineros fenicios en el cuento de Kipling “The Manner of Men“, un cuento sobre San Pablo. ¿ Son auténticas, como malamente se diría, o las escribió Kipling, el gran poeta? Después de formularme la pregunta sentí vergüenza, porque ¿qué importancia pue­de tener elegir? Veamos las dos posibilidades, los dos cuer­nos del dilema.

En el primer caso, se trata de plegarias de marineros fenicios, gente de mar, que sólo concebían la vida en el mar. Del fenicio, digamos, pasaron al griego; del griego al latín, del latín al inglés. Kipling las reescribió.

En el segundo, un gran poeta, Rudyard Kipling, se ima­gina a los marineros fenicios; de algún modo, está cerca de ellos; de algún modo, es ellos. Concibe la vida como la vida del mar y lleva puesta en su boca esas plegarias. Todo ocurrió en el pasado: los anónimos marineros fe­nicios han muerto, Kipling ha muerto. ¿Qué importa cuál de esos fantasmas escribió o pensó los versos?.

Una curiosa metáfora de un poeta hindú, que no sé si puedo apreciar del todo, dice : “El Himalaya, esas altas montañas del Himalaya [cuyas cumbres son, según Ki­pling, las rodillas de otras montañas], el Himalaya es la risa de Shiva.” Las altas montañas son la risa de un dios, de un dios terrible. La metáfora es, en todo caso, asom­brosa.

Tengo para mí que la belleza es una sensación física, algo que sentimos con todo el cuerpo. No es el resultado de un juicio, no llegamos a ella por medio de reglas; sentimos la belleza o no la sentimos.

Voy a concluir con un alto verso del poeta que en el siglo diecisiete tomó el nombre extrañamente poético, real, de Angelus Silesius. Viene a ser el resumen de todo cuanto he dicho esta noche, salvo que yo lo he dicho por medio de razonamientos o de simulados razonamientos: lo diré primero en español y después en alemán, para que lo oigan ustedes

La rosa sin porqué florece porque florece.

NOTA.- VERSIÓN COMPLETA : https://hablardepoesia.com.ar/2017/07/23/que-es-la-poesia-de-borges/

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

ESPAÑOL 1*

Basado en el programa vigente de la asignatura,

el libro

Español 1

plantea actividades que invitan a los estudiantes a adquirir y desarrollar habilidades comunicativas a través del uso del lenguaje oral y escrito.

A través de prácticas guiadas de lectura y escritura, en diferentes modalidades de trabajo (individual, en parejas y en equipos), se motiva a los alumnos a participar como sujetos creativos en distintos ámbitos sociales del lenguaje: Estudio, Literatura y Participación social,

a fin de que:

1.Amplíen su conocimiento del lenguaje oral y escrito para comprender y producir textos.

2.Utilicen acervos impresos y digitales con diferentes propósitos.

3.Expresen sus ideas y defiendan sus opiniones debidamente sustentadas.

4.Utilicen la escritura para organizar su pensamiento, interpretar y producir textos para responder a las demandas de la vida social.

5.Utilicen el lenguaje de manera creativa para reconstruir la experiencia propia o desarrollar historias donde el límite solos sea su imaginación.

La obra se divide en tres trimestres, con cinco prácticas sociales del lenguaje.

Cada práctica tiene una secuencia didáctica establecida en tres fases:

Antes de iniciar, Comenzamos y Concluimos, las cuales contemplan:

a)la recuperación de aprendizajes previos;

b)la presentación de modelos cercanos y guiados de lectura y de escritura; así como

c)la oportunidad de que los alumnos reflexionen sobre su aprendizaje al revisar, corregir, reescribir, evaluar y compartir sus producciones.

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

Selección de libros de texto gratuitos para secundaria. Ciclo escolar 2021-2022

 

El proceso de selección se llevará a cabo del 15 de marzo al dos de abril.

Proceso de selección de libros de texto gratuitos para secundaria, ciclo escolar 2021-2022

La Secretaría de Educación Pública (SEP), en coordinación con la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (CONALITEG), iniciarán el Proceso de Selección de los libros de texto gratuitos de secundaria para el ciclo escolar 2021-2022, a partir del 15 de marzo y concluirá el dos de abril.

Las y los maestros de secundaria pueden seleccionar los libros de texto que más se adecuen a su método de enseñanza, a su experiencia profesional o al perfil de sus alumnos para impartir sus clases frente al grupo.

L selección se  realizará a través de un sistema electrónico, dispuesto por la CONALITEG, que permite que cada maestro consulte los libros autorizados por la SEP. Este proceso representa un compromiso con el programa de dotación de los libros de texto gratuitos para alumnos y maestros de secundarias generales y técnicas públicas. La participación de maestras y maestros coadyuva en el cumplimiento del objetivo de este programa.

En ese contexto se convoca a las y los maestros de educación secundaria para las materias de Español, Matemáticas, Ciencias Naturales (Biología, Física y Química), Historia, Inglés, Geografía y Formación Cívica y Ética, a participar y hacer su registro en https://secundaria.conaliteg.gob.mx para realizar la selección de sus libros del 15 de marzo al dos de abril.

https://www.gob.mx/conaliteg/prensa/proceso-de-seleccion-de-libros-de-texto-gratuitos-para-secundaria-ciclo-escolar-2021-2022

Publicado en Uncategorized | 6 comentarios

Español 1 y Español 3 autorizados. Español 2 próximamente.

8f21b36e-e115-4ad5-8d9c-a5c493488f91

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

¿Qué dificultades de lectura enfrentamos en estos tiempos?

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿Guía didáctica?

El Programa de Español contempla quince proyectos didácticos para el ciclo escolar.

Hagamos cuentas para planear el trabajo en el aula: El calendario escolar tiene 195 días. Restamos cinco días para la evaluación, nos quedamos con 180 días efectivos de clase. Si dividimos 180 entre tres, nos quedamos con 60 días para cada trimestre. En un trimestre podríamos trabajar 5 proyectos, lo cual nos permite contar con 12 sesiones-clase  por contenido.

¿Está preocupado por la planeación?

La planeación de la asignatura de Español de Primero puede considerar tres componentes que aquí se adjuntan.

Vea al final de este artículo “Descarga y haga “clic”en :

  •  Planeación Trimestral de Español. Formato para precisar  las sesiones (con fechas de inicio y de cierre ) a cada una de las prácticas de lenguaje que estipula el Programa de la asignatura.
  •  Planeación Didáctica de Español. Fuente de consulta permanente para los aprendizajes esperados y las actividades.
  •  Guía Didáctica. Sugerencias para conducir las clases.

En los tres documentos mencionados se explicitan los contenidos del Programa y su relación con las prácticas del libro de texto ESPAÑOL 1.

Tenga presente que el  libro de texto plasma el Programa de la asignatura mediante prácticas de lenguaje que corresponden a distintos ámbitos: estudio, literatura y participación social.

En el caso de ESPAÑOL 1, es importante que Usted considere que este libro está organizado en quince prácticas sociales del lenguaje distribuidas en tres trimestres que comprende el año escolar.

Cada una de las quince prácticas de lenguaje invita a realizar  actividades que :

  • Centran la clase en una meta, es decir, en un aprendizaje esperado.
  • Poseen una secuencia didáctica: Antes de iniciar(un inicio); Comenzamos (un desarrollo); y, Concluimos (un cierre) en cada práctica.
  • Vinculan las prácticas de lenguaje con el mundo real fuera del aula.
  • Tienen sentido para los estudiantes (Veamos un ejemplo)
  • Propician la participación (¡Es tu turno!) y reflexión de lo que se aprende.
  • Promueven la evaluación, la coevaluación y la autoevaluación.

Lo invito a conocer:

Descarga Planeación Trimestral de Español 

Descarga Planeación Didáctica de Español

 Descarga Guía Didáctica

NOTA.- Mi agradecimiento a las compañeras maestras de Español que atendieron mi petición para revisar y corregir los borradores de estas propuestas de planeación. Gracias también a mis compañeras  del Tecnológico de Monterrey. 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Libros de texto autorizados por la SEP

Haz click en

https://libros.conaliteg.gob.mx/

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Aprobados para el ciclo 2021-2022 de Secundaria

144388176_3471519942973443_2668473827538946491_o

¡Ya están aquí los libros aprobados por Conaliteg SEP para el ciclo 2021-2022 nivel secundaria!

Entra al link para ver el catálogo 👉https://bit.ly/2YR3Wbr

Si deseas adquirirlos mediante el proceso de Conaliteg SEP en el catálogo vienen las claves de cada libro para que puedas realizar tu solicitud al correo

info@conaliteg.gob.mx…

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios